_
_
_
_
_

Las telecos europeas anuncian más de 80.000 despidos en 2023

BT, con 55.000 salidas, encabeza una lista en la que figuran Vodafone, Telefónica, Telia y Telecom Italia. La caída de resultados y la digitalización aceleran el proceso

telefónica
Sede de Telefónica en Las Tablas.Pablo Monge Fernandez

Telefónica confirmó la pasada semana la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) para sus filiales en España. La teleco, que se reúne hoy con los sindicatos, podría dar más detalles sobre este ajuste, que va a afectar a entre 2.500 y 3.000 empleados de Telefónica de España, Móviles y Soluciones, de los cerca de 16.000 que cuentan en la actualidad, y a los que podrían sumarse salidas en otras divisiones y la corporación. Desde 2015, cuando se pusieron en marcha los planes de suspensión de contratos (PSI), han dejado Telefónica España más de 11.000 empleados.

La operadora española, con este nuevo ERE, se suma a una tendencia de fuertes ajustes de plantilla en el conjunto del sector europeo de las telecomunicaciones que se ha acelerado a lo largo de 2023. Las compañías han anunciado más de 80.000 despidos, en un momento de fuerte presión de la competencia en muchos mercados y su impacto en los ingresos. Además, las telecos afrontan un momento de transformación, con la aceleración en la implantación de las tecnologías de automatización en ámbitos como la atención al cliente, así como con la implantación de las redes de fibra óptica, que necesita menos personal para sus operaciones que las infraestructuras de cobre tradicional.

El mayor ajuste anunciado en el sector es el protagonizado por BT, que afectará a 55.000 personas, el 42% de la plantilla total, incluyendo proveedores, hasta el final de la década. Es el mayor ajuste realizado por la operadora británica desde su privatización en la década de los 80. Con este programa de ajustes, el número total de trabajadores del grupo pasará de 130.000 a un rango entre 75.000 y 90.000 a final de la década. El consejero delegado de BT, Philip Jansen, que será sustituido en enero por Allison Kirkby, señaló la compañía tenía que digitalizarse en la forma de trabajar y simplificar su estructura. El ejecutivo aseguró que BT debía tener una plantilla menor, con un base de costes significativamente más reducida.

Dentro del ajuste, BT afirmó que, una vez finalizados los despliegues de fibra y 5G, se necesitarían 10.000 ingenieros menos para operar las redes digitales, que son más eficientes y necesitan menos costes de mantenimiento que el cobre. La empresa señaló también que la implantación de tecnologías de automatización e inteligencia artificial sustituirá a otras 10.000 personas.

Casi en paralelo con BT, Vodafone anunció la pasada primavera la salida de 11.000 personas para los próximos tres años, en torno al 11% de su plantilla global, tras recortar sus estimaciones de resultados. La teleco también reconoció el impacto la implantación de las tecnologías de automatización y digitalización en sus operaciones.

Vodafone

Los mercados europeos más afectados por el ajuste de Vodafone serían Alemania, Italia, Hungría y Reino Unido. La incertidumbre se abre ahora en Vodafone España, que va a ser adquirida por la gestora financiera Zegona, por 5.000 millones de euros. La todavía filial española cuenta con más de 4.000 empleados. Según fuentes del sector, una de las opciones que maneja Zegona para reducir costes es recortar plantilla, que también podría materializarse a través de la venta de activos.

Entre los grupos británicos, Virgin Media O2, filial de Telefónica y Liberty Global, anunció en verano su intención de reducir la plantilla en 2.000 personas, en torno al 12% del total, hasta final de año. Según señaló la empresa, con estas medidas se buscaba eliminar redundancias y simplificar la estructura al nuevo modelo operativo.

La sueca Telia anunció a principios de año una reducción de su fuerza laboral en cerca de 1.500 personas, en torno al 8% del total, tras incumplir sus previsiones de resultados. Los ajustes se han centrado en mercados como Suecia, Finlandia y Noruega. Desde 2021, Telia había recortado su plantilla en otras 1.000 personas en otros programas de ajuste.

En las mismas fechas, Telecom Italia confirmó que estaba en negociaciones con los sindicatos para reducir 2.000 empleos en el propio mercado transalpino, donde tiene una plantilla próxima a 40.000 personas, a través de acuerdos para salidas voluntarias y prejubilaciones. La compañía ha descartado ahora nuevos ajustes de plantilla, ligados a la venta de la red fija a KKR.

Deutsche Telekom permanece, por el momento, al margen de los ajustes en Europa. Su filial estadounidense, T-Mobile, anunció a finales de agosto el despido de 5.000 empleados, cerca del 7% del total, dentro de un plan para reducir duplicidades y mejorar las eficiencias.

El sector de las telecomunicaciones en Europa afronta un momento complicado, como consecuencia de la fuerte competencia en los distintos mercados. La agencia Moody’s, por ejemplo, prevé un aumento de los ingresos del 1,5% de las operadoras del Viejo Continente, incluidas sus actividades en los mercados internacionales, en 2024.

El citado crecimiento en Europa, basado sobre todo en las subidas de tarifas, está por debajo del 2,5% de Norteamérica o el 3% de los países del sureste asiático. Moody’s cree que la consolidación provocaría un gran cambio en el sector, aunque muestra dudas sobre el posicionamiento de las autoridades de la competencia, y apunta que las inversiones en redes seguirán siendo altas.


Impacto de los recortes en los fabricantes

Nokia. Los ajustes de plantilla se han extendido a los principales fabricantes de equipos de redes de telecomunicaciones, penalizados por el estancamiento o congelación de las inversiones en infraestructuras. La última ha sido la finlandesa Nokia que, a mediados de octubre, anunció su decisión de reducir 14.000 empleos, en torno al 16% del total. El movimiento llegaba tras comunicar una caída de los ingresos del 20% en el tercer trimestre, como consecuencia de la ralentización de las inversiones en las redes de telefonía móvil de 5G por parte de las operadoras, especialmente en el mercado norteamericano. Nokia pretende ahorrar entre 800 y 1.200 millones de euros hasta la conclusión de 2026.

Ericsson. A principios de febrero, Ericsson había anunciado el despido de 8.500 empleados en todo el mundo, dentro de sus planes para reducción de costes, tras presentar unos resultados decepcionantes.

Otros grupos. Cisco Systems anunció a final de 2022 un programa para reducir su plantilla mundial en más de 4.000 personas, cerca del 5% de su plantilla mundial. Durante 2023, el grupo estadounidense ha llevado a cabo ajustes en distintos mercados como EE UU, donde comunicó otras 350 salidas en septiembre pasado.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Santiago Millán Alonso
Es periodista de la sección de Empresas, especializado en Telecomunicaciones y Tecnología. Ha trabajado, a lo largo de su carrera, en medios de comunicación como El Economista, El Boletín y Cinco Días.
Normas

Más información

Archivado En

_
_