_
_
_
_

Iberia busca ya un plan B por si fracasa su apelación contra el concurso del ‘handling’

La aerolínea tantea a las ganadoras de licencias para conocer sus tarifas, aunque esperará la resolución del TACRC antes de pensar en el ‘autohandling’ o contratar la asistencia

Javier Fernández Magariño
Operarios de Iberia cargan un avión de la aerolínea.
Operarios de Iberia cargan un avión de la aerolínea.

La dirección de Iberia comienza a pensar en nuevos escenarios tras perder el 26 de septiembre el concurso licitado por Aena para el reparto de licencias de servicios en tierra (handling de rampa) a terceras aerolíneas.

Iberia no renueva sus permisos en los aeropuertos de Barcelona, Palma de Mallorca, Málaga, Alicante, Gran Canaria, Tenerife-Sur, Ibiza y Bilbao, manteniendo Madrid-Barajas como principal referencia. En todos ellos necesita atención a sus aviones y trabaja sobre tres planos: la repetición de la valoración de las ofertas si es que así lo ordena el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), atendiendo el recurso de la propia Iberia; contratar los servicios a las adjudicatarias, o prestar autohandling a las marcas de IAG.

La citada impugnación del pasado 20 de octubre, apurando los plazos hasta el último minuto, dejó en suspenso los resultados de la licitación de Aena hasta que el TACRC tome una decisión. Serán semanas en las que la mayor aerolínea española de red tendrá que avanzar en la decisión sobre quién atenderá a su flota los próximos siete años si no triunfa la baza de la apelación.

La inquietud es máxima entre los sindicatos y los 3.000 trabajadores del colectivo de tierra basados en los aeropuertos perdidos. Fuentes cercanas al proceso de toma de posesión de las nuevas licencias aseguran que Iberia ya ha entrado en contacto con las virtuales ganadoras de los permisos, entre ellas la escocesa Menzies y la belga Aviapartner.

Las vencedoras deberían comenzar a trabajar en los primeros meses de 2024, tras un proceso de negociación de precios en que pueden ofertar sus servicios a las aerolíneas con rebajas sobre las tarifas comprometidas con Aena.

Iberia no va a tomar una decisión hasta tener la resolución del TACRC. De obtener un fallo adverso, ya conocerá las tarifas que le aplicarían las operadoras de handling con autorización para atender a teceros y, sobre esos precios, calcularía si le renta prestar autohandling a sus aviones e incluso a los que de Vueling, Level, British y Aer Lingus, integrantes junto a Iberia de IAG.

Los sindicatos mayoritarios en el colectivo de tierra de Iberia, UGT y CC OO, van juntos en la presión a Aena para la repetición del concurso. Ambos han revisado la documentación y los resultados, y hablan de falta de garantías sobre el mantenimiento de los derechos una vez subrogado el personal, con el salto de miles de empleados de Iberia a las citadas Menzies y Aviapartner. Las dos fuerzas han apelado ante el TACRC contra la licitación de Aena, pero, de reafirmarse la derrota de Iberia, reclamarán el autohandling para evitar en lo posible la subrogación de personal a otras empresas. Para ellas sería “un mal menor” a la vista de que los trabajadores “quieren seguir en Iberia con el mejor convenio del sector”, explican representantes sindicales.

La cuestión es si salen los números. Iberia Global Services atiende a su propia flota y a gran parte de los aviones del resto de IAG con operación en España, pero también asiste a más de un centenar de aerolíneas (su cuota de mercado es del 35%). Así goza de unas sinergias que desaparecen si solo se dedica al autohandling.

Ante las dudas de la aerolínea sobre la correcta valoración de las ofertas por parte de Aena, y con ello sobre los propios resultados, la pública llamó el miércoles a “no obstaculizar” la transición en el handling.

Iberia recurrió las adjudicaciones de los lotes de Barcelona, Mallorca, Málaga, Alicante, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife-Sur, Valencia, Ibiza, Lanzarote, Bilbao y Fuerteventura. La actividad de servicios aeroportuarios reporta 500 millones anuales a la compañía: un tercio por operaciones propias, otro tanto por acuerdos con las firmas de IAG y el tercio restante por el trabajo para terceros.

Negocio a pie de pista

El conocido como handling de rampa agrupa desde la  gestión de equipajes y la asistencia a las operaciones en pista hasta el manejo de mercancías y del correo entre la terminal y el avión. Queda fuera la recarga de combustible.

El handling en la red de Aena se divide en autoasistencia, con el 31% del mercado por el autoservicio que se prestan Ryanair o Easyjet, y servicios a terceros (69%).

La ley permite a las aerolíneas prestar el autohandling siempre que no lo impidan las medidas de seguridad o la capacidad en los aeropuertos. Hasta ahora no ha habido barreras y referencias como las citadas Ryanair, Easyjet, pero también Eurowings y Jet2, atienden sus vuelos con personal propio.

El handling de rampa a terceros movía 700 millones anuales en la red de Aena antes de la pandemia.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_