_
_
_
_

El 48,5% de los presidentes del Ibex mantiene el poder muy concentrado

Las normas de buen gobierno aconsejan repartir la autoridad con el consejero delegado. Acciona, Aena, Grifols, Mapfre, Meliá, Naturgy, Rovi y Sacyr concentran las funciones ejecutivas en el presidente

Raquel Díaz Guijarro


Presidenes ejecutivos Gráfico

Las empresas del Ibex 35 se resisten a cambiar el reparto de poder de sus cúpulas directivas. Las normas de buen gobierno internacionales, avaladas por organismos como el BCE, la Comisión Europea o la OCDE, recomiendan apostar por el conocido como modelo anglosajón, aquel que combina la figura de un máximo responsable, o chairman en inglés, que preside el consejo de administración, con la del consejero delegado, que aglutina todas las funciones ejecutivas.normas de buen gobierno internacionales, avaladas por organismos como el BCE, la Comisión Europea o la OCDE, recomiendan apostar por el conocido como modelo anglosajón, aquel que combina la figura de un máximo responsable, o chairman en inglés, que preside el consejo de administración, con la del consejero delegado, que aglutina todas las funciones ejecutivas.

Sin embargo, lo cierto es que tradicionalmente las empresas cotizadas españolas han diseñado sus estructuras de poder con un presidente que en la práctica acaba asumiendo también funciones ejecutivas, pese a haber designado un consejero delegado. No obstante, las cifras demuestran cómo lentamente las compañías del selectivo español han ido adoptando el modelo anglosajón y ya se decantan mayoritariamente por contar con un presidente y un CEO. De las 24 cotizadas del Ibex que en 2015 tenían un presidente ejecutivo, a mediados de este ejercicio han pasado a ser 17, después de que Manuel Azuaga haya renunciado a la presidencia ejecutiva de Unicaja desde el 31 de julio y haya nombrado CEO a Isidro Rubiales. Se mantiene así en los niveles mínimos alcanzados ya a finales del pasado año. Esto quiere decir que todavía casi la mitad de los presidentes del Ibex (el 48,5%) mantienen el poder de forma muy concentrada.

Dentro de esas 17 compañías, hay 8 donde todo el poder ejecutivo se centra en torno a la figura de su presidente. Son Acciona, Aena, Grifols, Mapfre, Meliá, Naturgy, Rovi y Sacyr. En el caso de esta última empresa, se trata de una situación a la que ya se le ha puesto fecha de caducidad. La labor de primer ejecutivo de Sacyr, en manos de Manuel Manrique (69 años de edad) desde 2011, va a separarse en dos con la recuperación de la figura del consejero delegado en el ejercicio 2025. Durante la pasada primavera, Manrique anunció que asume “el compromiso de dividir la actual combinación de presidente y consejero delegado en dos funciones ejecutivas separadas en 2025, y que también para ese año el género menos representado en el consejo será al menos el 40% del total”.

Distintos modelos

Otro ejemplo que prometía cambios y, por el momento, ha acabado de forma abrupta ha sido el protagonizado por Naturgy. Los principales accionistas de la gasista (CriteriaCaixa y los fondos GIP, CVC e IFM, con el 82% del capital) habían consensuado nombrar a Ignacio Gutiérrez-Orrantia como consejero delegado ejecutivo de la compañía. Sin embargo, finalmente decidió rechazar el ofrecimiento y seguirá como codirector de banca, mercados de capital y asesoría para Europa, Oriente Medio y África de Citigroup. Todo apunta a que precisamente las discrepancias por el reparto del poder con el presidente, Francisco Reynés, desencadenaron el no del banquero. La empresa continuará con el proceso abierto para elegir a otro candidato.

En el caso de Acciona, el presidente, José Manuel Entrecanales, no cuenta con consejero delegado, pero reparte el poder con su vicepresidente ejecutivo, Juan Ignacio Entrecanales.

Además de las firmas donde la figura del presidente acapara todas las funciones ejecutivas, existe un segundo grupo de entidades del Ibex en las que, a pesar de que sus organigramas sí contemplan la figura del consejero delegado, todas las decisiones siguen recayendo casi en exclusiva en el presidente. Se trata de ACS, Ferrovial, Fluidra, Iberdrola, Telefónica o ArcelorMittal.

Así, Florentino Pérez, Rafael del Pino, Ignacio Sánchez Galán o José María Álvarez-Pallete tienen en común que cuentan con un número dos, pero ellos, como presidentes, siguen ostentando la potestad de ser quienes adoptan las principales decisiones. El presidente de ACS explicó así el nombramiento de Juan Santamaría como CEO de la firma: “La actualización de nuestros órganos de gobierno consigue una mayor alineación con las mejores prácticas internacionales en materia de gobernanza y sostenibilidad”.

Iberdrola ha sido otra de las cotizadas del Ibex que recientemente abordó el nombramiento de un consejero delegado dada la creciente presión de sus accionistas para que aplicara un modelo basado en el reparto del poder. Armando Martínez es el nuevo CEO desde finales del año pasado, si bien Sánchez Galán se mantiene como presidente ejecutivo.

Por último, cierra la composición del Ibex el conjunto de sociedades en las que, pese a contar con presidentes ejecutivos, buena parte de las decisiones estratégicas que se toman son responsabilidad de los consejeros delegados. El mejor ejemplo lo constituyen los bancos. Presionada por la doctrina del BCE, la banca española fue pionera; BBVA inició el camino en 2018, al apostar por una clara bicefalia entre el presidente de la entidad y el CEO.

Algunos ejemplos significativos

Grifols. La familia Grífols, que ya dejó la presidencia en manos de una persona externa a la saga, ha decidido recientemente ceder más poder en Grifols. Así, el directivo sueco Thomas Glanzmann, quien ejercía como presidente ejecutivo desde febrero, es desde mayo pasado también CEO de la farmacéutica. Raimon Grífols, de la tercera generación familiar, y Víctor Grífols Deu, de la cuarta, abandonaron el cargo que compartían de consejeros delegados solidarios. Estos cambios se enmarcan dentro de la reorganización y el plan de ahorro del fabricante de hemoderivados, además del intento de convencer a los inversores de la recuperación del negocio.
Meliá. Más reciente todavía que la reorganización en Grifols es el cambio protagonizado por la familia Escarrer. El hasta junio CEO de Meliá, Gabriel Escarrer Jaume, se ha hecho con todo el poder en la firma al asumir también la presidencia del consejo de administración, que ocupaba su padre y creador del grupo, Gabriel Escarrer Juliá. La renovación consumada ahora se activó en diciembre de 2016, cuando el fundador renunció de forma voluntaria a sus funciones ejecutivas como presidente y las traspasó a su hijo Gabriel. 
Unicaja. Tras la guerra interna que se ha librado en las altas esferas del banco desde su fusión con Liberbank, su consejo de administración ha sufrido una profunda renovación en el último año. La entidad malagueña acaba de nombrar a Isidro Rubiales, mano derecha del presidente Manuel Azuaga, como nuevo consejero delegado para pilotar la estrategia del banco durante los próximos años. De esta forma, Unicaja se ha decantado por un perfil interno y de larga trayectoria en el banco.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Raquel Díaz Guijarro
Es jefa de Empresas en Cinco Días. Especializada en economía (inmobiliario e infraestructuras). Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Cinco Días. Previamente trabajó en Antena 3 Radio, El Boletín, El Economista y fue directora de Comunicación de Adif de 2018 a 2022. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Más información

Archivado En

_
_