_
_
_
_

De Europa a América: las ‘startups’ temen que la crisis bancaria aumente las quiebras

El sector cree que la dificultad para recaudar fondos y la caída de las valoraciones se prolongarán durante un par de años

La gente espera frente a la sede de Silicon Valley Bank para retirar sus fondos, el 13 de marzo de 2023.
La gente espera frente a la sede de Silicon Valley Bank para retirar sus fondos, el 13 de marzo de 2023.China News Service (China News Service via Getty Ima)
Denisse López

Este año las startups tendrán que volver a sortear olas gigantes si quieren sobrevivir. Venían de un 2022 ya malo, pues el miedo a una recesión global cerró el grifo de la financiación para las empresas emergentes, lo que a su vez provocó la caída de sus valoraciones. Esperaban que 2023 fuera mejor, pero el colapso de Silicon Valley Bank (SVB) y otros bancos estadounidenses solo ha agravado la preocupación y el miedo a un aumento de quiebras en el sector.

El temor es generalizado entre fundadores e inversores de todo el mundo, según se puede constatar en distintos testimonios reunidos esta semana en la segunda edición de South Summit Brasil, celebrada en Porto Alegre; un evento que es coorganizado por IE University. Bill Birgen, CEO de SAVRpak, una startup estadounidense de innovación en tecnología alimentaria, ha tenido que bajar sus expectativas de recaudación tras la sacudida bancaria. “Tendremos que aceptar una valoración más tradicional; esos años en los que soltaban millones de dólares sin tener el producto se han terminado”, reconoce. Su proyecto se encuentra en plena ronda de serie A, considerada la primera inversión de venture capital.

Del otro lado del Atlántico, otra compañía europea tiene complicaciones similares para encontrar financiación. Se trata de Airway Shield, especializada en biotecnología industrial. Su fundador, el español Julio Alonso, planea hacer una segunda ronda entre mayo y junio. “Hemos hablado con Capital Cell (una plataforma de equity crowdfunding especializada en salud), que fue donde hicimos nuestra primera campaña, y ya nos ha advertido de la dificultad actual para levantar fondos” detalla.

Su situación no es aislada. Una encuesta realizada hace dos semanas por la firma de capital riesgo NFX a casi 900 startups, arrojó que el 60% de los encuestados cree que la caída de SVB hará más difícil el mercado de recaudación, otro 22% está preocupado por no conseguir capital en todo el año y en general, sienten que en 2023 las condiciones económicas no serán óptimas para los emprendedores. Es una realidad difícil de asumir, pero parece que el ecosistema está aceptando que será un largo camino para volver al pico de recaudación y valoraciones que se vieron en 2021. En ese entonces, las startups llegaron a recaudar hasta 100 veces sus ingresos.

Ahora la historia ha cambiado y la mayoría de los inversores de capital riesgo están siendo más exigentes con las empresas que financian por miedo a perder su capital. De acuerdo con Jeff Clavier, fundador de Uncork Capital, “el problema no es el dinero, sino la incertidumbre”. Ben Marrel, CEO del venture capital francés Breega coincide en que será un invierno largo para las startups, en particular para las que están necesitadas de fondos y deben enfrentarse a una ronda bajista a falta de un banco, como SVB, que les deje apoyarse solo en deuda.

Para algunos emprendedores, esta ha sido la última llamada de atención. “No podemos depender del capital riesgo para impulsar la innovación. Las nuevas startups deben ser más independientes y más creativas”, asegura Chris Thompson, CEO de Sidekick Mobile Technologies, una empresa estadounidense del sector salud. Su negocio le ha permitido asociarse con instituciones públicas, pero sigue en busca de inversores.

Otros, como David Alonso, director de Sastrify, prefieren reducir las expectativas sobre cuánto vale su empresa y apostar por diversificar sus activos. Cree que además de eso, “poco se puede hacer si se produce un efecto dominó”. Su empresa es alemana y aunque tenía pocos depósitos en Silicon Valley, almacena una gran cantidad de dinero en Deutsche Bank, al que también han afectado las últimas tormentas financieras.

Tecnológicas, las más afectadas

Todo el ecosistema emprendedor está acusando el mal momento, pero sin duda las empresas tecnológicas son las más perjudicadas. Estas son las que han dependido de la deuda en mayor medida, debido a que el aumento de las tasas de interés reduce la cantidad de fondos de capital disponibles para las startups. En el caso europeo, los analistas consideran que existe una falta de capital riesgo que hace casi imposible el escalamiento de este tipo de empresas. Eso impulsa que busquen financiación en la banca. Según cifras de Dealroom, una plataforma digital especializada en innovación, la deuda representó casi el 30% de todo el capital de riesgo recaudado por startups europeas en 2022.

Según PitchBook, que rastrea las empresas emergentes, en 2022 se otorgaron más de 30.000 millones de dólares en prestamos a empresas respaldadas por capital riesgo en Estados Unidos, a pesar el aumento de las tasas de interés.

Mientras la duda sobre la financiación persiste, hay otros escenarios que siguen preocupando a los emprendedores, como la guerra. Ese es el caso de Miguel Ignacio Serrano, CEO de la empresa brasileña Instor Robótica. Con 15 años en el mercado, ellos están más preocupados por lo que pasa en Ucrania que por la quiebra de los bancos. “Nuestra startup es de hardware y los que se han visto más afectados son los que desarrollan principalmente software, así que la quiebra de SVB nos preocupa poco. En cambio, sí estamos preocupados por los problemas geopolíticos, pues importamos muchas piezas electrónicas y toda la logística puede empeorar conforme el conflicto crezca”, precisa. Lo que queda claro es que si las empresas emergentes no pueden recaudar fondos hay pocos salvavidas disponibles en este momento debido a la gran inestabilidad del mercado.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Denisse López
Es redactora de la sección de Economía de EL PAÍS y CINCO DÍAS. Escribe habitualmente de macroeconomía y coyuntura. Se incorporó a esta casa en 2022, después de haber trabajado en distintos medios digitales en México. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de México, y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Más información

Archivado En

_
_