_
_
_
_
_
Alimentación

Nestlé, Unilever o Danone simplifican su oferta en las tiendas en pleno auge de la marca blanca

Los grandes grupos buscan reducir gastos concentrando su oferta en los productos de éxito

Una clienta ante el mostrador de yogures de un supermercado.
Una clienta ante el mostrador de yogures de un supermercado.Pablo Monge Fernandez

Las grandes multinacionales alimentarias buscan fórmulas de todo tipo para rebajar su factura de costes, en un momento de alta inflación generalizada. Y una la han encontrado dentro de la propia gama de productos que ofrecen a los consumidores.

Empresas como Nestlé, Unilever o Danone están inmersas en respectivos procesos de optimización del número de referencias y marcas que llevan a los lineales de las tiendas, una labor que otros grupos como Mondelez o Coca-Cola también han acometido en los últimos meses.

Un ejemplo claro es el de Danone. Como publicó CincoDías, la compañía francesa reducirá a cinco marcas clave su estrategia de productos lácteos en España. Esto supondrá darle prioridad a la mitad de las enseñas con las que hasta ahora repartía su oferta, las que aportan “un valor adicional”, según explicó la propia empresa.

Esas son Danone, Yopro, Activia, Actimel y Danacol, mientras que otras, como Danet, Danonino o Vitalinea perderán peso, sin llegar a desaparecer. “Nuestra transformación consiste en tener una cartera más optimizada y enfocada”, dijo el consejero delegado de Danone, Antoine Bernard de Saint-Affrique. “En España hemos decidido reenfocar nuestros esfuerzos e invertir en cinco marcas clave, lo que permitirá un mayor impacto en publicidad y en los puntos de venta”, dijo.

No es, ni mucho menos, la única que ha lanzado lo que las empresas llaman “programas de optimización” de referencias. El consejero delegado de Nestlé, Mark Schneider, reconoció hace unas semanas en la presentación de resultados anuales que, en un principio, la estrategia de reducción de marcas había nacido como respuesta a los problemas en la cadena de suministros tras la pandemia.

“Los consumidores van a por los productos más populares
Mark Schneider, CEO de Nestlé

“Ahora vemos que se ha convertido en una iniciativa estratégica en toda regla, que nos da muchas ventajas en beneficios y, a largo plazo, también en los ingresos”, dijo. “Los consumidores van a por los productos más populares, los que más rotación tienen. Tener una gama más limitada implica menos complejidad y mayor eficiencia operativa. Y por supuesto, una mayor disponibilidad en los estantes para los productos más demandados”, analizó.

Marcas “héroes”

“Las empresas están enfocándose en lo que llaman las ‘referencias héroes’: aquellas que los consumidores buscan y esperan encontrar en todos lados, y que son rentables”, explica André Carvalho, socio de Bain & Company y especializado en gran consumo.

Este explica que la tendencia a una menor variedad de marcas llega tras años de “una proliferación de innovaciones y referencias, en muchos casos con muy poca capacidad para generar crecimientos”, y que además generan “complejidad” para los consumidores.

“Se están dando cuenta de que eso tiene un coste muy alto. Crear una marca, lanzar nuevas variedades, diseñar una oferta para varios canales... Son aspectos que aumentan exponencialmente la complejidad interna, y que generan costes por todos lados”.

Misma lógica está siguiendo Unilever. La compañía de alimentación y de productos de gran consumo ha acometido una eliminación de marcas deficitarias en su negocio de helados, y de 5.000 referencias en sus productos de cuidado personal. “Estas acciones están simplificando el negocio y liberando fondos que podemos invertir en áreas de crecimiento”, dijo Alan Jope, consejero delegado de la compañía.

Estrategias que llegan en plena batalla con las marcas blancas, en pleno auge por la inflación. En España, estas alcanzaron una cuota de mercado del 41,4% en 2022, 3,1 puntos porcentuales más que en 2021, en productos envasados de gran consumo. En cadenas como Lidl (79,7%), Mercadona (72,8%), o Aldi (68,8%) su peso es mayoritario. Y a ello se une el creciente éxito de las tiendas de conveniencia, de tamaño más reducido y con mayor limitación física para exponer producto.

“Los espacios de distribución van a ser más pequeños, en tanto que esos formatos van ganando cuota”, dice André Carvalho, de Bain & Company. “Y ahí no caben todos los productos que todos los fabricantes tienen. La única forma será definir las cinco cosas que deben estar en todas las tiendas”, dice.

Un portfolio, prosigue el experto, que tenga “masa crítica” y que genere, con cuatro o cinco artículos seleccionados, el 70% de las ventas del fabricante. “Está probado en estudios que cuanta más posibilidad de elección en el lineal tiene el consumidor, más se puede bloquear a la hora de tomar la decisión. Eso genera un coste comercial, y muchos gastos internos en toda la cadena de valor”, prosigue Carvalho.

Y si se quiere apostar por la innovación, que cada nuevo producto dentro de una misma línea “cubra una necesidad o preferencia del consumidor que tiene masa crítica en el mercado y no canibalice a tus referencias héroes”, resume Carvalho.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Javier García Ropero
Redactor de la sección de empresas, especializado en distribución, gran consumo y economía del deporte. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Especialista en información económica de la UIMP. Desarrolla su carrera en CincoDías desde 2011 tras haber pasado por El Mundo y Vocento.

Más información

Archivado En

_
_