_
_
_
_
En colaboración conLa Ley
_

El calendario legal para empresas, a expensas del sí de Junts

El primer semestre del año trae importante novedades para las sociedades y los autónomos, pero algunas están en el aire a la espera del apoyo de los independentistas

GETTY IMAGES

El cambio de año llega con novedades legislativas en todos los frentes que tanto empresas como autónomos deben conocer y apuntar en el calendario. Subidas de impuestos y otras medidas económicas y laborales han hecho su aparición tras las campanadas que despidieron 2023. Además, el parón legislativo tras las elecciones generales pospuso algunas reformas que irán implementándose. Esta es la agenda para el primer semestre.

Para empezar, las nóminas del mes de enero llegarán con mordida al subir el cargo por el llamado Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI). Un porcentaje del sueldo destinado al fondo de reserva que pretende garantizar el sistema de pensiones. La reforma aprobada en marzo de 2023 introdujo para ese año un cargo del 0,6% sobre la base de cotización de contingencias comunes, del que un 0,5% pagaba la empresa. En 2024, ese porcentaje ha subido al 0,7%, del que un 0,12% corresponde al trabajador.

Los asesores fiscales de grandes compañías y multinacionales tendrán que estar muy atentos este año a sus deberes con el fisco. Desde enero, las empresas de inversión o las entidades de crédito que compren en España acciones de empresas cotizadas (siempre que su capitalización bursátil supere los 1.000 millones de euros) han de utilizar un nuevo modelo de autoliquidación del impuesto sobre las transacciones financieras, más conocido como tasa Tobin, que supone el 0,2% de la operación.

Por otro lado, Hacienda ha publicado un anteproyecto que establece un tributo complementario para multinacionales y grandes grupos que facturen 750 millones de euros. El nuevo gravamen, que pretende garantizar una imposición mínima global del 15% de estas entidades, tiene prevista su entrada en vigor con efectos para los ejercicios iniciados el 1 de enero de 2024, pero incluye una moratoria de tres años. En concreto, el anteproyecto establece unos "puertos seguros" transitorios entre 2024 y 2026. "Así, los primeros tres años, el impuesto complementario no se devenga si se cumplen ciertos umbrales con base en la información contenida en el informe país por país, informe que ya presentan los grupos afectados por el anteproyecto", según explica la memoria de análisis de impacto normativo del anteproyecto (sometido a audiencia pública hasta el 19 de enero).

Los autónomos también han iniciado el ejercicio con noveda­des. Tras tomar las uvas, los empresarios que tributan por el sistema de estimación objetiva han dicho adiós a la reducción extraordinaria del 10% del IRPF. La rebaja se queda este año en un 5%.

En el plano laboral y de la Seguridad Social, 2024 ha empezado con revalorización de las pensiones de un 3,8% hasta que se aprueben los Presupuestos Generales. Con el nuevo año también ha arrancado la cotización obligatoria de los becarios. Además, en 2024 solo podrán acceder a la jubilación los trabajadores con 65 años de edad que hayan acumulado una carrera de cotización de al menos 38 años. Si no, deberán esperar a cumplir 66 años y 6 meses, dos mensualidades más que en el año pasado. Para cobrar el cien por cien al llegar a esa edad, el trabajador debe haber cotizado durante 36 años y seis meses.

Medidas en el aire

No obstante, al cierre de esta edición, el viernes 5 de enero, Junts ha anunciado su intención de votar en contra de la validación de los tres reales decreto-ley aprobados por el Gobierno a finales de año, es decir, el decreto de medidas anticrisis, un decreto del Ministerio de Trabajo y el decreto "ómnibus". Ello deja en el aire la aprobación definitiva de varias medidas mencionadas en este reportaje.

En concreto, quedan pendientes de validación la prórroga de la prohibición de despido con causa en el encarecimiento de los suministros por la guerra de Ucrania y para empresas en ERTE; la revalorización de las pensiones conforme al IPC; la declaración de la renta obligatoria para todos los autónomos; los nuevos tramos del subsidio por desempleo; la prórroga del SMI de 2023 para 2024 en 1.080 euros; y el aumento del impuesto especial sobre la electricidad y del IVA al 10 por ciento.

Agencia Tributaria
Una sede de la Agencia Tributaria.Pablo Monge

Enero: nuevo impuesto de mínimos en aras de una fiscalidad global

El 1 de enero da el pistoletazo para las subidas o bajadas de impuestos. Sin embargo, 2024 es algo atípico al no haberse aprobado aún los Presupuestos Generales del Estado. No obstante, el Gobierno ya ha tomado algunas medidas. El impuesto especial sobre la electricidad subirá progresivamente a lo largo del año. El tipo impositivo será del 2,5%, para situarse durante el segundo trimestre en el 3,8%. Hay que tener en cuanta que también sube el IVA de la luz. Además, también se recuperará de forma progresiva el impuesto sobre el valor de la producción de la energía que, ahora mismo, está bloqueado.

Los impuestos temporales a banca y energéticas, así como el de las grandes fortunas, se prorrogan todo 2024. Este último tributo fue avalado por el Tribunal Constitucional en noviembre, lo que ha obligado a la Comunidad de Madrid a reactivar el impuesto sobre el patrimonio para neutralizar sus efectos.

Con el nuevo año también verá la luz un nuevo gravamen que ya prepara Hacienda. Viene de la mano de una directiva para garantizar un nivel mínimo global de imposición del 15% sobre los beneficios de multinacionales y grupos nacionales de gran magnitud. Sin embargo, se prevé un régimen transitorio de puertos seguros aplicable durante 2024-2026, por lo que, si cumplen los requisitos, no tendrán que devengar el impuesto. Es de esperar que la norma se apruebe a lo largo de este año, por lo que para entidades con ejercicio coincidente con el año natural, 2024 será el primer ejercicio afectado.

Imagen de una planta de logística.
Imagen de una planta de logística.GOBIERNO DE ARAGÓN

Marzo: las sanciones de lo social se discutirán por vía electrónica

Los empresarios deben poner un ojo en el 6 de marzo, fecha en la que la inspección laboral estrenará un nuevo procedimiento sancionador, más ágil pero sobre todo esencialmente electrónico, medida que se encuadra en el plan del Ejecutivo de digitalizar cualquier conversación con las ventanillas públicas; y otro el 30 de junio, fecha en la que el Gobierno pondrá fin a la prórroga de la prohibición de despedir por causas asociadas al aumento de los costes energéticos para empresarios que hayan recibido ayudas directas por la pandemia o la guerra en Ucrania, así como para mercantiles que estén en ERTE.

También en marzo estará a punto la creación del Registro Electrónico de Apoderamientos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Como futurible, queda en el aire si 2024 será el año en el que la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, saque adelante la jornada de trabajo máxima de 37,5 horas semanales sin merma salarial. En el año que arranca el SMI de 2023 queda prorrogado: 1.080 euros.

GETTY IMAGES

Mayo: cualquier trámite en el Registro Mercantil será telemático

El 9 de mayo de 2024 entrará en vigor el mayor cambio en la historia del Registro Mercantil, que pasará a ser totalmente electrónico. Así lo dispuso la Ley 11/2023, de 8 de mayo, al trasponer las directivas de la UE para la digitalización de todas las actuaciones registrales. De este modo, cualquier empresa que realice trámites con el Registro Mercantil podrá hacerlo a través de una sede electrónica única. Esto implica que los asientos registrales deberán incluir obligatoriamente la firma electrónica, con el certificado cualificado del registrador. Asimismo, se prevé la videoidentificación del interesado y la presentación telemática de los documentos.

No obstante, el sistema no se cierra para los documentos físicos o en papel por lo que presentar este tipo de ficheros en ventanilla seguirá siendo posible salvo para los libros de los empresarios. Los documentos en papel se digitalizarán para su conservación. De esta forma, los ciudadanos podrán acceder de modo electrónico a todos los servicios y trámites registrales disponibles, conocer el estado de tramitación de su procedimiento y recibir las comunicaciones de los registradores, que deben realizarse preferentemente de forma telemática.

Determinados servicios de pago pasan a ser gratuitos, como la información de algunos datos de las sociedades. Hay que tener en cuenta que desde noviembre de 2023, los trámites ante notario también pueden ser telemáticos. Por otro lado, sigue la moratoria contable, y las empresas tienen hasta finales de 2024 para reorganizar sus cuentas.

Una oficina de empleo.
Una oficina de empleo.EP

Junio: el subsidio por desempleo sube de 480 a 570 euros

A falta de conocer las novedades de los Presupuestos Generales del Estado, sí que ya se sabe cómo será la reforma de las cuantías del subsidio por desempleo, que subirán en todos los tramos con efectos a partir de junio de este año: de 480 a 570 euros. Eso sí, los porcentajes actualizados se aplicarán solo a los nuevos reconocimientos, y no a los subsidios que ya se están disfrutando. Una novedad relevante en materia de Seguridad Social es que, desde el 1 de enero, la prestación por desempleo y el subsidio serán compatibles con la realización de prácticas formativas, prácticas académicas externas incluidas en programas de formación o programas de formación para el empleo.

En materia de jubilaciones, en 2024 solo podrán acceder a la jubilación con 65 años los trabajadores que hayan acumulado al menos 38 años cotizados; si no, deberán esperar a cumplir 66 años y 6 meses, dos más que en 2023. Otra novedad de calado es la cotización de los becarios de prácticas no laborales, medida en vigor desde el 1 de enero.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_