_
_
_
_
_
Mercado de divisas

El euro sube un 13% desde mínimos: ¿ha agotado ya su potencial?

La divisa europea choca contra los 1.09 dólares, máximos de nueve meses

El euro ronda máximos de nueve meses
Gema Escribano

El euro se aleja de los mínimos de 2002 que registró el pasado septiembre, cuando cayó a los 0,96 dólares. Además de recuperar la paridad en su cruce frente al dólar, la moneda comunitaria da un paso más y se revaloriza un 13,23% en los últimos cuatro meses. Una parte importante de esta fortaleza la ha registrado en el primer mes del año, periodo durante el cual se anota un 1,48% y lucha por consolidar los 1,09 dólares, barrera que llegó a superar ayer en niveles intradía. Las reuniones de la Reserva Federal, el BCE y el Banco de Inglaterra de esta semana serán claves para el mercado de divisas.

La renovada fortaleza del euro no significa que los temores de recesión en la zona euro se hayan evaporado. Aunque los últimos datos macroeconómicos empiezan a mostrar una mayor resistencia, se espera que el frenazo económico siga su curso. No obstante, algunas firmas de análisis como Société Générale descartan una recesión tanto en EE UU como en Europa. En su lugar, lo que esperan es un periodo más prolongado de estanflación. Es decir, bajo crecimiento y precios elevados durante más tiempo.

En las primeras semanas de 2023 la revalorización del euro estuvo soportada por el cierre de posiciones de cortas frente al dólar. Después de la fuerte revalorización que acumuló la divisa estadounidense en 2022, los fondos de cobertura aprovecharon la moderación de los precios para ganar con la caída del dólar.

Pero han sido las expectativas de tipos las que más han contribuido a impulsar al euro. Desde Monex señalan que detrás de la contínua subida de la moneda única se encuentra el estrechamiento de los diferenciales de tipos de interés entre EE UU y la zona euro. La moderación de los precios en la primera economía del mundo ha llevado a los inversores a poner en precio una subida de los tipos en un cuarto de punto mañana. Esta actitud contrasta con la que mantiene el BCE. Su presidenta, Christine Lagarde, señaló en el foro de Davos que no iba a dar su brazo a torcer. Es decir, la inflación continúa siendo demasiado alta y esto hace necesario que los tipos sigan subiendo al ritmo de 50 puntos en el medio plazo. Esta idea cobra peso después de datos como la inflación de España, que subió enero hasta el 5,8% con la subyacente en el 7,5%.

Junto a las cuestiones relativas a la política monetaria, la reapertura de China y la bajada de los precios de la energía han servido de revulsivo para el euro. En contra de lo que se preveía, un clima más suave y los esfuerzos acometidos en meses pasados para acelerar las reservas de gas, han permitido al Viejo Continente blindarse de los ascensos de los precios energéticos, contribuyendo así a una mayor resistencia económica. “Las perspectivas energéticas de Europa sugieren que lo peor ya ha pasado y que no será necesario reconstituir agresivamente los inventarios de energía de cara a la temporada de calefacción del próximo invierno”, apuntan desde Monex.

La duda de los inversores está ahora en si el euro ya ha agotado su potencial o tiene margen para prolongar el rally. El departamento de análisis de Bank of America no descarta un euro más fuerte en 2023, pero considera que el tipo de cambio está sujeto a muchos riesgos. Según sus previsiones, la divisa comunitaria ya habría agotado prácticamente su potencial para el año y lo ve en el entorno de 1,10 dólares a finales de año y en los 1,15 para 2024. “La periferia sigue siendo motivo de preocupación para la divisa comunitaria, ya que el BCE se ha vuelto agresivo”, subraya.

Una idea parecida es la que defienden desde Monex. Los expertos de la firma ven en los 1,10 dólares la primera resistencia. Una vez que se supere este nivel, el euro podría entrar en una nueva fase alcista. Por su parte, los analistas de ING consideran que, si el precio de la gasolina se mantiene bajo control y las encuestas económicas siguen apuntando al alza, una corrección del euro no debería durar mucho. “Esperamos que la divisa cotice en torno a los 1,07-1,10 dólares durante la mayor parte de febrero. Para que se produzca otra gran subida, habrá que esperar a un giro oficial de la Reserva Federal, una situación que creemos se materializará en el segundo trimestre, cuando prevemos un movimiento hacia 1,15 dólares”, remarcan.

La libra se anota un alza del 16%

Recuperación. La corrección que experimenta el dólar no se limita a su cruce frente al euro, sino que se extiende frente a las principales divisas. Un buen ejemplo de esta tendencia es la libra. La moneda británica, que en 2022 fue víctima de la corrección tras el recorte de tasas anunciado por Liz Truss, repunta un 15,7% desde los mínimos de septiembre, hasta los 1,237 dólares. La intervención del Banco de Inglaterra y la posterior llegada de Rishi Sunak al gobierno sirvió de impulso a la recuperación. A pesar de esto, desde Bank of America creen que el panorama macroeconómico de Reino Unido es muy negativo. Además de haber entrado en estanflación, el mercado inmobiliario es visto como una de las mayores preocupaciones. La parte positiva es que se ha restablecido la estabilidad política y fiscal y han mejorado las posibilidades de alcanzar un acuerdo con la UE sobre Irlanda del Norte.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Gema Escribano
Periodista económica, con 13 años de experiencia como redactora. Formó parte de la web de Cinco Días desde 2010 hasta 2017 cuando pasó a integrar la sección de Mercados. Especializada en información bursátil y mercado de deuda. Estudió periodismo en Universidad Carlos III.

Archivado En

_
_