El BCE alerta: los riesgos del sector inmobiliario pueden arrastrar a toda la economía

El sector es vulnerable al aumento del IPC, el endurecimiento de las condiciones financiera y el deterioro de las perspectivas de crecimiento

Un proyecto de vivienda inacabado en Andalucía.
Un proyecto de vivienda inacabado en Andalucía. Getty

La Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), que es el supervisor del sistema financiero de la Unión Europea, ha advertido este miércoles de que han aumentado las vulnerabilidades del sector inmobiliario, lo que podría tener un impacto directo en toda la economía y el sistema financiero. En consecuencia, ha solicitado a los países miembro que vigilen más de cerca el mercado y que garanticen la correcta financiación del sector.

El organismo asegura que entre 2019 y 2022, el sector inmobiliario se ha visto afectado por el aumento de la inflación, el endurecimiento de las condiciones financieras que limita el margen para refinanciar la deuda existente o los nuevos préstamos, y el deterioro de las perspectivas de crecimiento como consecuencia de la guerra. A estos riesgos cíclicos se suman otros estructurales, entre los que están el endurecimiento de las normas de construcción, el auge del comercio electrónico y el cambio climático.

El informe de riesgos precisa que la subida del IPC y los cuellos de botella en el suministro han aumentado los costes de construcción, lo que ha ocasionado retrasos en la entrega de viviendas. Además, el endurecimiento de la política monetaria ha aumentado los costes de financiación y refinanciación, lo que podría reducir la rentabilidad de las inversiones. Esto a su vez podría dar lugar al incumplimiento de los proyectos en curso. De acuerdo con el organismo supervisor, las empresas pueden verse incapaces de refinanciar la deuda existente y tomar nuevos préstamos, lo que obligaría a los inversores a vender propiedades y aumentaría la presión a la baja sobre los precios.

Los bancos están particularmente expuestos en este terreno. Los datos disponibles sugieren que la financiación bancaria de este sector presenta elevadas ratios préstamo/valor en varios países del bloque. Esta ratio aumenta si el valor de las garantías de los préstamos disminuye, lo que daría lugar a un incremento de las ratios de pérdidas en caso de impago de las entidades de crédito y, potencialmente, a mayores exigencias para otorgar algún préstamo.

 En cuanto a los cambios estructurales que afectan al mercado, la JERS explica que la pandemia ha acelerado la demanda de flexibilidad en el espacio de oficinas y de propiedades logísticas, como almacenes. En general, se detectó una fuerte desaceleración de la actividad en el mercado, atribuida al aumento de la incertidumbre.

A fin de vigilar los riesgos que podrían afectar la estabilidad financiera, la JERS pide a la UE y a las autoridades de cada país, “garantizar unas prácticas adecuadas de financiación del sector inmobiliario comercial y la capacidad de resistencia de las entidades financieras". Considera que la Comisión Europea debería examinar el marco macroprudencial actual y asegurar una aplicación coherente de las normas que tenga en cuenta las particularidades de cada Estado.

Normas
Entra en El País para participar