El precio medio de la vivienda en Ibiza ya supera el del boom de 2008

Es la única zona de España que registra tasas tan altas, según Tinsa

El coste de las residencias sube un 4,2% entre enero y marzo

Segunda residencia pulsa en la foto

El precio medio de los hogares en Ibiza apuntan a un “escenario de sobrecalentamiento”, con valores superiores a los del boom inmobiliario. Esa es una de las conclusiones a las que llega el último informe de Tinsa, en el que se analiza la evolución del valor de las viviendas en las costas durante 2022. Es, según la tasadora, la única zona de España que genera alarma por los niveles que ha alcanzado, si bien se observa de manera generalizada un repunte interanual del 4,2% en todas las viviendas de la costa durante el primer trimestre del año.

La ciudad de Ibiza, por ejemplo, ya supera en un 20% el precio máximo de 2008, con un valor por metro cuadrado de 3.398 euros. En Santa Eulalia el coste entre enero y marzo era de 3.625, un 18% más que hace 14 años. La situación se repite en Sant Josep de sa Talia y en Sant Antoni de Portmany, otras localidades de la isla. El escenario empeora cuando se analiza a detalle el mercado de las viviendas vacacionales, pues en Ibiza son un 300% más caras que las primeras residencias, según los datos de la tasadora.

En general, Islas Baleares tiene la mayor diferencia de precios entre ambos tipos de viviendas. Aquí un segundo hogar vale en promedio un 90% más que la media en el municipio, cuando lo más común es que la diferencia sea de entre un 30% y un 60%. Para comprar una casa plurifamiliar en Mallorca una familia debe pagar de media 5.000 euros el metro cuadrado, al igual que en Ibiza y Formentera. Las unifamiliares se convierten en un auténtico lujo, con cifras que alcanzan los 10.000 euros.

De manera general, el mercado de costa se ha reactivado tras el frenazo de 2020 impuesto por la pandemia. La mitad de las zonas han recuperado los niveles de actividad de 2019 y se han revalorizado las viviendas en las islas, superando en un 16% el precio prepandemia. En el primer trimestre del año, el valor de los hogares vacacionales a nivel nacional era de media de 2.400 euros por metro cuadrado en España.

La gran mayoría (86%) de los municipios analizados registraron entre enero y marzo subidas anuales, con Nigrán, en Pontevedra, a la cabeza. En cualquier caso, no figura dentro de las regiones más caras de España, que se concentran en San Sebastián, Barcelona y, por supuesto, Ibiza. En el extremo se encuentra Berja, en Almería, Nules y Almassora, en Castellón, o Carballo, en A Coruña. En todas estas áreas el precio está por debajo de los 850 euros.

El informe destaca que durante los primeros meses de 2022 se ha mantenido una tendencia alcista en los indicadores de compraventas e hipotecas. Sin embargo, ante la persistente inflación y la reducción de las expectativas de crecimiento, se han comenzado a registrar algunos signos de desaceleración en el mercado inmobiliario. Tinsa destaca el volumen de nuevas concesiones de hipotecas, que “podría estar reflejando una mayor precaución tanto de la demanda como de las entidades financieras”.

A pesar de todo, el frenazo aún no parece reflejarse en las viviendas vacacionales que están en la costa, pues ahí la demanda ha seguido mostrando un dinamismo generalizado en el que priman las compraventas por parte de los españoles. Con un repunte del 46% en el último año, han superado con creces el nivel de transacciones previo a la pandemia. La demanda por parte de extranjeros también se ha incrementado, aunque de manera más tenue: un 16% respecto a 2020.

Las líneas de costa con mayor actividad comercial en el último año se sitúan en Alicante y Málaga, seguidas de Barcelona, si bien el mercado de costa de esta última capital se sitúa muy por detrás del mercado de primera residencia. Valencia, Islas Baleares y Cádiz presentan también líneas de costa con un mercado muy activo, según Tinsa.

Normas
Entra en El País para participar