Una de las consejeras de Unicaja afines a Menéndez renuncia al cargo alegando falta de tiempo

En el último año, el consejo del banco ha sufrido una profunda renovación

Una de las consejeras de Unicaja afines a Menéndez renuncia al cargo alegando falta de tiempo

Nueva dimisión en el consejo de Unicaja. El banco ha comunicado que María Garaña Corces ha presentado su renuncia al cargo de consejera de la entidad alegando falta de tiempo para desempeñar sus funciones. “En su escrito, justifica razones de disponibilidad de tiempo y exigencia de dedicación adicional creciente para el ejercicio de sus funciones como consejera”, explica Unicaja en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La dimisión será efectiva a la conclusión de la próxima junta general ordinaria. Se da la circunstancia de que Garaña Corces es una de las consejeras afines al consejero delegado, Manuel Menéndez, ya que procede de Liberbank y pasó a formar parte del máximo órgano de dirección tras la fusión entre ambas entidades.

La renuncia de Garanña Corces supone el último cambio en el consejo de Unicaja dentro de la profunda renovación que ha sufrido en el último año. Las tensiones en el seno del máximo órgano de gobierno del banco han sido una constante en los dos últimos años tras culminar la fisión y han estado visibilizadas por el pulso entre el presidente y el consejero delegado, que provocaron la formación de dos bandos. Por un lado, el frente cercano al consejero delegado, Manuel Menéndez, y al expresidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel. Por otro, el frente malagueño, afín al presidente, Manuel Azuaga, y al actual presidente de la Fundación Unicaja, José Manuel Domínguez.

El punto de inflexión en la gobernanza de Unicaja llegó a finales de 2021, cuando la familia Domínguez, propietaria del grupo Mayoral, pidió ocupar un puesto el consejo tras convertirse en el segundo accionista de la entidad. Dado que los estatutos del banco no permiten que el consejo pueda ampliarse a más de 15 miembros, se intentó que el empresario Ernesto Tinajero cediera su puesto. Ante su negativa, Manuel Conthe, uno de los consejeros independientes, anunció su decisión de renunciar al cargo, en el mes de febrero.

Una semana después, presentó su renuncia otra consejera independiente, Ana Bolado. Dos semanas más tarde, le siguió el también independiente Manuel González Cid. En ambos casos, las renuncias se produjeron por discrepancias con la decisión del consejo de reducir el número de consejeros independientes que en ese momento pasaban a representar el 33%.

Entre medias, el principal accionista del banco vivió también un periodo convulso. Braulio Medel abandonó el pasado mes de junio la presidencia de la Fundación Unicaja cuestionado por su gestión. Antes de su salida ató la renovación de los cuatro consejeros dominicales de la Fundación en Unicaja: Juan Fraile, Teresa Sáez, Petra Mateos-Aparicio y Manuel Muela.

Pero con el nombramiento de José Manuel Domínguez, la Fundación Unicaja buscaba unos representantes en el consejo más alineados con su nueva cúpula, que de alguna forma borrara el rastro de Medell y llevó a cabo esa renovación el pasado mes de diciembre, con el relevo de todos sus consejeros. Así, nombró a Miguel González, Juan Antonio Izaguirre, Natalia Sánchez y José Ramón Sánchez en su lugar.

Normas
Entra en El País para participar