Banca

Unicaja y Liberbank cierran este martes su fusión y en junio operarán como un solo banco

A finales de enero convocarán las juntas para ratificar el acuerdo

Logotipos de Liberbank y Unicaja
Logotipos de Liberbank y Unicaja

Resueltas las diferencias entre Unicaja y Liberbank para llevar a cabo su fusión, una operación cuyas conversaciones se iniciaron en 2018, se rompieron en mayo de 2019, se retomaron en octubre de 2020, y que a punto han estado ambas entidades de dar al traste nuevamente con el proyecto en las últimas semanas. Pero ahora va la vencida, según señalan todas las fuentes consultadas por este periódico. Este lunes se reunieron los consejos de administración de Unicaja y Liberbank para informar sobre los acuerdos adoptados sobre gobernanza y que ponían fin a las diferencias entre ambas entidades. La duración de estos consejos, según apuntan fuentes financieras, fue corta y sin que se demostraran discrepancias entre sus miembros, aunque es cierto que no se sometió a aprobación nada.

Se informó de que la presidencia ejecutiva recaerá, como estaba previsto en Manuel Azuaga (73 años de edad), que ocupa este mismo cargo en Unicaja, aunque solo contará con un periodo de mandato de dos años, tras los cuales el nuevo presidente perderá las funciones ejecutivas.

El cargo de consejero delegado será desempeñado por Manuel Menéndez, de 61 años de edad y actual CEO de Liberbank, pero, de momento hasta mediados de 2023, ya que el acuerdo entre ambas entidades pasa por que transcurridos dos años desde la fusión y cuando la presidencia pierda las funciones ejecutivas el consejo de administración someta a votación la renovación o no de Menéndez como ya primer ejecutivo.

Este acuerdo permite desatascar el proceso de fusión y evitará volver a auditar las cuentas de ambas entidades, algo que hubiera sucedido si no se llegase a un acuerdo de fusión antes del cierre del año.

La operación de fusión pasará este martes por la aprobación de los consejos de Unicaja y Liberbank, respectivamente, una vez cerrados todos los flecos pendientes, con lo que se iniciará oficialmente el proceso de unión de ambas entidades cuya marca será Unicaja, aunque Liberbank se conservará temporalmente en las oficinas de la zona originaría de este banco, unido al de la entidad malagueña.

Pese a que se estima que la operación saldrá adelante, no se descarta que algunos consejeros de Unicaja expongan sus diferencias con ciertos puntos del acuerdo, aunque no se pretenderá con ello  echar para atrás la operación, que cuenta con el informe favorable de Mediobanca, e incluso de otro informe no oficial, aunque fue encargado por consejeros de la entidad malagueña, uno de Rothschild. Ambos concluyen a favor de la fusión, aunque el segundo estudio es más crítico con algunos puntos.

Eso sí, ahora el calendario previsto inicialmente para formar una sola entidad se ha retrasado en algo más de un mes. Así, está previsto que las juntas de accionistas para aprobar la operación se lleven a cabo a finales de enero, y obtener las diferentes autorizaciones en los meses siguientes, con lo que el plan es convertirse en una sola entidad mediados de junio de 2021 como pronto. Será entonces cuando comience a funcionar el reloj para los cambios de la cúpula en dos años.

La ecuación de canje, que marca el peso de cada entidad en el nuevo banco, se ha fijado en el 59,5% para Unicaja, y el 40,5% para Liberbank, que tiene en Asturias su principal servicio central. La sede social estará en Málaga, aunque tendrá sedes operativas en esa ciudad, en Madrid y en Oviedo.

Unicaja aportará al futuro banco unos 63.000 millones en activos, y Liberbank sumará algo más de 45.800 millones. El grupo resultante sumará unos 9.900 profesionales y una red cercana a las 1.600 sucursales. Unicaja Banco, con una importante presencia en Andalucía y Castilla y León, cuenta con 6.200 empleados y 1.000 oficinas, mientras que Liberbank, creado por Cajastur-Banco CCM y las cajas de Cantabria y Extremadura, suma 3.700 trabajadores y 579 sucursales.

Liberbank cerró el lunes en Bolsa con una subida del 3,67% y cerró a 0,269 euros. Unicaja avanzó un 2,55% a 0,70 euros, aunque en el año bajan el 19,85% y el 27,17%, respectivamente.

La nueva entidad supondrá el cierre de más de 400 sucursales y la salida de unos 2.000 empleados.

Una nueva cúpula en 2023

Reparto de poder. Manuel Azuaga tendrá bajo su responsabilidad en la nueva Unicaja y hasta 2023 la dirección general de secretaría general y técnica (con recursos humanos, asesoría jurídica, eficiencia y estudios, comunicación, relaciones institucionales y órganos de gobierno), además de la dirección general de control y estrategia, y las direcciones de control de riesgo, transformación e innovación, cumplimiento normativo y auditoría interna. Será así el primer ejecutivo y cabeza del consejo de administración. Manuel Menéndez será hasta 2023 el número dos, con responsabilidad en el día a día. Después será el consejo quien decida si sigue como CEO o no. El relevo de Azuaga ya está previsto por otro ejecutivo nombrado por el grupo malagueño.

Fundación. La Fundación Unicaja, principal accionista del banco del mismo nombre, con el 50% de su capital y el 30% una vez fusionad con Liberbank, no estudiará la operación de fusión hasta que la misma no esté formalizada, con todas las autorizaciones, salvo el de la junta, que es donde se pronunciará. Aunque el miércoles se reunirá el patronato, como estaba previsto, para asuntos relativos al cierre del año, pese a todo es inevitable debatir sobre la fusión.

Normas
Entra en El País para participar