Salarios

Díaz acusa a las empresas de "llenarse los bolsillos" a costa de no subir los salarios de sus trabajadores

Pepe Álvarez (UGT) acusa a las empresas de distribución de "robar a los consumidores" y pide multas disuasorias para acabar con los "oligopolios" de dicho sector

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha arremetido hoy contra las empresas en general y las grandes en particular por no subir suficientemente los salarios de sus empleados pese a estar aumentando sus ganancias. "No podemos seguir admitiendo que las empresas sigan engordando sus beneficios a costa del esfuerzo de los trabajadores", ha dicho hoy Díaz durante su intervención en unas jornadas de negociación colectiva organizadas por UGT.

La titular de Trabajo ha asegurado que los datos macroeconómicos "y no solo los del Banco de España" reflejan un fuerte incremento de los beneficios empresariales, al tiempo que millones de trabajadores han sufrido una importante pérdida de poder adquisitivo porque sus salarios han crecido mucho menos que los precios. Por ello, ha insistido en que "no es posible que mientras alguien se llena los bolsillos se devalúen los salarios de los trabajadores".

En ese punto, ha parafraseado irónicamente al líder del PP, Alberto Núñez Feijoó, quien dijo: "aquí hay alguien que se está forrando" en referencia al Gobierno por el incremento de la recaudación tributaria causada por la subida de los precios. Así, Díaz ha indicado hoy en referencia a las empresas: "aquí hay alguien que se está forrando y no es quien dijo Feijóo".  De la crisis no se sale con los que menos tienen.

De hecho, ha asegurado que una parte del fuerte incremento de la inflación subyacente --que hoy se ha sabido que ha ascendido al 7%-- "se explica solamente por esto: por los beneficios de las empresas". Y ha añadido que esto es, además de injusto, "un error económico".

Dicho esto, la ministra ha señalado que "hay que hacer algo" para que los salarios recuperen participación en la renta nacional y entre las posibilidades de las medidas a tomar ha apuntado, sin citarlo expresamente, a la participación de los representantes sindicales de los trabajadores en los consejos de administración de las empresas.

"¿Sabéis por qué las grandes engordan sus beneficios en un clima de incertidumbre mientras los salarios no suben? Porque los trabajadores no forman parte de los lugares donde se toman las grandes decisiones económicas", se ha quejado Díaz. Y ha añadido ante el aforo de representantes sindicales que la escuchaba que, pese a que el artículo 129 de la Constitución reconoce su participación activa en la actividad económica del país: "no tenéis ningún tipo de garantía en la marcha real de la economía". Por ello, ha asegurado: "también necesitamos democracia económica y tiene que llegar al mundo de la empresa. Necesitamos una sociedad democrática del trabajo".

Díaz ya anunció en su intervención en la manifestación del Primero de Mayo en Madrid el año pasado su intención de elaborar una Ley de Participación Institucional con los agentes sociales. Se trataría, según explicó posteriormente, de aprobar una ley que desarrolle el artículo 129.2 de la Constitución española que dice que “los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa y fomentarán, mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas. También establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción”.

Esto se traduciría fundamentalmente en la presencia en los consejos de administración de los trabajadores a través de su representación legal, algo que, según recordó Díaz, ya existe de forma regulada en 18 países del mundo. No obstante, no parece factible que esta norma pueda siquiera empezar a abordarse en esta legislatura y así lo ha reconocido la propia ministra, quien ha dicho que "se está acabando la legislatura" y antes de que esto ocurra ha apuntado las cuestiones de su departamento que hay que terminar, entre las que no está dicha regulación de la participación sindical en los órganos de toma de decisiones de las compañías.

Por el contrario, sí ha indicado que debe culminarse en esta legislatura un nuevo incremento del salario mínimo interprofesional; la aprobación del Estatuto del Becario --cuya última redacción los sindicatos rechazan--; la del diálogo para la formación; y la estrategia de salud y seguridad en el empleo.

Multas para la distribución

El secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), Pepe Álvarez, instó este viernes a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la aplicación de multas "disuasorias" para acabar con "los oligopolios" en el sector de la distribución y de los carburantes, e impedir que las grandes empresas puedan "continuar robando" a los consumidores, informa Servimedia.

Así lo afirmó ante los medios de comunicación durante las jornadas confederales de acción sindical de la organización, donde tachó de "absolutamente escandalosa e injustificable" la subida de precios en ambos sectores.

Respecto al aumento del coste de la cesta de la compra un 15,7%, dijo que es "evidente" que está "absolutamente fuera de control" como consecuencia de "la especulación de las redes de distribución en nuestro país".

"Las empresas de distribución chupan los beneficios de los que los producen y a la vez aumentan los precios a los ciudadanos", denunció Álvarez. "Yo creo que el Gobierno tiene que intervenir porque efectivamente hay un problema de competencia y yo vuelvo a reclamar una vez más a la Comisión de la Competencia que intervenga", añadió.

En este sentido, apuntó que la rebaja del IVA de algunos de los alimentos básicos de la cesta de la compra no ha tenido reflejo en los precios finales, un hecho que calificó de "penoso". Asimismo, advirtió de que es "absolutamente escandaloso" que se anuncie que la CNMC acreditará si las cadenas de supermercados aplican la bajada fiscal para que después se quede "esperando a ver qué es lo que ocurre" porque "no se sabe cómo se va a perseguir".

Normas
Entra en El País para participar