El D-Hub recibirá las llaves de la antigua Nissan Barcelona a finales de enero

El consorcio de Zona Franca dará el visto bueno al proyecto en las próximas semanas

El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús.
El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús.

La historia del D-Hub y su desembarco en la antigua Nissan en Zona Franca de Barcelona tendrá un final feliz en las próximas semanas. Después de tener que superar numerosos obstáculos desde que se abriese el proceso de licitación de estos terrenos en el mes de julio, el D-Hub recibirá el visto bueno definitivo del Consorcio de Zona Franca a finales de este mes, según confirman fuentes del sector a CincoDías.

Actualmente, el Consorcio se encuentra estudiando los aspectos económicos de la propuesta del D-Hub y su socio logístico Goodman, algo que se ha alargado bastante más de lo previsto, ya que la resolución se esperaba, en un principio, para diciembre. El plazo para la presentación de proyectos finalizó el 31 de octubre, momento en el que el Consorcio abrió el llamado sobre A y se conoció que los únicos candidatos firmes para la reindustrialización de Nissan eran el D-Hub y Goodman.

Días después se abrieron los sobres B y C, que contienen diferente información administrativa, técnica y económica que debe cumplir el proyecto seleccionado. Este último aspecto, el económico, es el que más tiempo ha llevado analizar al Consorcio y el que más problemas ha generado al D-Hub.

A esta unión de empresas liderada por QEV Technologies y BTech le resultó especialmente difícil conseguir los avales para su proyecto y así obtener las ayudas que le correspondían del Perte del coche eléctrico. Finalmente, el hub fue incapaz de presentar avales por el 90% de la ayuda que le correspondía y tuvo que conformarse con una cantidad bastante menor (pasó de 107,8 millones de euros en ayudas públicas a 65,2 millones).

Zeroid y reflotar Ebro

La mencionada QEV lanzó el pasado mes de marzo la marca Zeroid, una firma de vehículo industrial que aspira a competir con compañías como Iveco, según reconoció el consejero delegado de QEV, Joan Orús, en una entrevista con CincoDías. La firma ha recibido ya, tal y como adelantó este medio en exclusiva, un primer gran pedido de 1.500 furgonetas eléctricas de parte del grupo Bimbo. Como aún no ha podido entrar en las instalaciones de la antigua Nissan, QEV está haciendo dichos vehículos en China en colaboración con su socio EVDynamics. “Cuando se resuelva la licitación, la producción se realizará en Barcelona”, había indicado QEV.

El plan inicial de la empresa es que Zeroid ofrezca cinco versiones diferentes de vehículos comerciales con precios que oscilarán entre 20.000 y 120.000 euros, dependiendo del tamaño y las prestaciones. Por su parte, BTech planea resucitar la antigua marca Ebro, de la que pretende hacer unas 40.000 pick-ups anuales.

Por otro lado, los trabajadores de la antigua Nissan que continúan sin empleo esperan que el proceso se cierre cuanto antes para volver a la actividad. Según explica QEV, el objetivo es contratar a 600 personas en 2023 y se buscan fórmulas para aumentar la cifra.

Los acompañantes del D-Hub

El fabricante de vehículos eléctricos Silence acompañará al D-Hub en los terrenos de la antigua Nissan Barcelona. Este viernes, la compañía, que hasta ahora se dedicó a la producción de motos, hizo una prueba de conducción en Madrid de su primer vehículo de cuatro ruedas, el S04. En dicha prueba participó el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que condujo este vehículo de poco más de dos metros de largo. Este coche cuenta con maletero, tiene capacidad para transportar a dos personas y está especialmente diseñado para ser utilizado en ámbitos urbanos. Además de Silence (que accedió a los terrenos hace meses), junto al D-Hub también estará el centro técnico de Nissan, que emplea a 287 personas.

Normas
Entra en El País para participar