_
_
_
_
_

El mercado brasileño abraza la cautela atento a la evolución de las protestas en las refinerías

Los empresarios resaltan los bloqueos en las refinerías de Petrobras mientras los analistas piden cautela

La policía revisa el domingo por la noche el daño en el palacio de Planalto, la sede del Poder Ejecutivo de Brasil.
La policía revisa el domingo por la noche el daño en el palacio de Planalto, la sede del Poder Ejecutivo de Brasil.Getty

Cautela y observación. Este era el primer llamado de los analistas económicos ante el asalto al Congreso, palacio presidencial y Supremo el último domingo. Sin embargo, el índice Bovespa de la Bolsa de San Pablo ha reaccionado al comienzo de la jornada con un desplome de 1% para luego consolidarse en números levemente positivos con un alza del 0,40% hacia el mediodía en Brasil.

Los números rojos de comienzo de la jornada estaban impulsados por la baja en un 1,98% de las acciones de Petrobras, el gigante petrolero de propiedad mixta. La patronal petrolera ha alertado en las últimas horas de posibles ataques extremistas a las refinerías de Petrobras, que ya habrían sido anunciados anteriormente por terroristas bolsonaristas que se manifiestan en contra del nuevo presidente, Luis Inacio Lula de Silva. La prensa local localizaba siete grandes bloqueos en centros petroquímicos a lo largo del país, que iban desde el estado de Amazonas hasta grandes urbes como Rio de Janeiro o Curitiba. Sin embargo, los sindicatos han afirmado esta mañana que no había interrupciones en la actividad y las autoridades minimizaron las chances de conflicto. 

Su impacto también se ha sentido en España, donde la Bolsa local es la de peor desempeño dentro de los mercados europeos gracias a su exposición a Brasil. Entre las quince firmas que más caen se encuentra la petrolera Repsol, el banco Santander, el quinto banco más importante del mercado brasileño, Iberdola, que cuenta con 27 proyectos en el país y Telefónica, que el pasado año cerró la compra del operador Oi por 1.063 millones de euros. Aena también cerró la jornada en números rojos, alentado por el hecho de que gestiona  11 aeropuertos en Brasil desde agosto del año pasado. La española ha pagado 470 millones de euros por la gestión de estas terminales, entre las que se incluye el segundo aeropuerto más grande del país.

Naturgy y Mapfre tuvieron mejor suerte, ya que cerraron la sesión con números en verde a pesar de una caída inicial dado sus intereses del otro lado del Atlántico.

Los títulos de Telefónica Brasil incluso cotizan en valores positivos, con una leve alza del 0.47% al comienzo de la sesión en San Pablo. Del otro lado, las acciones de Santander Brasil se dejan un 0,89% al inicio de la jornada en el principal mercado local.

Algo similar ha sucedido también con el real brasileño, que hasta el viernes estaba dentro de las tres monedas de mejor desempeño frente al dólar estadounidense. Sin embargo, la moneda cae  esta jornada un 0,9% en su cotización frente al dólar estadounidense.

Cautela, no pánico

A diferencia de otros países de América Latina donde la inestabilidad política es parte del contexto económico, esto no sucedió previamente en Brasil, donde la actividad económica no se vio afectada por los vaivenes de la vida política. “Los inversores no están acostumbrados a este teipo de eventos de naturaleza política”, apunta al diario local Folha Nicolas Borsoi, economista jefe de Nova Futuro Investimentos. “Transmite una imagen muy mala de la situación del país y puede ahuyentar a los inversores extranjeros”, apunta Borsoi.

Los inversores ya mantenían esta posición previamente, observando con prudencia las más de 80 promesas económicas de la nueva administración. Actualizar el régimen fiscal, reducir los altos niveles de desigualdad y revertir o cancelar la privatización de las empresas públicas eran algunas de las principales propuestas de la coalición liderada por Da Silva. Sin embargo, el mercado descontaba que la división de la cartera económica, troceada entre los distintos partidos que apoyaron al ex sindicalista, limitaría el alcance del accionar.

La encuesta del Banco Central de Brasil entre los economistas locales publicadas hoy destaca que las previsiones a corto plazo son magras, con un crecimiento del PIB de solo el 0,78%. Esto está en línea con el pronóstico del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que limitan el crecimiento al 0,8%.

En la primera semana después de la toma de posesión del nuevo gobierno, la Bolsa de valores perdió un 0,38%. Las caídas fueron superiores al 2% lunes y martes, para luego recuperarse en los días posteriores. Sin embargo, las acciones de la eléctrica Copel y la de la fabricante de aviones Embraer cerraron la anterior semana con una bajada superior al 1,5%.

A pesar del rechazo a la nueva administración de parte del empresariado brasileño, algunos de sus referentes salieron rápidamente a condenar el accionar de los manifestantes. "La democracia no se combina con actos de vandalismo, sino con el diálogo, nunca con la violencia. Es lamentable ver como se saquean los bienes públicos", ha publicado en una nota Luciano Hang, una de las 25 personas más ricos de Brasil según la revista Forbes y fuerte defensor del expresidente Bolsonaro. 

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_