BBVA eleva sus previsiones de PIB para 2022 al 4,6% y al 1,2% en 2023

El gasto de los hogares se verá afectado por la subida de los precios, la mayor incertidumbre, la desaceleración del empleo y el aumento en los tipos de interés

Sede de BBVA en Madrid.
Sede de BBVA en Madrid.

BBVA Research se ha sumado hoy al grupo de entidades que han modificado sus previsiones económicas, tanto para el cierre del presente como de 2023. En concreto, esta entidad ha revisado  al alza su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español en 2022 y 2023 hasta el 4,6% y el 1,2%, respectivamente, destacando que la economía resiste mejor de lo esperado y que se está reduciendo ligeramente la probabilidad de una contracción de la actividad.

La economía mejorará a medida que se disipen algunas de las incertidumbres que afectan a las familias y empresas, lo que impulsará el crecimiento del PIB en 2024 hasta el 3,4%, según el director de BBVA Research y economista jefe de Grupo BBVA, Jorge Sicilia.

Las revisiones al alza en 0,2 puntos porcentuales en los dos años 2022 y 2023 hasta el 4,6% y el 1,2% responden a que las estimaciones en tiempo real del crecimiento en el cuarto trimestre muestran que la economía resiste mejor de lo esperado.

De confirmarse las tendencias actuales, el PIB prácticamente se estancaría o podría experimentar un avance similar al del trimestre anterior, frente a la moderada caída (-0,3%) que se preveía hace dos meses. Estas perspectivas coinciden con las estimaciones trasladadas esta misma semana por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quien avanzó que el PIB del cuarto trimestre podría experimentar un leve crecimiento, similar al registrado en el tercer trimestre (0,2%).

La evolución de la afiliación a la Seguridad Social y del paro registrado en octubre y noviembre sería consecuente con un crecimiento del PIB en el cuarto trimestre si se mantuviera la relación anterior a la entrada en vigor de la última reforma laboral entre ambas variables.

En este sentido, los expertos han explicado que muchas personas han pasado a un estado en el que, aún con contrato, no trabajan esperando la recuperación estacional de la demanda en el sector servicios. "Los contratos fijos discontinuos permiten esta situación mientras se mantiene la relación laboral con la empresa", se indica en el informe.

Para BBVA Research, estos cambios estructurales son difíciles de medir en tiempo real, pero creen que la relación entre empleo y actividad ha cambiado con la reforma y, por lo tanto, bajo esta perspectiva, es "más probable un práctico estancamiento del PIB en el cuarto trimestre del año que un crecimiento".

Riesgo de contracción

En cualquier caso, desde BBVA han enfatizado que "no puede descartarse" que el PIB se contraiga durante los próximos meses, ya que la entrada en recesión de la eurozona y el agotamiento de la recuperación del turismo harán que la contribución al crecimiento de la demanda externa sea negativa en 2023 y 2024.

El gasto de los hogares se verá afectado por la subida de los precios, la mayor incertidumbre, la desaceleración del empleo y el aumento en los tipos de interés.

Por el lado positivo, la producción de vehículos de motor comienza a recuperarse y podría dar sorpresas positivas los próximos años. Si se confirma que vuelve a haber un flujo ininterrumpido de comercio en el sector, la demanda embalsada puede comenzar a aflorar al tiempo que la oferta aumente. En particular, las matriculaciones de turismos podrían aumentar entre un 10% y un 25% en 2023.

Resistencia de la inflación subyacente

De su lado, BBVA Research prevé que el Índice de Precios al Consumo (IPC) aumente, en promedio, un 4% en 2023 y un 2,8% en 2024, después de hacerlo un 8,5% en 2022.

Entre los factores que explicarían esta evolución estarían la reducción del precio del gas y del combustible, la paulatina desaparición de los cuellos de botella, así como la desaceleración de la demanda interna y un menor valor de los servicios turísticos por la caída de la renta disponible en Europa y la mayor competencia de destinos alternativos.

Por parte del sector público, se sigue reduciendo el déficit. No obstante, en términos estructurales las estimaciones de BBVA Research apuntan un aumento del déficit estructural del 2023 respecto a 2019. La política fiscal continuará siendo expansiva durante los próximos dos años, gracias a las transferencias recibidas a cuenta de los fondos NextGenerationEU (NGEU).

Normas
Entra en El País para participar