_
_
_
_
_

Las penurias de Vodafone refuerzan la mano de Xavier Niel

La teleco sigue siendo, en palabras de un inversor, “demasiado compleja, demasiado lenta, demasiado gorda”

Xavier Niel, fundador y dueño de Iliad, y accionista de Vodafone.
Xavier Niel, fundador y dueño de Iliad, y accionista de Vodafone.SARAH MEYSSONNIER (REUTERS)

Nick Read podría enfrentarse pronto a hileras de accionistas intranquilos. El CEO de Vodafone presentó el martes unos resultados mediocres que hicieron que la acción se hundiera hasta un 8%. Ello podría hacer que los inversores respalden al nuevo e impaciente accionista Xavier Niel.

El fundador de Iliad adquirió en septiembre un 2,5%, e instó a acelerar “la racionalización de la huella de Vodafone”. Read anunció en pocas semanas un plan para fusionar su negocio británico con la local Three, la venta de la mitad de su 82% de Vantage Towers, el negocio de torres, y una joint venture con Altice para desplegar fibra en Alemania.

Los mercados no parecen impresionados. Los resultados del primer semestre muestran que al cambio de rumbo de Read aún le queda mucho que hacer. En Alemania, donde obtiene el 30% de sus ingresos, el ebitda cayó un 7,4%, en parte por las pérdidas de clientes. La deuda neta global subió a más de 45.000 millones de euros, o 3 veces el ebitda previsto, alcanzando el rango más alto de lo que Read considera saludable.

Niel tiene ideas muy claras sobre qué hacer con el negocio italiano, que aportó el 11% de los ingresos. Iliad intentó comprarlo a principios de año, pero Read rechazó la oferta de 11.000 millones. Ahora, con los ingresos de Italia cayendo un 5% en el semestre, Read podría tener difícil encontrar otro comprador a ese precio.

Vodafone anunció también 1.000 millones en recortes de costes. Pero sigue siendo, en palabras de un inversor, “demasiado complejo, demasiado lento, demasiado gordo”. Read está tratando de abordar las partes lenta y gorda. Pero no ha explicado la razón de ser de una firma que posee varias telecos europeas, una filial africana cotizada, un negocio alemán parcialmente cotizado y una división perdida en la inflacionista Turquía, por no mencionar Australia, Kenia y Países Bajos.

Los analistas de JP Morgan calculan que la suma de estos numerosos negocios podría valer 120 peniques por acción, más de un 20% sobre el precio actual. Tras la caída del martes, los accionistas podrían exigir una actuación más radical.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_