Si no te gusta el nuevo diseño de Gmail tienes un gran problema, ¿cuál?
Unsplash

Si no te gusta el nuevo diseño de Gmail tienes un gran problema, ¿cuál?

Desde Google se ha tomado una decisión que puede no gustar a muchos

Google tiene claro que desea dar un aspecto uniforme a todos sus servicios, y por ello está avanzando en que la apariencia Material Design 3 sea la habitual tanto en las versiones para dispositivos móviles como para los clientes web. Pues bien, se acaban de conocer noticias al respecto que tiene como protagonista a Gmail, el cliente de correo de la compañía de Mountain View.

No hace mucho tiempo que la firma creadora de Android lanzó una actualización del diseño para Gmail. Esta incluye mejoras en los blancos que se gestionan, los colores azules y blanco tiene un gran protagonismo y, además, se incluyen opciones novedosas como por ejemplo la barra vertical a la izquierda que permite entrar en algunos apartados como por ejemplo Meet o el Chat (es configurable, lo que siempre es positivo). Pero, pese al innegable atractivo que tiene, algunos usuarios han preferido mantener el aspecto tradicional. Pues bien, estos tienen malas noticias.

Nueva interfaz de Gmail de Google
Google

La decisión que ha tomado Google con Gmail

Tal y como ha publicado la propia compañía en el blog que tiene en Internet, de forma inminente el nuevo diseño del que hablamos antes se va a convertir en el estándar para todos los que utilizan el cliente de correo del que hablamos en su versión web. Y, para conseguirlo, ha tomado la decisión de eliminar como opción el poder elegir el anterior. Por lo tanto, el cambio si tienes una cuenta de Gmail es obligatorio y se va a producir en cuestión de días como mucho. Como se suele decir, esto son lentejas.

De esta forma, se avanza en conseguir esa uniformidad de la que hablábamos antes y, eso sí, se toma una decisión que no es muy habitual en Google: realizar una imposición a la hora de utilizar una novedad… Especialmente cuando ha pasado tan poco tiempo desde que esta llegó. Generalmente, los de Mountain View esperan que lo antiguo caiga en el desuso y, entonces, dan el paso. Se ve que en esta ocasión hay algo más de prisa para que el cambio sea una realidad.

No es para nada una mala idea

Bien es cierto que son muchos los que están acostumbrados a la interfaz anterior de Gmail, pero no es menos verdad que el aspecto de esta es algo anticuado y no le venía mal un lavado de cara (y, si no te convence, siempre quedan los temas que existen para Gmail, muchos de ellos gratuitos). Eso sí, seguro que más de uno no entiende la necesidad de la barra lateral, pero seguro que con el paso del tiempo encuentra para ella una función que sea útil.

Normas
Entra en El País para participar