Meta recortará 11.000 empleos, un 13% de su plantilla, para hacer frente al parón de ingresos

La dueña de Facebook mantendrá la congelación de las contrataciones hasta el primer trimestre de 2023

Logo de  Meta en un smartphone
Logo de Meta en un smartphone REUTERS
Madrid / Boston

La ola de despidos en las grandes plataformas de redes sociales se acelera. Meta, el grupo propietario de Facebook, ha anunciado un recorte de 11.000 empleados, el 13% de su plantilla, para hacer frente al parón de los ingresos que se ha producido después de la pandemia. Mark Zuckergerg, primer ejecutivo de la compañía, ha señalado en un comunicado dirigido a su plantilla que además de la reducción de empleos, se tomarán "una serie de medidas adicionales para convertirnos en una empresa más ágil y eficiente", recortando el gasto y ampliando el periodo de congelación de las contrataciones "hasta el primer trimestre" de 2023.

"Necesitamos ser más eficientes con el capital", ha señalado Zuckerberg, quien ha justificado que, a pesar de los pasos que se han dado "para aumentar la eficiencia", las medidas adoptadas hasta ahora  "por sí solas no permitirán que nuestros gastos se ajusten al crecimiento de nuestros ingresos". De ahí, ha dicho el ejecutivo, "he tomado la difícil decisión de despedir a gente".

El recorte de puestos de trabajo en Facebook, el primero que se lleva a cabo en los 18 años de historia de Meta, se produce pocos días después de los 3.700 despidos anunciados en Twitter, propiedad de Elon Musk, para hacer frente al parón en el crecimiento de ingresos. Tras un crecimiento exponencial durante los meses de pandemia y confinamiento, las grandes plataformas se han encontrado de bruces con un contexto mucho menos favorable: el crecimiento de los ingresos ha regresado a la senda anterior al Covid, y la inflación desbocada ha llevado a la Reserva Federal a aumentar drásticamente los tipos de interés, lo que ha disparado los costes de financiación de las empresas. Meta ha cerrado la jornada con una subida del 5,18% en Bolsa, hasta los 101,47 dólares por acción.

Más allá de la mala situación macroeconómica, Meta se enfrenta a los cambios en materia de privacidad de Apple, que también están haciendo mella en su negocio publicitario; a la preocupación por el gasto masivo en el metaverso;, a una competencia cada vez más fuerte (sobre todo de TikTok, Twitch y Youtube, que están enganchando mejor con las generaciones más jóvenes, y a la presión regulatoria, que afecta a todos los gigantes tecnológicos. 

En el mensaje a su plantilla, Zuckerberg ha entonado un mea culpa respecto a las previsiones post pandémicas y a las decisiones de inversión de los últimos dos años. "Al comienzo de Covid", ha explicado el directivo,  "el mundo se movió rápidamente hacia internet y el auge del comercio electrónico provocó un crecimiento desmesurado de los ingresos". En ese momento, "muchos predijeron que esto sería una aceleración permanente que continuaría incluso después de que la pandemia terminara. Yo también lo hice, así que tomé la decisión de aumentar considerablemente nuestras inversiones. Desgraciadamente, esto no resultó como esperaba".

"No solo el comercio online ha vuelto a las tendencias anteriores [a la crisis sanitaria], sino que la recesión, el aumento de la competencia y caída de la publicidad han hecho que nuestros ingresos sean mucho más bajos de lo que esperaba. Me equivoqué y asumo la responsabilidad por ello", ha añadido Zuckerberg.

Según el ejecutivo, la empresa ha adoptado en los últimos meses medidas de reestructuración y reenfoque de objetivos para hacer frente al menor crecimiento de ingresos. Entre ellas, Meta ha destinado más recursos a un menor número de áreas prioritarias, como el motor de inteligencia artificial (IA), las plataformas de publicidad, y el metaverso, al tiempo que se reorganizaban los equipos. También se han recortado los costes, lo que ha incluido la reducción de los presupuestos y el menor gasto en oficinas.

El directivo ha explicado que los empleados afectados recibirán la notificación del despido vía email. Las condiciones en Estados Unido incluirán una indemnización equivalente a 16 semanas de salario base más dos semanas adicionales por cada año de servicio, sin límite. La empresa pagará por los días de libranza o vacaciones no disfrutados, y mantendrá el seguro de salud durante seis meses. Además, se proporcionará durante tres meses orientación profesional.

Para los empleados fuera de EE UU "el apoyo será similar", y la empresa mantendrá "procesos separados que tengan en cuenta las leyes laborales locales".

El recorte de plantilla se produce pese a que la empresa sigue siendo ampliamente rentable, con 4.400 millones de dólares de beneficio neto en el último trimestre. Pero lo que estaba preocupando al mercado es la tendencia reflejada en las cuentas de la big tech. En los últimos tres meses, el beneficio neto de Meta cayó un 52% frente al mismo periodo de 2021 y su facturación un 4% hasta 27.710 millones, y se espera su tercera caída consecutiva en el cuarto trimestre. Sus beneficios operativos también cayeron un 46% respecto al año anterior a 5.660 millones, mientras sus costes, por contra, se dispararon un 19% a 22.050 millones de dólares, según anunció la empresa a finales de octubre, lo que provocó que sus acciones cayeran un 20% ese día y más de un 70% desde principios de año.

Meta está invirtiendo con muchas fuerza en el metaverso, un mundo digital aún en desarrollo al que se puede acceder mediante cascos de realidad virtual y aumentada. Una inversión que está penalizando a la compañia, pues los inversores no acaban de ver resultados en este campo. La filial de Meta dedicada al negocio del metaverso, Reality Labs, ha tenido unas pérdidas de 9.400 millones hasta septiembre y Zuckerberg dijo recientemente que espera que las inversiones en estos mundos virtuales tardarán una década en dar sus frutos. Meta también ha advertido que en 2023 las pérdidas ligadas a esta actividad serán mayores, posiblemente 15.000 millones ese año.

Altimeter Capital Management, accionista de Meta, aseguraba hace unos días en una carta abierta a Zuckerberg que la empresa necesitaba racionalizar su actividad recortando puestos de trabajo y gastos de capital, y remarcaba que Meta ha perdido la confianza de los inversores al aumentar sus gastos y orientar las inversiones hacia el metaverso. Otro accionista, Brad Gerstner, también animó a Meta a actuar de forma "agresiva" reduciendo la plantilla "en un 20% a partir del 1 de enero de 2023 (...) a niveles de mediados de 2021", y propuso reducir el gasto en el metaverso a 1.000 o 2.000 millones al año.

Zuckerberg defendió hace un año que la realidad virtual era la próxima frontera para impulsar el crecimiento de Facebook. El fundador y CEO de la red social llegó a cambiar el nombre de esta por Meta para dejar claro por donde quería llevar el futuro de la compañía, pero hasta ahora los resultados no le acompañan. Como publicó CincoDías a finales de octubfre, la firma se había marcado para final de este año alcanzar los 500.000 usuarios activos mensuales en Horizon Worlds, su plataforma del metaverso, pero este número no llegaba ni los 200.000.

Además, esa cifra lleva descendiendo desde primavera, dado que la mayoría de usuarios que lo prueban no vuelve a entrar en la plataforma tras el primer mes de uso. Documentos internos de la compañías indicaban que solo el 9% de los mundos virtuales creados llegan a tener 50 usuarios, y la mayoría de ellos no reciben ninguna visita. Para más inri, y pese al esfuerzo de la compañía por llevar a sus empleados al metaverso, estos, como los usuarios, encuentran que la plataforma de realidad virtual de Meta es aburrida y está plagada de errores.

La ola de despidos en las tecnológicas sigue creciendo. El recorte más extremo ha sido el de Twitter, que ha afectado a la mitad de su plantilla, aunque el de Meta en términos absolutos es mucho mayor. Pero el reguero de salidas en el sector no cesa. El pasado 3 de noviembre, Stripe, la empresa de pagos digitales, anunció que iba a despedir al 14% de su plantilla (más de 1.000 peronas) y unos días antes fue Lyft, el principal rival de Uber en EE UU, quien despidió al 13% de sus trabajadores, unas 700 personas.

También Microsoft ha recortado hasta 1.000 empleos en algunas áreas y Oracle, el gigante de las bases de datos, 200 en su unidad de la nube. La semana pasada tocó a Amazon, que anunció que paralizaba las contrataciones para su área corporativa en todo el mundo, debido a la incertidumbre económica. Una de las primeras en dar la voz de alarma fue Alphabet (Google), que en julio de este año anunció por boca de su CEO, Sundar Pichai, que desaceleraba la contratación. Y en líneas similares se han pronunciado Uber, Spotify, Salesforce, Nvidia, Snap, y tampoco se han salvado las startups, que debido a la falta de financiación y la situación macroeconómica, se han visto en la necesidad de despedir a un número importante de empleados. Es el caso de la fintech Klarna, que echó a 700 trabajadores, o de Getir y Gorillas, que anunciaron severos recortes en sus plantillas.

Normas
Entra en El País para participar