_
_
_
_
_

Los inversores pierden la fe en Meta: su valor se ha desplomado un 70% este año

Llegó a superar el billón de dólares en Bolsa, y ahora vale en torno a 263.000 millones Las dudas sobre el metaverso, el impacto de la crisis económica en la publicidad y la competencia le golpean

Los inversores han perdido la fe en Meta, la todopoderosa propietaria de Facebook, Instagram y WhatsApp. En apenas 16 meses, el gigante tecnológico ha pasado de ser una de las cinco empresas estadounidenses más valiosas, tras superar el billón de dólares, a no estar ni entre las 20 primeras. El desplome de sus acciones de casi un 25% este jueves, tras presentar el miércoles unos resultados decepcionantes, mermaron su valor hasta los 263.220 millones de dólares.

En un solo día perdió más de 82.000 millones. Sus títulos han visto caer su valor un 70% en lo que va de año y un 74% desde que alcanzaron máximos en septiembre de 2021, lo que se ha traducido en una pérdida de capitalización de 730.000 millones desde entonces. Sus acciones cotizan a su nivel más bajo desde principios de 2016.

La estrepitosa caída de Meta en Bolsa este jueves borró en un suspiro 11.000 millones de la fortuna personal de Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Meta. Unas pérdidas que se disparan hasta los 100.000 millones si se contabilizan los últimos 13 meses. Según el índice de multimillonarios de Bloomberg, el creador de Facebook, que posee más de 350 millones de acciones de Meta, tiene ahora un patrimonio neto de 38.100 millones de dólares, muy lejos de los 142.000 millones que acumulaba en septiembre de 2021. Si bien muchas de las personas más ricas del mundo han visto caer sus fortunas este año, la del CEO de Meta ha sido la mayor de todas, añadió la agencia.

Como apunta la CNBC, el impresionante colapso del precio de las acciones de Meta recuerda a los días de la quiebra de las puntocom, pero mucho más grande en términos de valor borrado de una sola empresa. Su problema no es que sea un negocio prometedor que no ha prosperado, sino que es un negocio de éxito pero maduro intentando prometer futuro. Y, de momento, no convence. Morgan Stanley ha bajado su recomendación por primera vez en su historia al considerar que la cotización de Meta seguirá penalizada hasta que las “enormes inversiones” que tiene planteadas en el metaverso comiencen a dar sus frutos.

La tecnológica, que ya había anunciado en julio de este año su primera caída trimestral de ingresos, redujo a la mitad su beneficio en el tercer trimestre a 4.400 millones y contrajo de nuevo sus ingresos un 4%, hasta los 27.700 millones. Mientras, disparó sus costes y gastos un 19% hasta 22.100 millones, y redujo un 20% su margen operativo. Se espera que registre su tercera caída consecutiva en el cuarto trimestre, cuando prevé alcanzar unos ingresos de entre 30.000 y 32.500 millones. Los analistas esperaban ventas por 32.200 millones.

La caída de Meta comenzó a finales de 2021, cuando surgieron los primeros signos de una crisis económica que ha terminado recortando los presupuestos publicitarios, y se aceleró a principios de 2022 tras revelar la compañía que había perdido usuarios diarios por primera vez y advirtiera que el cambio de política de privacidad de Apple (que perjudica sus anuncios dirigidos) iba a golpear en 10.000 millones sus ingresos de este año. Tampoco le ha ayudado el éxito fulgurante de TikTok, y de otros rivales como Twitch y Youtube, que están enganchando mejor con las generaciones más jóvenes. A Zuckerberg debe llevarle los demonios oir aquello de que si ahora no estás en TikTok, parece que no existes. Algo que antes se decía de sus plataformas.

Eso en el mundo terrenal, porque el desafío mayor lo tiene en el mundo virtual. El jefe de Meta está convencido de que el metaverso, ese universo virtual donde los usuarios son representados por avatares, es el futuro de internet, pero en el último trimestre, su unidad Reality Labs, que alberga los cascos de realidad virtual y su negocio de metaverso, ingresó 285 millones, casi la mitad del año anterior, y elevó su pérdida trimestral de 2.630 millones a 3.700 millones. En lo que va de año pierde más de 9.000 millones y la compañía anticipó que en 2023 crecerán significativamente.

Una realidad que alarma a los inversores, que prefieren que la empresa se concentre en su negocio actual, centrado en la publicidad, aunque esté golpeado por las nuevas reglas del fabricante del iPhone y un entorno macroeconómico difícil. La analista Debra Aho Williamson, de Insider Intelligence, aseguró que Meta está “inestable en lo que respecta al estado actual de su negocio”, pero advirtió que “la decisión de Zuckerberg de enfocar su compañía en la futura promesa del metaverso ha desviado su atención de las desafortunadas realidades de hoy: Meta está bajo una presión increíble por el debilitamiento de las condiciones económicas, los desafíos de las políticas de Apple y la competencia de otras compañías”, subrayó.

“Para volver a crecer, Meta necesita cambiar su negocio (…) Se beneficiaría de una menor prioridad en el metaverso y más en arreglar su negocio principal”, sentenció la analista.

En una carta enviada a Meta y recogida por la BBC, el inversor Brad Gerstner, CEO de Altimeter Capital, indicó que “Meta se ha desplazado hacia la tierra del exceso: demasiada gente, demasiadas ideas, muy poca urgencia. Esta falta de enfoque y aptitud se oscurece cuando el crecimiento es fácil, pero mortal cuando el crecimiento se ralentiza y la tecnología cambia”. En la misiva pedía a la compañía que recortara personal y redujera sus inversiones en inteligencia artificial y metaverso.

Nuevo enfoque

“Entiendo que mucha gente pueda estar en desacuerdo con esta inversión”, admitió Zuckerberg sobre su nuevo enfoque hacia el metaverso. Aunque admitió que enfrenta “desafíos a corto plazo”, y que deben enfocarse a ser una empresa más eficiente, el directivo, que fundó Facebook en la universidad hace casi dos décadas, defendió el giro a ese mundo virtual “fundamentalmente importante para el futuro”.

La llamada después de resultados a analistas no calmó los ánimos de los inversores que tienen serias dudas sobre la visión de Zuckerberg, que hace un año declaró que la realidad virtual era la próxima frontera para impulsar el crecimiento de Facebook, pero que hasta ahora ha habido muy poco de eso. La firma se había marcado para final de este año alcanzar los 500.000 usuarios activos mensuales en Horizon Worlds, su plataforma del metaverso, pero hoy no llega a los 200.000.

Según cuenta en su blog el profesor del IE Business School, Enrique Dans, ese número lleva descendiendo desde primavera, dado que la mayoría de los usuarios no vuelve a entrar en la plataforma tras el primer mes de uso. “Como dice un documento interno de la compañía, actualmente solo el 9% de los mundos virtuales creados llegan a tener 50 usuarios, y la mayoría de ellos no reciben ninguna visita”. “Y lo peor”, añade el profesor, “ocurre dentro de la empresa, pues a pesar de los intentos desesperados de la dirección por llevar a los empleados al metaverso, la realidad es que estos, como los usuarios, encuentran que su plataforma no tiene sentido, es aburrida y está plagada de errores”.

Meta invirtió en 2021 más de 10.000 millones en el metaverso y 5.700 millones en 2022. El tiempo dirá si la apuesta es un grave error o su salvación. Pero, de momento, el precio del último visor de Meta, el Quest Pro, de 1.500 dólares, no ayudará a popularizarlo. Y como dice Tim Cook, el usuario medio no tiene ni idea de lo que es el metaverso.

Meta ‘derrocha’ 62.300 millones en recompra de acciones en dos años

Actividad. Meta ha mantenido una intensa actividad en la recompra de acciones en los dos últimos años. Una estrategia utilizada habitualmente por las empresas para elevar el beneficio por acción además de cuidar el precio en Bolsa de los títulos. Así, la matriz de Facebook ha destinado a estas operaciones un total de 62.590 millones de dólares (casi 62.300 millones de euros) durante los dos últimos años: 44.810 millones en 2021 y 17.780 millones en los nueve primeros meses de 2022.

Último trimestre. Solo en el último trimestre, según figura en su informe financiero, la compañía recompró acciones por 6.550 millones de dólares. En paralelo, sus cuentas se han deteriorado. Así, el beneficio operativo de la empresa cayó un 45,7% en el trimestre, hasta 5.660 millones, con un margen operativo del 20,4%, frente al 35,9% del año anterior.

Programas. Al cierre de septiembre, Meta todavía tenía 17.780 millones de dólares pendientes de ejecución de los distintos programas de recompra de acciones ya autorizados. En términos generales, la empresa tenía 41.780 millones entre liquidez y equivalentes.

Caída en Bolsa. La cuestión es que, pese a estas masivas recompras de acciones, el precio no ha dejado de hundirse en Bolsa, con lo que el precio pagado en la mayoría de estas operaciones es ya muy inferior al actual valor en Bolsa de los títulos. Por ejemplo, en el primer trimestre de este año, Meta recompró acciones propias por 9.390 millones de dólares. En ese periodo de tiempo, el precio en Bolsa de la acción se movió en un rango entre un precio máximo de 338 dólares y un mínimo de 186 dólares. Ahora, la acción de Facebook cotiza por debajo de 100 dólares.

Precio medio. La publicación especializada Market Insider señala que, durante 2021, Meta adquirió 136 millones de acciones, con un precio medio cercano a 330 dólares por título. Igualmente, apunta que, desde 2017, ha destinado a recompras 91.000 millones de dólares, con un precio medio de 202 dólares por acción, lo que implicaría una pérdida de valor de 53.000 millones con respecto a su valor actual.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_