La crisis dispara el estrés financiero y crece un 150% la búsqueda de términos económicos en Google

Los principales problemas para el 58% de españoles son económicos

Los psicólogos advierten de que aumentan los pacientes por estrés financiero en las consultas

La crisis dispara el estrés financiero y crece un 150% la búsqueda de términos económicos en Google

La cesta de la compra sube el 7,3%, según el IPC de octubre; Funcas, el Banco de España, Airef y un puñado de instituciones de análisis económicos advierten sobre la más que probable recesión técnica para comienzos de 2023; el precio del gas disparado por la guerra entre Rusia y Ucrania. Son solo algunos de los temas candentes del año que han dado la vuelta al rumbo de la economía en lo que llevamos de 2022: De un rebote económico sin precedentes tras la pandemia a un escenario tormentoso.

Son hechos preocupantes y, efectivamente, los españoles lo están. El último barómetro del CIS indica que la crisis y los problemas de índole económica son la principal preocupación personal del 43,4% de los españoles, cerca de 13 puntos más que los registrados hace un año. Al sumar la preocupación por el paro, la intranquilidad económica alcanzó al 58,2% de la población en la última encuesta.

La inquietud se representa a la hora de tratar de entender conceptos que se han convertido en cotidianos. El equipo de Insights de Google explica que las búsquedas acerca de la inflación en España aumentaron un 150%. Frases como "¿qué es la inflación?" o "¿qué son los tipos de interés?" son las que más búsquedas han tenido desde principios de año.

Pero, más allá de comprender el término macroeconómico, los españoles quieren conocer a qué se debe este incremento de precios. Algo que, según Google, se ve reflejado en sus búsquedas: "por qué" en relación con "caro" ha aumentado un 20% en todo el mundo en los últimos seis meses. En España, esta búsqueda ha estado relacionada con el encarecimiento de los precios de la gasolina y la luz.

La ciudadanía sufre con tantos datos y conceptos sobre la mesa. Un informe publicado recientemente por la Asociación Americana de la Psicología estima que el 83% de los estadounidenses sufren estrés por el 8,2% de inflación que soporta el país y casi el 70% por la economía. Por otra parte el 57% que dicen que su principal fuente de estrés es conseguir dinero para afrontar sus gastos (como el alquiler o la hipoteca). Aunque aquellos hogares por debajo del umbral de la pobreza afirmaban en un 77% que afrontar sus gastos es el principal foco de estrés.

Mala salud económica

No existen informes concretos sobre estrés financiero en España, sin embargo, los expertos tienen claro que el país no es ninguna excepción. Mercedes Bermejo, vocal del Colegio Oficial de Psicología de Madrid, afirma que los efectos de la situación económica en la salud se notan en las consultas. La psicóloga asevera que cada vez más pacientes acuden a terapia por los efectos que tiene en su salud mental la subida de las hipotecas, de los precios de la energía o de los alimentos.

El estrés financiero impide llevar una vida normal. Bermejo sostiene que provoca mala alimentación, hábitos inadecuados, priva de actividades de ocio que, cuando cronifican, generan insomnio, depresión, alteraciones del sistema inmune o problemas cardiovasculares. En el caso de Estados Unidos, los psicólogos indican que el 46% de los menores de 35 años no pueden funcionar con normalidad en su día a día a causa del estrés.

Según aseguran desde BBVA Research, tener buenos conocimientos en el campo de las finanzas ayuda a rebajar los niveles de estrés causados por los asuntos económicos. Aunque hay otra solución "universal" para solventar la inquietud económica, según asegura el profesor de Sociología de la Universidad Pablo de Olavide Jose Manuel Echevarren: tener dinero. "Disponer de recursos económicos aumenta los niveles de satisfacción vital, aunque en forma de U invertida", es decir, llega un punto en el que tener mucho deja de ser un componente de felicidad. No está claro que tener mucho dinero sea más beneficioso que problemático, lo que sí es seguro es que tener pocos recursos es perjudicial para la salud.

Normas
Entra en El País para participar