De Alemania a Málaga para pagar menos luz: la crisis dispara el ‘turismo energético’

Hoteles y apartamentos detectan un fuerte incremento de reservas desde Reino Unido y Alemania huyendo de los altos precios del gas

Turistas en la playa de Morrojable (Fuerteventura)
Turistas en la playa de Morrojable (Fuerteventura)

La llegada de miles de jubilados europeos a Canarias, Málaga o Alicante en busca de un mejor clima para esquivar el duro invierno en Reino Unido, Alemania o Países Nórdicos no es nada nuevo. La diferencia con respecto a otros años es el elevado precio del gas, los planes de contingencia desplegados por esos países para reducir al máximo el consumo energético y el incremento sin precedentes del coste de la factura mensual de cada hogar.

En ese contexto, los hoteles han detectado un repunte de las reservas para estancias de larga duración, con una media de entre dos y tres semanas, ligadas a ese fenómeno. “Se han incrementado un 5% las reservas para períodos superiores a 21 días con respecto a 2019”, recalcan desde la hotelera balear RIU, que circunscribe el fenómeno a los 18 hoteles que tiene en Canarias, en plena temporada alta. El principal cambio que se ha producido en los libros de reservas ha sido el fuerte incremento de llegadas desde Reino Unido, que va a disputar a Alemania el primer puesto como mercado emisor.

Plazas aéreas

Y aquí ha tenido mucho que ver el importante aumento de capacidad aérea de la británica Jet2 para el archipiélago en invierno, con una oferta de 890.000 asientos, lo que supone un aumento del 15% con respecto al mismo período de 2019. “Son más de 280.000 asientos de diferencia con respecto al segundo, lo que nos permite mantener la cuota de mercado del 38% para vuelos desde Reino Unido a España logrados entre enero y septiembre”, remarcan desde la compañía. Por destinos, Tenerife será con toda probabilidad el más visitado, ya que se le han asignado 380.000 plazas, un 42,6% del total.

RIU ha constatado un alza del 5% en reservas de más de 21 días en sus hoteles canarios

Pero el fenómeno del turismo energético no solo se limita a Canarias. Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, la patronal hotelera de la Comunidad Valenciana, remarca que el fenómeno de las estancias de larga duración en invierno no es nuevo, aunque sí reconoce que han detectado un aumento de reservas para casas en campings y apartamentos. “La gran mayoría son jubilados, acompañados por nómadas digitales, que optan por pasar sus vacaciones en Alicante, lo que convierte a Benidorm en el centro neurálgico para los turistas en temporada baja. De los que vienen más del 90% son británicos”, asegura.

Montes enfatiza que esa tendencia anterior de estancias de larga duración ha sido una de las que ha permitido a Benidorm mantener la planta hotelera abierta durante el invierno. “Mientras que en el resto de destinos la estancia media en temporada baja es de siete días, en el caso de Benidorm suele ser de 30 días por el efecto de las estancias de larga duración”.

Desde Meliá destacan que si bien las reservas para enero están por debajo de las cifras de 2019, el patrón de reserva ha mutado, "ya que una parte muy importante de las reservas son de último minuto y se hacen como mucho con un mes de antelación". Pese a ello anticipan una temporada invernal muy buena, con una ocupación similar a la de 2019, pero muy por encima en precios .

Las reservas para alquiler de casas de Belvila by OYO por encima de 15 días crecen un 24%

TUI, el mayor turoperador europeo, constataba recientemente la tendencia de los viajes de larga duración en invierno desde el norte al sur de Europa, pero los justificaba por el teletrabajo y la flexibilidad horaria generalizadas tras la pandemia. “El segmento de los turistas de larga duración y de trabajo podría superar pronto el umbral de 100.000 personas. Con las nuevas opciones de oficina en casa y los modelos de horario de trabajo flexible se ha creado una clientela completamente nueva, que demanda paquetes de vacaciones y ofertas con todo incluido, ya que proporcionan seguridad en el precio”, aseguró Stefan Baumert, director ejecutivo de TUI Deutschland.

Las estancias de larga duración también han crecido con fuerza en los apartamentos. Belvilla by OYO, compañía de alquiler de casas vacacionales con una cartera de 40.000 viviendas en todo el mundo (1.500 en España, especialmente en Costa Brava, Costa Blanca, costa de Andalucía, Canarias y Baleares) también lo ha detectado. “Hemos identificado que existe una tendencia a reservar casas vacacionales para periodos más largos. Las reservas para estancias de una duración superior a 15 días se han incrementado un 24% anual. Solo las reservas de un mes han aumentado un 20% aproximadamente”, señala Serena Uberti, directora general de la compañía para el sur de Europa. En su opinión, esa tendencia puede explicarse por el teletrabajo, la experiencia de vivir en familia en un entorno diferente o contar con una estimación clara de los costes de su estancia. “Por el momento, resulta pronto para establecer si esta tendencia está ligada de manera directa al desarrollo del precio de la energía”.

Canarias se lanza a por los viajeros mayores de 55 años

Promoción. Canarias ha sido el primer destino español en lanzar una campaña internacional de promoción de la marca ‘Islas Canarias’ destinada a captar turistas europeos mayores de 55 años para estancias prolongadas durante el invierno con el fin de disfrutar de un mejor clima y ahorrar en su factura energética. Presentada hace dos semanas, la campaña hace hincapié en la necesidad de elevar las llegadas de ese colectivo. “En 2019 recibimos 131.000 turistas que en solo dos años han aumentado su gasto en destino desde los 2.866 euros de media por estancia a los 3.149 euros. Suponen una oportunidad global en Europa que debemos aprovechar para consolidar un modelo turístico más próspero y sostenible”, aseveró la consejera canaria de Turismo, Yaiza Castilla.

Peso. Los últimos datos revelan el peso creciente de los turistas mayores de 55 años en el conjunto de viajeros extranjeros recibidos en Canarias. En 2021 llegaron 4,5 millones de visitantes mayores de 55 años, un 34% de la demanda total, con una estancia media de 10,7 noches (frente a las 9 noches del resto de visitantes) y con una facturación de 5.360 millones, un 35,5% del total.

Objetivos. “Tenemos la base de clientes del segmento de edad y ahora aspiramos a fidelizarlos aún más para alargar su estancia y convertir a un porcentaje de estos turistas en una categoría superior, lo que supone que su estancia alcance las 55 noches de promedio”, explicó Castilla.

Normas
Entra en El País para participar