Energía

El gas mantiene su volatilidad y sube más de un 10%

El mercado aguarda más precisiones sobre el nuevo índice de referencia propuesto por Bruselas

El gas mantiene su volatilidad y sube más de un 10%

El precio del gas natural mantiene su tendencia al alza y alcanza un valor de 242 euros el megavatio hora (MWh) en el mercado de Países Bajos, lo que representa un aumento de más del 11% frente al cierre de ayer. Esta subida es la tercera de esta semana, pese a que el lunes el valor alcanzo un mínimo de 190 euros, la cifra más baja desde finales de julio.

La presidente de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, cargó el miércoles contra el uso del precio del gas en Países Bajos, conocido como TTF, como referencia única en el bloque. Las importaciones históricas de GNL a Europa, que han aumentado un 44% en las últimas semanas en comparación a 2021, no son tomadas en cuenta por el índice neerlandés. 

Los operadores energéticos mantienen la cautela frente a los otros planes de la Comisión Europea anunciados este miércoles, y valoran si estos esfuerzos serán suficientes para frenar los costes del combustible o si habrá consenso entre los 27 para medidas comunes. La propuesta de intervención del Ejecutivo Comunitario busca recaudar 140.000 millones de euros de las empresas de energía y petroleras, así como medidas para reducir la demanda en las horas de mayor demanda y potenciar la liquidez de las empresas vulnerables.

Bruselas no ha anunciado planes para aumentar el suministro de gas que importa, aunque sí ha destacado que las reservas alcanzan el 84% de la capacidad disponible. A pesar de haber alcanzado el objetivo propuesto en abril, el bloque aún continúa expuesto a lo que puede ser un invierno muy frío.

El presidente del regulador de Energía alemán, Klaus Mueller, ha advertido hoy que su país enfrentará “olas” de escasez de gas durante el invierno. Mueller ha reconocido que el factor central a tener en cuenta son las temperaturas extremas de este invierno, a la vez que ha declarado que Berlín no cuenta con un plan claro sobre que industrias podrían ver su consumo reducido.

Pero no todas son malas noticias para los países europeos. Noruega es uno de los claros ganadores de estos altos precios. El país nórdico ha logrado ingresos adicionales de 20.000 millones de euros debido a la disparada de los valores del gas, según cifras oficiales publicadas este jueves. El excedente comercial noruego ha aumentado más de un 37%.

La administración noruega ha intentado matizar las altas ganancias provocadas por la crisis energética que vive el continente y ha manifestado su compromiso con la UE. "A Noruega no le interesa que tengamos estas extraordinarias subidas del precio del gas", ha afirmado el primer ministro, Jonas Gahr Stoere este jueves. 

Normas
Entra en El País para participar