Operaciones

Los grandes del capital riesgo se lanzan a por Planasa con más de 1.000 millones

CVC, Partners, KKR, Permira y Bridgepoint, entre los interesados por entrar en la puja de Planasa

Los grandes del capital riesgo se lanzan a por Planasa con más de 1.000 millones

Los gigantes del capital riesgo desafían a una posible recesión y a la subida de tipos. Se lanzan a por la última joya del sector, Planasa. Su dueño actual es Cinven, al que previsiblemente empezarán a llegar ofertas por el líder mundial en frutos rojos durante las próximas semanas, según indican fuentes financieras. La valoración parte de los 1.000 millones de euros.

Cinven ha contratado a JP Morgan para poner orden en una puja a cara de perro entre los fondos. El fondo adquirió la compañía en 2017 de su fundador, Alexandre Pierron-Darbonne, quien aún retiene una participación minoritaria y ha sido presidente de la compañía navarra hasta 2020. Y pagó 450 millones en una subasta que ya fue competida en su momento. El fondo que pilota en España Jorge Quemada se impuso a CVC, Bain, PAI, que participaba en un consorcio junto a Alantra, y Ardian.

En esta ocasión el apetito del sector es incluso mayor, con algunos de los fondos que se quedaron descabalgados hace cuatro años de nuevo en la carrera. JP Morgan ya ha distribuido los primeros materiales sobre la compañía en el mercado, que han llegado a los posibles postores. Entre los fondos que ya han manifestado su interés en participar en el proceso están lo más grandes que operan en España. Según indican fuentes financieras, CVC, Permira, Advent, Bridgepoint, KKR, Carlyle, Partners y Bain han manifestado su interés en adquirir la compañía.

La posible venta de Planasa, por tanto, ya ha arrancado oficialmente. Estos fondos se encuentran actualmente analizando si presentar oferta por el gigante español agroalimentario. Y lo harán en las próximas semanas. El atractivo del sector y el tamaño que ha ganado la compañía en los últimos años hace prever a las fuentes consultadas que serán muchos los inversores que entren en la puja.

Tigruti ITG, el holding español con el que Cinven controla la compañía, obtuvo en 2021 unas pérdidas de 20,8 millones. Los ingresos, eso sí, se incrementaron hasta los 154 millones.

La compañía atribuyó estos números rojos a los efectos de 29,5 millones sobre el fondo de comercio de una reestructuración interna, procedente aún de la compra por Cinven, y el pago de 11 millones en concepto de endeudamiento con empresas del grupo. Sin contar estos efectos, la compañía registró un ebitda positivo de 44 millones. La firma afronta la venta, además, con una sana situación financiera. La deuda apenas alcanza los 16 millones y cuenta con 25,8 millones en caja.

Bajo la batuta de Cinven –el fondo que en España es dueño también de Tinsa, Hotelbeds, las franquicias de Burger King y la pata latinoamericana de Ufinet–, la compañía ha potenciado su perfil internacional. Está presente en más de 25 países y cuenta con 4.000 empleados. Entre sus principales mercados están, además de España, EE UU, China, Polonia, México, Rumanía, Italia, Francia, Países Bajos, Perú y Marruecos. Michael Brinkmann, un ejecutivo con una larga trayectoria en el sector agro, ha sido el encargado de pilotar la expansión de la compañía.

De acuerdo con sus últimas cuentas anuales, su principal mercado es el americano, que representó el 65% del total de sus ingresos en 2021. Le siguió España, con cerca de otro 60%. Mientras, el resto de países de la UE y África se reparten un 23% y un 12% y su incipiente presencia en Asia supone algo menos del 1% total del negocio.

El otro axioma con el que Cinven ha potenciado el crecimiento de la compañía ha sido la expansión a nuevos productos y el desarrollo de la innovación. Planasa data de los años 70 –fundada por la familia Darbonne junto a la CAN– y se dedicaba al cultivo de espárragos. De ahí se ha expandido al cultivo de ajo, pero su producto estrella son los frutos rojos. Es el líder mundial en el cultivo de fresas, arándanos, moras y frambuesas. Lo resistente del sector de la alimentación en etapas de turbulencia financiera y su perfil innovador son los principales argumentos que han hecho despertar el apetito de los fondos.

Un apetito voraz por el sector agro

Operaciones. La toma de Planasa por Cinven en 2017 fue el pistoletazo de salida por un gran interés del capital riesgo por el potente sector agrícola español. Si bien, ya otros fondos nacionales contaban entonces con empresas del sector en su portfolio, la de Planasa fue un antes y un después por ser la primera vez que un gran fondo internacional ponía los ojos por el sector primario español. Free­man Capital, el fondo del español Ricardo de Serdio, adquirió el año pasado The Natural Fruit Company, una compañía especializada en cítricos, a GPF. El propio expresidente de Planasa, Alexandre Pierron-Darbone, se ha aliado con este fondo para crear un vehículo especializado en los cítricos. Pero la gran compañía en manos del capital riesgo en el área de los cítricos es Citri&Co, una firma que construyó el fondo Miura Partners sobre los cimientos de Martinavarro.

ProA, por su parte, apostó por el cultivo de la uva sin pepita con Moyka. Y MCH, entre otro de los españoles de referencia, también ha optado por cítricos con Llusar. La familia francesa Edify y la española Sumarroca, fundadores de la firma, compraron en 2021 a Investcorp Agromillora, la firma especializada en el cultivo de olivo, por 325 millones.

Normas
Entra en El País para participar