Las empresas españolas se inspiran en Rafa Nadal para superar las adversidades

La preparación, flexibilidad para adaptarse a los cambios y una buena gestión del equipo, factores claves para afrontar los momentos complicados

Toni Nadal, durante su intervención en el Foro anual del Club excelencia en gestión.
Toni Nadal, durante su intervención en el Foro anual del Club excelencia en gestión.

Asegura Toni Nadal que preparó a su sobrino Rafael, como él llama a la estrella española del tenis, “para el día a día, no para la final de Roland Garros”. Que lo instruyó, en los años en los que estuvo a su lado en las pistas de todo el mundo, para fortalecer su carácter y que estuviera listo para cuando llegaran las adversidades, “sabiendo que vendrían muchos momentos complicados”. Es lo que ha transmitido este miércoles a un nutrido grupo de directivos españoles en el Foro anual del Club excelencia en gestión, que en su XXIX edición llevaba por título Creciendo ante la adversidad.

En las diversas charlas que han compuesto la cita organizada por esta asociación empresarial, fundada en 1991 con el objetivo de ayudar a mejorar la gestión en las organizaciones, presidentes, vicepresidentes y directores generales de diversas empresas han compartido sus impresiones sobre cómo se deben afrontar los tiempos turbulentos, como los que se están viviendo en la actualidad, y tratar de salir indemnes. La mayoría de los ponentes han coincidido con las palabras de Toni Nadal en que es básico estar preparados para los malos tiempos y no darse por vencido “ni poner excusas, que dan sensación de alivio, pero no ayuda a ganar”. “La gente que se queja es la que menos actitud para cambiar”, ha sostenido el entrenador.

Precisamente saber adaptarse al cambio y ser flexibles es una de las claves para afrontar las adversidades que más se ha repetido a lo largo de la jornada. “El mundo cambia a un ritmo vertiginoso y las empresas que más éxitos van a tener son las que mejor se adapten”, ha asegurado Jacinto Cavestany, director general de la consultora tecnológica Evolutio, poniendo como ejemplo los últimos años en los que se han sucedido una pandemia, la erupción del volcán de La Palma, la guerra en Ucrania y una crisis energética.

“Siempre pensamos que las crisis que vivimos nosotros son las peores, pero, por ejemplo, Corea del Sur, era el segundo país más pobre cuando terminó su guerra civil, no tenían nada. Y es un país que salió adelante porque tenían la determinación de hacerlo, no tenían otra opción. La autocomplacencia es el principal de los problemas”, ha afirmado Jaime de Jaraíz, presidente para España y Portugal de la compañía coreana LG. En su opinión, los latinos tienen una característica que, como la determinación, es clave para afrontar las adversidades: un mejor aguante de la frustración que los anglosajones.

En este coincide con Ignacio Babé, director General del Club excelencia en gestión. “Los españoles somos gente resistente, resilientes de naturaleza, que por las razones históricas que sean, estamos muy curtidos, aguantamos bien. Y eso también se nota en las pymes y en algunas grandes empresas. Pero es verdad que puedes luchar contra lo que conoces, contra lo que sabes cómo va a venir. Contra la incertidumbre, contra cosas que no controlas, como el precio de la energía, la situación se vuelve mucho más complicada”. En conversación con Cinco Días, Babé ha sumado a esos factores externos, otro problema de las empresas españolas. “Tenemos poca confianza como país en nosotros mismos. Y esto tiene mucho que ver con el tamaño de nuestras pymes y con lo poco que se agrupan para salir fuera. No como en Italia, Alemania o los del norte de Europa”.

Para superar los momentos de incertidumbre y problemas, otro de los elementos clave de los que se ha hablado reiteradamente en el foro es la gestión del equipo. “Lo más importante es escuchar a las personas. Ser honestos y transparente con lo que está sucediendo. Muchas veces tratamos de protegerlas de los malos momentos, cuando en realidad, son más fuertes de lo que creemos. Hay que contar con el equipo y pedirle que haga todo lo que pueda, pero no exigirle imposibles”, ha explicado a este medio Sari Mayoralas, directora gerente del Hospital Quirónsalud San José, que ha puesto como ejemplo los meses vividos durante la pandemia. “Hay que entender la empresa como una comunidad de personas y poner el liderazgo al servicio de ellas. Arrinconar la prepotencia, escuchar y tener la humildad de reconocer lo que no se sabe para encontrar una solución al problema. Con un equipo motivado, compenetrado y alineado se llevan las crisis de otro modo”, ha asegurado Pedro Saura, consejero delegado de Paradores.

 

Normas
Entra en El País para participar