Francia insiste: el MidCat no es viable

El gobierno de Emmanuel Macron plantea dudas de que esa infraestructura pudiera ser utilizada para transportar hidrógeno en el futuro

El presidente francés, Emmanuel Macron
El presidente francés, Emmanuel Macron Reuters

Francia quiere establecer "un marco común" con los jefes de Gobierno de España, Pedro Sánchez, y Portugal, António Costa, para futuras interconexiones energéticas con la península
ibérica, pero insiste en que un nuevo gasoducto por los Pirineos catalanes no tiene viabilidad ni medioambiental ni económica. Esta es la posición que se esforzó en subrayar este miércoles el Elíseo a menos de 24 horas de que el presidente francés, Emmanuel Macron, mantenga un encuentro con Sánchez y Costa en Bruselas, antes del Consejo Europeo.

Fuentes de la presidencia francesa adelantaron a la agencia de noticias EFE que esa posición "es constante y no ha cambiado" porque el proyecto MidCat  "no presenta viabilidad ni económica ni medioambiental". Esta fue la respuesta a las insistentes preguntas sobre ese proyecto, que España y Francia abandonaron en 2019, pero que tanto Madrid como Lisboa, respaldados por Berlín desde hace unos pocos meses, se esfuerzan en relanzar, con la oposición total de París.

Francia incide en que el MidCat no serviría para resolver la crisis actual por sus tiempos de construcción. Además, los técnicos franceses estiman que la infraestructura costaría varios miles de millones de euros que no se podrían rentabilizar y constituiría un contrasentido gastar todo ese dinero para una infraestructura dirigida a los hidrocarburos cuando la Unión Europea se ha propuesto dejar de utilizarlos antes de 2050.

Además, Francia plantea dudas de que esa infraestructura pudiera ser reversible en el futuro para ser utilizada para transportar el llamado hidrógeno verde, producido con energías renovables, como sostiene permanentemente España.

Las fuentes del Elíseo hicieron hincapié en que Francia busca "encontrar soluciones" de medio y largo plazo al problema energético, pero para eso "hay que ser pragmáticos y estratégicos". Una forma indirecta de señalar que hay que salir del bloqueo que genera el MidCat entre unos y otros y evaluar cuáles serían las opciones de nuevas redes eléctricas o de transporte de hidrógeno y empezar con "una discusión política" que tenga en cuenta que el paisaje energético ha cambiado de forma significativa desde la invasión rusa de Ucrania. "Es importante -señalaron- tener un marco común para plantear nuevas interconexiones".

Más allá de esta discusión trilateral, Macron tiene intención de seguir presionando en la cumbre de los Veintisiete para la puesta en marcha de un mecanismo inspirado en la llamada "excepción ibérica" para hacer bajar el precio de la electricidad. La Comisión Europea ya anunció este martes que estudia dos detalles técnicos sobre como esta medida podría aplicarse de forma comunitaria.

Normas
Entra en El País para participar