Prevén que el mercado único rebaje los precios

Madrid, París y Lisboa arrancan la unión energética europea

El acuerdo alcanzado entre los tres mandatarios busca reducir la dependencia de Rusia

En 2025 los miembros de la UE deberán alcanzar al menos un 10% de interconexión eléctrica

Hace ya 13 años, la Unión Europea, acordó en un Consejo Europeo celebrado en Barcelona, asumir el objetivo de que sus Estados miembros llegasen en 2025 un nivel de interconexiones eléctricas de al menos el 10% de su capacidad de producción. España, Francia y Portugal dieron ayer por la tarde un gran paso para conseguirlo en la cumbre sobre interconexiones energéticas en Europa, celebrada ayer en Madrid.

En el Palacio de la Moncloa se reunieron el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, el presidente francés, François Hollande, el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para firmar la Declaración de Madrid, un plan en el que se contempla diversas iniciativas y proyectos para aumentar la interconexión energética entre la península ibérica y Francia.

Para Rajoy, los compromisos firmados supondrán grandes ventajas para las empresas que verán reducidos sus costes energéticos; Europa, que disminuirá su dependencia en el suministro de zonas inestables; el medioambiente, al suponer un impulso de las energías renovables y, sobre todo, para los ciudadanos que tendrán acceso a una energía más barata.

Una constante de la rueda de prensa fueron las alusiones que se hicieron de forma velada a Rusia –sin mencionarla– y a la incertidumbre generada en las relaciones con ese país por el conflicto de Ucrania. Passos Coelho sí se refirió directamente a la inseguridad que supone la dependencia energética de esta nación. “La existencia de terminales de gas licuado en España y Portugal más los futuros proyectos de interconexión nos permitirán satisfacer la demanda del 40% que actualmente abastece Rusia a Europa”.

Por su parte, Hollande recordó que el mes pasado ya se puso en marcha una nueva línea de interconexión entre España y Francia, que duplicaba la capacidad existente. “Las próximas etapas podrán ser poner en marchas otras iniciativas en el Golfo de Vizcaya y en los Pirineos”. Además, avanzó que su ejecutivo y el de Rajoy han reiniciado el proyecto Midcat, un gasoducto que unirá Cataluña con el sur de Francia. “Vamos a comenzar los estudios necesarios para ver cómo podremos pasar a esta segunda fase de la obra”, anunció.

Hollande defendió asimismo el futuro de la energía nuclear y anunció la puesta en marcha de una comisión de estudios para lograr una mayor cooperación en el futuro entre las estatales Areva y EDF, tras las fuertes pérdidas registradas por la primera.

Los proyectos anunciados suponen un primer paso en el proceso para la consecución de un mercado único europeo. El presidente de la CE hizo un llamamiento al resto de los Estados miembros a unirse a este planteamiento.

En este sentido, el primer ministro portugués defendió que el mercado único de la energía hará más competitivas a las empresas europeas y los usuarios pagarán menos que con las infraestructuras del pasado. Esto se puede replicar a cualquier otro mercado.

Ante las reiteradas preguntas de los periodistas sobre las acusaciones del primer ministro griego Alexis Tsipras contra la actitud de España y Portugal hacia el Gobierno griego, los mandatarios europeos se defendieron negando cualquier tipo de compló “diabólico” para derrocarlo. Juncker, así lo corroboró. Además, apoyó a Rajoy al asegurar que España “ha comenzado a crecer”, si bien, consideró que el problema es “la elevada tasa de paro”.

Normas