Ribera afirma que en ocho meses estaría “operativo” un gasoducto por Cataluña hasta Francia

España podría incrementar entre un 20% y un 30% la exportación de gas en dos o tres meses a través de País Vasco, según la Ministra

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.rn
La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. EFE

La península ibérica se levanta como el eslabón fuerte energético de Europa en medio de la crisis de energía que vive el Viejo Continente por el chantaje de Vladímir Putin. Ante el interés de Alemania por incrementar la interconectividad gasística con España y Portugal, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, ha hecho gala este viernes del músculo español para aliviar la demanda energética del bloque comunitario, asegurando que en ocho meses podría estar operativo el gasoducto Midcat para enviar gas a través de Francia. 

En una entrevista con TVE, Ribera ha dicho que el proyecto del gasoducto que pasa por los
Pirineos catalanes (para la conducción del gas almacenado en España procedente de Argelia) podría estar operativo en "ocho o nueve meses" en el lado de la frontera sur hacia España, por lo que ha destacado que es "fundamental ir de la mano" con el Gobierno galo para acelerarlo.  "Tiene poco sentido que nosotros corramos mucho si, del lado francés, se convierte en un callejón sin salida", ha remarcado.

La ministra ha reconocido que la construcción del Midcat requerirá una "inversión muy importante", por lo que ha reclamado que, al tratarse de un proyecto que aliviará a las economías más importantes de la Unión Europea, el gasoducto reciba el financiamiento de Bruselas. En este sentido, Ribera ha valorado el potencial de esta infraestructura para ser parte del esqueleto energético del bloque comunitario a futuro: se prevé que su vida útil sea de entre 30 y 40 años y que por sus tuberías pueda pasar luego hidrógeno renovable.

Del gasoducto Midcat, que tenía una inversión prevista de 3.100 millones de euros, quedan por construir 226 kilómetros de tuberías desde Hostalric, en Cataluña, hasta Barbaira, en Francia, para completar la infraestructura que debe cruzar los Pirineos Orientales hasta llegar a la región francesa de Occitania. Su construcción, liderada desde 2008 por la española Enagás y la francesa Teréga (antigua TIGF), permitiría transportar 7.500 millones de metros cúbicos de gas natural cada año en ambas direcciones.

El proyecto ha recobrado el interés tras la iniciativa del canciller alemán Olaf Scholz de reimpulsar un gasoducto que conecte a la península ibérica con el resto de Europa, en un contexto de emergencia energética y el otoño a la puerta. Para Ribera, estas palabras son una muestra de que la interconexión gasista de España no es un asunto bilateral con Francia, sino algo que involucra a otros países comunitarios. Por ello, ha invitado a Alemania a formar parte de las reuniones de alto nivel que se mantienen en estos momentos con el país vecino.

Medidas para enfrentar el invierno

Para evitar un otoño y un invierno a oscuras, Ribera ha asegurado este viernes que la instalación de un compresor adicional en las interconexiones que ya existen en País Vasco con Francia podría elevar entre un 20% y un 30% la capacidad de exportar gas de España y ha señalado que su puesta en marcha podría estar lista entre dos o tres meses. 

En concreto, ha calculado que con esta medida España podría llegar a facilitar entre un 2% y un 2,5% del gas que se pueda consumir en el conjunto de la Unión Europea, siempre y cuando Francia pueda asumir este incremento para "evacuar el gas". 

Ribera ha asegurado que esta estrategia, junto con una mejor logística de los barcos metaneros, pueden ser soluciones a corto plazo para contribuir al abastecimiento de gas de Europa ante "el chantaje de Putin".

Para ello, la ministra ha resaltado la necesidad de fortalecer el “puente marítimo” de Gijón para recibir más barcos metaneros que transporten GNL hasta España y elevar el envío de gas por barco al resto del continente, como ha asegurado que ya ocurre con el puerto italiano de Livorno.

Normas
Entra en El País para participar