El gestor español que ha disparado un 521% su retorno en 16 años descifrando ‘Matrix’

Luis Bononato se ha convertido en uno de los mejores gestores del mundo

Luis Bononato, asesor del fondo Global Allocation.
Luis Bononato, asesor del fondo Global Allocation.

Luis Bononato (Madrid, 1970) está pescando atunes en las Islas Azores, celebrando el 80º cumpleaños de su padre. Está relajado. Y no es para menos. El fondo que asesora, Global Allocation (de Renta 4 Gestora) ha logrado una rentabilidad en lo que va de 2022 del 77%. "Es uno de los mejores fondos del mundo en septiembre, pero eso no es lo que me importa; lo verdaderamente importante es que quienes empezaron a invertir conmigo hace 16 años han multiplicado por seis el capital que pusieron", explica en conversación telefónica.

Efectivamente, la sicav que lanzó entonces y que luego se convirtió en fondo de inversión, acumula una rentabilidad del 521% (lo que equivale a más que sextuplicar la inversión, o un 11,7% anual), desde que se lanzó en 2006. En la actualidad maneja un patrimonio cercano a los 200 millones de euros, a través del mencionado fondo y de la sicav Remellan Global Allocation.

Además, ha alcanzado un acuerdo con Renta 4 para asesorar el fondo de inversión libre luxemburgués Valor Absoluto SCA SICAV-RAIF, que le dará más libertad y con el que espera lograr aún mejores retornos. "Los fondos de inversión convencionales tienen demasiadas restricciones regulatorias, que con este nuevo vehículo ya no tendremos".

Global Allocation es el segundo mejor fondo de inversión de todo el mundo en 2022. Tan solo por detrás de Crispin Odey, un gestor de fondos británico que se ha hecho de oro apostando contra los bonos y la divisa de Reino Unido. "Efectivamente, Odey nos gana este año, pero en parte porque él opera como un 'hedge fund' y tiene más flexibilidad al invertir. Pero si ves la rentabilidad media anual en los últimos tres años, él ha hecho un 29% mientras que yo he logrado un 33%. Desgraciadamente, se habla muy poco del talento inversor español", se queja.

La gran incógnita para quien se acerca a la figura de Bononato es: ¿cómo es posible que logre una rentabilidad del 77%  en el peor año para la inversión de las últimas décadas? Su estilo de inversión es lo que se llama en la jerga arbitraje de convexidad. Consiste en identificar pares de bonos (por ejemplo, deuda alemana a 10 años, junto con deuda estadounidense a 2 años) para explotar las ineficiencias en su valor relativo. Se habla de convexidad porque en la inversión en renta fija es muy importante las pendientes que tienen las curvas y los puntos de inflexión. Para un profano, la hazaña de Bononato equivale a resolver Matrix.

"Sé que mi estilo de inversión puede resultar complejo. Pero al final, lo que trato es de identificar qué tipos de activos están baratos, o caros, y aprovecharme de ello. Ya sea invirtiendo en bonos de compañías, derivados que reflejan la evolución de los tipos de interés, instrumentos de volatilidad...", explica Bononato.

La gran jugada de los últimos años ha sido huir como de la peste de la Bolsa y los bonos, al considerar que estaban muy sobrevalorados. El instrumento que ha utilizado son las opciones sobre contratos de permuta financiera (swap options, en esta jerga de Matrix financiero). El mercado le ha acabado dando la razón. "Veía que acabaría disparándose la inflación y subiendo los tipos de interés con fuerza, pero los inversores del fondo han tenido que ser muy pacientes, porque hemos pasado años sin ganar nada cuando toda la Bolsa subía". Efectivamente, entre 2017 y 2021, Global Allocation registró pérdidas.

El gestor trabajó durante años en la mesa de tesorería, divisas y renta fija de varios bancos (Dresner Bank, Banco Exterior, Argentaria, Deutsche Bank...). En 2006 decidió vender varios inmuebles -"me parecía que ya estaban carísimos"- y optó por empezar a gestionar mi dinero y el de varios amigos y colegas de profesión a través de una sicav. A los dos años, dejó el trabajo en banca para dedicarse en exclusiva a la inversión.

En su cartera actual mantiene su arbitraje de convexidad (sea lo que sea que quiere decir eso). Tiene, entre otros muchos activos, opciones sobre swaps de bonos austriacos a 100 años. "La tesis general es que los tipos van a seguir subiendo pero, en caso de que empiecen a bajar antes de lo que espera el mercado, vamos a ganar mucho dinero".

Bonanto defiende la importancia de tener un criterio independiente, y no depender de lo que pase en un activo concreto. Durante periodos de dos o tres años, un cierto activo (ya sea las compañías petrolíferas, las tecnológicas o las pequeñas y medianas compañías de Indonesia) puede tener un momento de boom. La gran prueba para un inversor es mantener la consistencia a muy largo plazo. "Y eso es lo que hemos conseguido", se despide Bonanto mientras sube al barco que le llevará a pescar atunes con su padre.

Normas
Entra en El País para participar