El valor de los gemelos digitales: adelante, los clones

Dan a los negocios datos clave sobre los efectos de sus decisiones, sin necesidad de aplicarlos en el mundo real

Imaginemos un producto, una empresa o incluso una ciudad que tuviese una réplica de sí misma, digital, online y en tiempo real. Cuantos más datos se introduzcan en esa réplica, más se parecerá a su gemelo del mundo real.

El comportamiento de esta réplica al introducir cambios en sus componentes y procesos, al variar su entorno o interrumpir sus cadenas de su suministro, proporciona a los negocios información muy granular respecto a los efectos que tendrán las decisiones tomadas sobre sus operaciones, sin necesidad de tener que impactar a su contrapartida del mundo real. Esto es lo que se conoce generalmente como gemelos digitales, un fenómeno que los proveedores de tecnología en la nube están haciendo más accesible.

En su forma más sencilla, crear un gemelo digital permite a los negocios obtener información en tiempo real sobre los procesos operativos y el equipamiento. Al siguiente nivel, también les permite ejecutar escenarios y probar productos u operaciones en fábricas, combinando los sistemas de datos existentes en una visión 3D para encontrar nuevas formas de optimizar la eficiencia, aumentar la productividad y mejorar el rendimiento.

El empleo inteligente de los gemelos digitales puede acercar las funciones de ingeniería a las realidades operativas y de fabricación, descubriendo eficiencias y respuestas en la línea de producción de un aerogenerador o los componentes de un coche de carreras, por ejemplo.

Pero los gemelos digitales también aportan a los negocios globales y otras partes implicadas los datos que requieren para resolver retos complejos del mundo real en sectores tan diversos como la fabricación, sanidad, infraestructuras, deporte y transporte espacial.

Hasta la fecha, las primeras aplicaciones de gemelos digitales han sido muy personalizadas y tan solo resultaban económicamente rentables en casos de uso con un valor muy elevado, como plantas eléctricas o industriales.

A lo largo de los próximos años, esperamos que esta tecnología se encuentre disponible de forma más generalizada, lo cual impulsará su adopción en un amplio espectro de casos de uso de visualización contextual cotidiana. Se trata de un mercado en crecimiento absolutamente innegable; de hecho, los analistas de Markets and Markets han estimado que representará 48.200 millones de dólares en 2026.

Gemelos para triunfar

Los gemelos digitales ya se están utilizando en una amplia gama de aplicaciones, incluido el diseño de ingeniería de equipos complejos, robótica, mantenimiento preventivo, operaciones de instalaciones industriales, medicina de precisión, agricultura digital, fabricación, planificación urbana y, más recientemente, aplicaciones de tipo metaverso, además de comenzar su andadura en otros sectores: ciencia, medicina, ingeniería y farmacéutica. En su extremo más ambicioso, algunos proyectos buscan crear gemelos del cerebro humano e incluso de seres humanos completos.

Actualmente, muchos negocios están en fases iniciales de su progreso hacia los gemelos digitales. Los estudios del equipo EMEA de información sobre la fabricación de IDC han revelado que los tres retos principales que afrontan los fabricantes en términos de gestión y análisis de datos incluyen el conseguir recabar datos en tiempo real, obtener herramientas y plataformas adecuadas, y una escasez de experiencia relacionada con la ciencia de datos, incluyendo inteligencia artificial y aprendizaje automático.

El camino hacia un futuro sostenible

Las compañías con activos de gran valor, como edificios, barcos, aeronaves y equipamiento pesado, están utilizando gemelos digitales para obtener información en tiempo real sobre el estado de dichos activos, a menudo empleando machine learning para predecir las necesidades de mantenimiento y preparar respuestas de forma proactiva.

Las empresas de fabricación y servicios están empleando gemelos digitales para conectar a sus trabajadores y proporcionar una mejor conciencia situacional en casos de alerta, degradación del rendimiento y situaciones de seguridad, al reducir la cantidad de conocimiento tribal requerido para gestionar las líneas de producción de forma eficiente. Los gemelos digitales también pueden encontrar formas de reducir el uso y el desperdicio de recursos, y mejorar las operaciones del almacén.

La tecnología en la nube se puede utilizar para crear gemelos digitales de sistemas del mundo real. Las herramientas que facilitan este uso, como el marco de conexión, el generador de modelos y el compositor de escenas, unifican un mundo 3D con datos enriquecidos procedentes del internet de las cosas, para crear gemelos operacionales de activos, procesos e incluso cadenas de suministro.

En tiempos de volatilidad, la planificación puede resultar difícil. Pero ya se trate de un producto, empresa o país, el auge de los gemelos digitales elimina riesgos desconocidos y ofrece un espacio seguro para la experimentación, cambios rápidos y preparación, reduciendo el impacto de los sectores altamente dependientes de los recursos sobre las personas y el planeta.

Michael MacKenzie es director general de AWS Enterprise & Industrial IoT