El empoderamiento a través de las marcas

Cada vez más empresas lanzan iniciativas en apoyo a colectivos vulnerables

Concienciar sobre la violencia de género, el cambio climático o la LGTBIfobia son algunos de sus objetivos

Imagen promocional de la iniciativa ‘Proud Allies for All’ de Nyx.
Imagen promocional de la iniciativa ‘Proud Allies for All’ de Nyx.

Si controla el aspecto que tienes, siente celos de todo lo que haces o viola tu intimidad fisgoneando en tu teléfono, no es amor, es abuso. Estas son algunas de las nueve señales de alarma clave que forman parte del proyecto #ElAbusoNo­EsAmor, en el que Yves Saint Laurent Beauté se ha unido a la Fundación Ana Bella para ayudar a combatir la violencia de género en la pareja. “Gracias a este programa de sensibilización, personas como yo, que pedí ayuda, salí y hoy en día tengo una vida feliz, damos testimonios destinados a los jóvenes que tienen muy estereotipada la violencia de género. Contamos ejemplos muy cotidianos para que puedan verlo reflejado en ellas mismas o en personas de su entorno”, explicó este jueves la trabajadora social de la fundación Carmen Rodríguez, durante un encuentro organizado por L’Oréal España.

Varias expertas debatieron sobre el poder de las marcas a la hora de ayudar al empoderamiento de las personas, algo que la firma anfitriona conoce de primera mano. Así lo demostró la directora de programas sociales en Fundación Tomillo y responsable del programa Embellece tu futuro de L’Oréal España, Marta Martínez. La propuesta, que ya ha contado con más de 400 participantes, se centra en impulsar la empleabilidad de personas en riesgo de exclusión social mediante su formación como asesores profesionales de belleza.

Este septiembre, además, arranca una nueva edición piloto orientada a refugiados de habla no hispana. “Hemos actualizado el contenido para que les permita adaptarse a la situación cultural actual del país y al idioma. El objetivo principal es poner el foco en un acompañamiento psicológico personalizado, dada la situación que están viviendo, y que tengan las competencias necesarias para desarrollarse no solo en el trabajo, sino en su nueva vida”, aseguró.

Una idea similar, pero comprometida con el colectivo LGTBIQ+, es la que llevó a la empresa de cosméticos Nyx a lanzar este 2022 la iniciativa Proud Allies for All. Concretamente, la marca y la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+) han lanzado un programa de becas de formación destinadas a mejorar las oportunidades de empleabilidad de las personas que pertenecen al colectivo trans.

Cartel del proyecto ‘ElAbusoNoEsAmor, de YSL.
Cartel del proyecto ‘ElAbusoNoEsAmor, de YSL.

Jey Ynojosa es una de las beneficiarias del programa, en el que dijo que, además de recibir formación en maquillaje y peluquería de mano de grandes profesionales (a lo que ahora se dedica de manera autónoma), también estudió las claves empresariales para desenvolverse en el mundo laboral. “Aprendíamos sin exclusión y sin hablar de géneros, era todo muy fluido y cómodo”, agradeció Ynojosa.

Para Rodríguez, sensibilizar y formar al público para que empiece a actuar es tan importante como la propia prevención y las compañías juegan un papel fundamental en ese sentido. “Igual que se hacen cursos de prevención en riesgos laborales, se pueden hacer cursos de prevención en violencia para que los compañeros estén perfectamente capacitados para detectar situaciones en su entorno, al fin y al cabo pasan ocho horas diarias juntos. Así la empresa se convierte en un espacio seguro donde se puede actuar”, detalló.

Ese propósito de concienciar a la sociedad se puede conseguir de muchas maneras. L’Oréal, por ejemplo, organiza anualmente los Premios L’Oréal-Unesco a Mujeres en Ciencia, unos galardones dotados con becas de 15.000 euros que buscan visibilizar y reconocer la labor de las mujeres en este campo. La investigadora del Instituto de Ciencias del Mar Cristina Romera obtuvo el premio International Rising Talent en 2020, lo que la convirtió en la séptima española que recibe una de estas becas en los 24 años de historia del programa. “Aparte del apoyo económico, que siempre es muy necesario porque hay poco dinero para la investigación, tuvimos cursos de liderazgo, negociación, de cómo hablar con los medios… son herramientas que nunca habíamos tenido y nos van a servir mucho en el futuro”, reconoció Romera.

Por un lado, ese reconocimiento le ha permitido transmitir su mensaje de concienciación sobre la contaminación de los océanos y, por otro, ha propiciado que la elijan como modelo a seguir en muchas escuelas, en las que ahora da charlas. “Ha sido una manera de llegar a gente que no es científica y un altavoz de mi trabajo y de mí como científica”, afirmó. De hecho, en mayo publicó el libro AntropOcéano. Cuidar los mares para salvar la vida, donde invita al lector a “despertar y actuar”.

El cambio climático, la violencia de género, la LGTBIfobia, la migración forzosa... Martínez considera que “ante problemas complejos, se necesitan soluciones creativas y colaborativas”. La responsabilidad de las empresas, dijo, es encontrarlas.

Normas
Entra en El País para participar