El 45% de los jóvenes españoles adquirió una falsificación en el último año

La Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) lanza una campaña en redes sociales para visibilizar este problema

Fotografía sobre el desmantelamiento de una red que distribuía joyas falsas.
Fotografía sobre el desmantelamiento de una red que distribuía joyas falsas.

El consumo de productos falsificados entre los jóvenes españoles es una realidad que no deja de aumentar en los últimos años. Según los últimos datos publicados por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO, por sus siglas en ingles), el 45% adquirió a propósito una falsificación de cualquier tipo. El dato de España se sitúa por encima del 37% de la media europea, que en 2019 tan solo era de un 14%.

Del mismo modo, la compra no intencionada de productos falsificados se situó también en el 37%, y los encuestados reconocieron las dificultades para distinguir los productos auténticos de los falsos. Por su parte, casi la mitad (48%) dijo no haber comprado tales productos o reconoció no saberlo con seguridad.

Según los datos, los productos falsificados que suelen comprar deliberadamente los jóvenes por volumen son ropa y accesorios (17%), seguidos del calzado (14%), los dispositivos electrónicos (13%) y los productos de higiene, cosméticos, cuidado personal y perfumería (12%).

Las pérdidas anuales debido a las falsificaciones solo en España en 2020 se elevaron a 6.766 millones de euros, lo que equivale al 10,6% de la facturación de los 11 sectores más afectados. El textil en España dejó de ingresar 3.808 millones (el 14,9% del total), seguido de los medicamentos que perdió 853 millones (4,5%) y de los cosméticos, con 839 millones en negativo (14,1%).  Además, esta práctica contribuyó a la pérdida de 53.467 empleos, según la EUIPO.

El estudio revela que los factores que impulsan la adquisición de falsificaciones son, principalmente, los precios y la disponibilidad, aunque las influencias sociales, como la familia o los amigos están ganando terreno. Quienes compran estos productos argumentar que no perciben ninguna diferencia entre los artículos originales y los falsificados. Uno de cada 10 encuestados mencionó recomendaciones de personas influyentes o famosas.

Desde la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) y la Oficina Española de Patentes y Marcas, O.A. (OEPM), han puesto en marcha una campaña llamada "Por tu salud y por tu dignidad. Compra original, compra auténtico", que a través de vídeos en las redes sociales busca visibilizar y concienciar a la sociedad sobre los efectos de la adquisición de estos productos falsificados.

El director general de Andema, Gerard Guiu, advierte de las consecuencias: "El daño es, primero, para la marca, segundo para el consumidor, que se encuentra sin ninguna protección ante el fraude, y luego para la sociedad en su conjunto, pues cuando no se pagan impuestos nos repercute a todos".

En la lucha contra estas falsificaciones, Guiu comenta que Andema colabora "muy de cerca" con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para frenar la entrada de estos productos. Además las marcas comparten con ellos las problemáticas y novedades en las falsificaciones de sus artículos para tener un control más exhaustivo.

Normas
Entra en El País para participar