¿Estamos al final de un superciclo del petróleo?

Es probable que la volatilidad se mantenga hasta que baje la presión inflacionista, pero la dinámica sigue favorable a los precios del crudo

En dos ocasiones durante el mes de julio, el WTI (West Texas Intermediate) se ha situado por debajo de los 100 dólares el barril por primera vez desde abril, a medida que crecen los temores de una profunda recesión, se fortalece el dólar y aumenta el número de casos de Covid en China, el segundo mayor consumidor de petróleo del mundo. En su informe de julio, la Administración de Información Energética de EE UU subrayaba que 2022 será el primer año desde 1999 en que el crecimiento del consumo de petróleo en los países de la OCDE supere al de los países que no pertenecen a ella. En todo el mundo, los bancos centrales tendrán que subir los tipos de forma agresiva para luchar contra la inflación. Deben enfriar la demanda hasta que las presiones inflacionistas disminuyan. En consecuencia, los inversores en petróleo han recortado sus posiciones largas netas desde junio.

Sin embargo, los fundamentales siguen siendo sólidos: déficit de oferta de la OPEP+, inventarios reducidos, disminución de la capacidad sobrante, elevados márgenes de refino impulsados por la demanda estacional y la interrupción de las exportaciones rusas. Los futuros se mantienen muy a la baja (el precio de los futuros está por debajo del precio spot o al contado), lo que teóricamente es alcista para el precio al contado. El 18 de julio, el precio al contado del Brent se recuperó hasta en torno a los 106 dólares, mientras que los futuros del crudo Brent para diciembre se situaron ligeramente por debajo, en 96 dólares el barril. Los precios del crudo Brent físico se han disparado hasta alcanzar su máximo desde 2008, según Bloomberg.

La demanda mundial de petróleo sigue creciendo. Los analistas de la Agencia Internacional de la Energía y de la Administración de Información Energética de EE UU esperan que la demanda mundial de petróleo aumente en al menos 2 millones de barriles diarios (b/d) en 2023, hasta 101,3 millones de b/d y 101,6 millones de b/d respectivamente, con lo que volvería a superar el nivel de 2019. La OPEP es más optimista y espera un aumento de la demanda mundial de petróleo de 2,7 millones de b/d. El crecimiento de la demanda estará liderado por una fuerte tendencia al alza en los países no pertenecientes a la OCDE, concretamente en Asia, donde el crecimiento está impulsado por un repunte de la demanda de queroseno.

Evidentemente, la desaceleración de la actividad económica podría provocar alguna revisión a la baja en el futuro. Sin embargo, históricamente, la demanda de petróleo solo se ha contraído en las peores recesiones mundiales. Según JP Morgan, con la excepción de la recesión impulsada por el Covid en 2020, la demanda anual de petróleo nunca se ha contraído en más de 3,0 millones de b/d en un año. Entre todos los años en los que la demanda de petróleo se redujo de un año a otro, el 60% de las veces la caída de la demanda se limitó a menos de 1 millón de b/d, y el 20% de las veces se redujo entre 1,5 y 2 millones de b/d.

Por el lado de la oferta, los analistas prevén una producción limitada de los países de la OPEP y una mayor oferta de los productores no pertenecientes a ella, impulsada por EE UU. Los países de la OPEP+ siguen ofreciendo aumentos de la oferta inferiores a las cuotas mensuales de producción, a pesar de que los precios del petróleo se han estabilizado en torno a los 105 dólares desde principios de año. Los 10 productores del grupo OPEP+ produjeron 24,8 millones de b/d, es decir, 1 millón de b/d por debajo del objetivo de la OPEP para junio. Es probable que la incapacidad de aumentar la producción continúe, dado el deterioro de las infraestructuras y los años de escasas inversiones. Solo Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos tienen suficiente capacidad de reserva para bombear más. Según la Agencia Internacional de la Energía, su reserva combinada podría descender a solo 2,2 millones de b/d en agosto con la eliminación total de los recortes récord de la OPEP+. Arabia Saudí produce actualmente alrededor de 11 millones de b/d, y ha declarado una capacidad máxima sostenible de 12 millones de b/d. Alcanzó los 11,5 millones de b/d una vez, en abril de 2020. Además, a pesar de sus conversaciones, EE UU e Irán no han logrado restablecer el acuerdo nuclear iraní.

En EE UU, la producción se mantiene en torno a 1 millón de b/d por debajo del máximo anterior a la pandemia. La presión de los inversores para mantener la disciplina de capital es la principal razón por la que los productores de petróleo que cotizan en Bolsa están conteniendo el crecimiento a pesar de los altos precios del crudo. Las cinco mayores petroleras del mundo tienen previsto invertir 81.700 millones de dólares este año, la mitad de lo que gastaron en 2013. La inflación, los problemas de la cadena de suministro, la escasez de mano de obra y la menor actividad de los operadores también han limitado el crecimiento de la producción. Después de 11,6 millones de b/d en el primer semestre de 2022, la Administración de Información de Energía de EE UU espera que la producción de crudo estadounidense aumente a una media de 12,2 millones de b/d en el semestre actual y a 12,8 millones de b/d en 2023, lo que superaría el anterior récord anual, establecido en 2019. El aumento de la producción de gas natural asociado de la cuenca del Pérmico, la mayor cuenca productora de petróleo de EE UU, también supone un riesgo a la baja para su producción de crudo en los próximos meses.

Los inventarios mundiales de petróleo continúan siendo extremadamente bajos. Las reservas de la industria de los países de la OCDE se han recuperado ligeramente, gracias a las importantes cesiones de reservas por parte de los Gobiernos (que está previsto que finalicen en octubre), pero siguen estando casi 300 millones de barriles por debajo de su media de cinco años. Además, la reducción de la oferta será un reto, ya que el embargo de la Unión Europea sobre el petróleo ruso entrará en vigor a finales de año. Según la Agencia Internacional de la Energía, las exportaciones rusas de petróleo cayeron en junio en 250 000 b/d, hasta los 7,4 millones de b/d, el nivel más bajo desde agosto de 2021.

En general, es probable que la volatilidad de los precios del crudo continúe hasta que disminuya la presión inflacionista, pero la dinámica sigue siendo favorable a los precios del petróleo, es decir, las curvas de futuros siguen en backwardation.

Audrey Bismuth es analista de macroeconomía global de La Française AM