_
_
_
_
_

Confiamos que la inflación de EEUU se estabilice durante el verano

La Reserva Federal moderará el ritmo de subidas de tipos

SINTRA (PORTUGAL), 29/06/2022.-El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, junto a la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, en el foro anual de banca central que el Banco Central Europeo (BCE) celebra en Sintra (Portugal).- EFE/BCE/SOLO USO EDITORIAL/ SOLO USO PERMITIDO PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA/ (CRÉDITO OBLIGATORIO)
SINTRA (PORTUGAL), 29/06/2022.-El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, junto a la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, en el foro anual de banca central que el Banco Central Europeo (BCE) celebra en Sintra (Portugal).- EFE/BCE/SOLO USO EDITORIAL/ SOLO USO PERMITIDO PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA/ (CRÉDITO OBLIGATORIO)BCE (EFE/BCE)

La debilidad económica en el continente europeo es particularmente evidente frente a EEUU, donde la creación de empleo se mantiene a niveles no vistos desde la II Guerra Mundial, con su sector servicios resistente. Incluso la balanza comercial de EEUU puede haber mejorado, mientras que la de Alemania ido en dirección opuesta -en mayo ha mostrado un primer déficit mensual desde 1991-.

Confiamos que la inflación de EEUU se estabilice durante el verano

El caso es que EEUU, a pesar de datos débiles por las encuestas de empresas y consumidores, ha mostrado sólido empleo en junio. Las nóminas no agrícolas crecieron en 372.000 y la tasa de desempleo se mantuvo en 3,6%, por cuarto mes. Sorprendentemente, la tasa de participación de la población activo se redujo al 62,2%. A dónde se han ido los trabajadores es un misterio, especialmente ahora que el apoyo fiscal por Covid se ha desvanecido y hay señales de que los trabajadores de bajos ingresos se están quedando sin ahorros. Sea lo que sea, aunque el estancamiento de la tasa de desempleo a bajos niveles a menudo presagia recesión, todas las recesiones modernas en EEUU han venido precedidas por una marcada desaceleración de las nóminas no agrícolas y las cifras de junio sugieren lo contrario. Incluso el crecimiento salarial en junio es relativamente moderado, 0,3% intermensual, siendo difícil ver una espiral salarios-precios. Por tanto, confiamos que la inflación de EEUU se estabilice durante el verano, antes de caer bruscamente a finales de año.

La Reserva Federal moderará el ritmo de subidas de tipos tras el verano

Con todo, los mercados esperan que la Reserva Federal suba tipos de interés otro 0,75% este mes. Recientemente, ha puesto más énfasis en las encuestas de consumidores, en lugar del aumento de los salarios, pero la sólida cifra de empleos implica que seguirá centrada evitar que las altas expectativas de inflación arraiguen. Además, sus alzas de tipos de interés también dependen de los precios de las materias primas, en particular el petróleo, a pesar de una larga tradición de ignorar su volatilidad como algo fuera del control de la política monetaria. Así que es probable el aumento de sus tipos de interés en 0,75% en la reunión del 27 de julio. Incluso podría anticipar alzas de tipos y subirlos de nuevo 0,5% en septiembre, terminando su ciclo de subidas antes de finales de 2022 .

Pero seguimos pensando que moderará el ritmo de subidas de tipos de interés tras el verano, a 0,25% de septiembre a diciembre, hasta un máximo de 3,25%. Hay que tener en cuenta que los datos económicos de EEUU pueden continuar erosionándose y extendiéndose al empleo. Más aún, nuestro escenario es que EEUU experimente una leve recesión económica a principios de 2023 y hemos revisado a la baja nuestras previsiones de crecimiento de su PIB a 1,9%en 2022 y menos 0,4% en 2023.

Además, esperamos que la euro zona crezca 0,8 % en 2023, con una recesión técnica leve entre el cuarto trimestre este año y el primero del que viene. Sin embargo China se está recuperando gradualmente de los estrictos confinamientos por Covid y su crecimiento puede acelerarse al 5% en 2023. En otras cosas en los últimos meses Beijing ha suavizado la intervención regulatoria que comenzó a finales de 2020.

Neutrales en renta variable

Aunque las cadenas de suministro pueden estar en recuperación, los mercados de materias primas siguen inestables, mientras que las estimaciones de beneficios apenas se han reducido. La temporada de resultados del segundo trimestre comienza y los bancos estadounidenses van a ser indicativo de la fortaleza de los préstamos y resistencia del consumidor. A ello se añade que los inventarios son cruciales. Las empresas que han acumulado excesivas existencias por cuellos de botella del suministro los últimos dos años pueden enfrentarse a liquidaciones con descuentos, lo que puede ayudar a controlar la inflación.

De manera que, con alguna excepción, sobre todo respecto al defensivo mercado suizo, nos mantenemos neutrales en renta variable. En precio/beneficios esperados las acciones de EEUU cotizan con prima respecto a sus equivalentes europeos, incluso ajustando diferencias sectoriales, pero nos mantenemos neutrales tanto en renta variable europea como estadounidense.

Acciones de crecimiento de calidad y dividendos

Ahora bien, los precios de las acciones son cada vez más atractivos y mantenemos el interés en las de crecimiento de calidad y de dividendos. En concreto, estamos relativamente tranquilos respecto a la salud de los bancos estadounidenses, que continúan pagando mucho efectivo a los accionistas. Por su parte los bancos de la euro zona se enfrentan a numerosos desafíos, aunque las agresivas subidas de tipos de interés BCE ayudarán a aumentar los márgenes. En cuanto a acciones de consumo, sobre todo discrecional, la principal incertidumbre es el margen de tolerancia de los consumidores a los aumentos de los precios.

Sobre ponderamos acciones de China

Además, hemos pasado a sobre ponderar acciones de China tras más de 18 meses. Las acciones chinas se están comportando mejor a medida que reabre su economía y estas acciones pueden ser atractivas si otros mercados permanecen deprimidos. Es previsible que las políticas de estímulo reaviven su crecimiento la segunda mitad y en 2023. De hecho, es posible que, si se mantiene su aceleración económica, aumentemos la posición en acciones chinas con el tiempo.

Positivos en deuda empresarial asiática grado de inversión

Las rentabilidades a vencimiento de los bonos a largo plazo pueden seguir volátiles y estamos neutrales en los gubernamentales de mercados desarrollados, aunque infra ponderamos bonos de la periferia de la euro zona, ya que no esperamos que la lucha del BCE contra la fragmentación de la deuda vaya a ser un lecho de rosas. En alta rentabilidad los diferenciales de rentabilidad a vencimiento respecto a deuda del Estado aún no descuentan completamente riesgos de recesión y, a medida que las condiciones financieras se endurecen y las tasas de impago aumentan, infra ponderamos esta clase de activo, aunque estamos menos pesimistas respecto a deuda grado de inversión. También estamos positivos en deuda empresarial asiática grado de inversión. Su prima se ha reducido, aunque sigue atractiva respecto a riesgos. Además el repunte en China ayudará a las monedas asiáticas.

Por su parte los precios de las materias primas están empezando a reflejar riesgo de recesión. Una excepción es el gas europeo, ya que Rusia cierra progresivamente grifos y no se puede excluir mayor interrupción. En cuanto al petróleo crudo, la reapertura china puede compensar la desaceleración de las economías desarrolladas y el Brent situarse alrededor de 110 dólares el barril para final de este año.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_