Entrevista al CEO global del gigante farmacéutico

Kevin Ali (Organon): “Los temas de salud de la mujer deben tener preferencia”

El CEO de esta cotizada, escisión del gigante MSD, afirma que España debe acelerar el acceso a nuevos medicamentos. “España es uno de los cinco territorios más importantes en el grupo”

Kevin Ali en Madrid, la pasada semana.
Kevin Ali en Madrid, la pasada semana.

Organon nació el pasado año como una escisión del gigante farmacéutico MSD (Merck, Sharp & Dohme) con el foco en tratamientos para la salud de la mujer. MSD encargó el proyecto a Kevin Ali (Oakland, EE UU, 1960), un veterano directivo que había sido jefe de su negocio internacional y quien actualmente ejerce como CEO de la spin-off. La nueva empresa cuenta con una capitalización cercana a los 8.300 millones y factura más de 6.000 millones al año. La compañía cuenta también con una división de marcas establecidas (productos con patente agotada) y de biosimilares (fármacos biológicos a semejanza de los genéricos).

¿Por qué es necesaria una farmacéutica especializada en la salud de la mujer?

Cuando estaba creando la compañía, me di cuenta de que había más oportunidades como empresa para tener éxito si ampliábamos la cartera de productos para la salud de la mujer. Hay investigaciones muy interesantes en el mundo que carecen de capital y podemos ayudar en los planes de desarrollo de negocio. Queremos ser un agregador de iniciativas de empresas e investigaciones en salud de la mujer. No tenemos competidores importantes. Para un negocio como el nuestro de más de 6.000 millones de dólares, 500 millones de ingresos en un producto es relevante. Pero para una compañía de 50.000 millones no supone nada. Por eso creemos que es el momento adecuado para nosotros.

¿Hay una necesidad médica para crear una compañía con esta especialización?

Durante mis indagaciones en las fases iniciales de la compañía, me di cuenta de que había un gran número de patologías y enfermedades a las que se enfrentan las mujeres, por las terapias muy anticuadas, donde no ha habido innovación, o bien simplemente donde no hay innovación en absoluto. Le doy un ejemplo, la primera causa de mortalidad de los bebés recién nacidos es el parto pretérmino, antes de la maduración fetal. Actualmente no tenemos ninguna terapia aprobada para enfrentarse a eso. Uno de los motivos es que muchas compañías no querían asumir el riesgo de investigar en mujeres embarazadas. No sabemos qué mujer va a tener un parto pretérmino, no hay ninguna prueba para predecirlo. Así que hemos decidido licenciar un producto muy singular de una compañía suiza que vamos a empezar a desarrollar con estudios clínicos.

¿Organon hará investigación propia o comprará esa innovación a otras compañías?

Actualmente no tenemos que emprender nuestra propia investigación, existe más que disponible y la podemos incorporar.

¿Qué capacidad de inversión tienen para comprar innovaciones?

Generamos un flujo de caja de más de 1.000 millones cada año y tenemos un dividendo del 20%. Así que podemos decidir si reducimos el endeudamiento o nos embarcarnos en nuevos desarrollos de negocio. Yo personalmente creo que el futuro de la compañía nos exige invertir más en I+D.

De sus tres áreas de negocio –biosimilares, productos maduros y salud de la mujer–, ¿cuál debería ser el más relevante en el futuro?

Seguro, con mucho, el de la salud de la mujer. Empezamos hace un año con dos objetivos: la fertilidad y la anticoncepción. Y en un año hemos ampliado a siete, como el parto pretérmino, la endometriosis, la hemorragia posparto y otros. Estamos ampliando y acabamos de empezar.

Kevin Ali (Organon): “Los temas de salud de la mujer deben tener preferencia”

¿En qué otras áreas de salud enfocada a la mujer quieren estar?

También en el síndrome de ovario poliquístico y la vaginosis bacteriana. Quisiera también centrarme en los síntomas de la menopausia, en tratamientos no hormonales para la anticoncepción y la menopausia y quiero considerar la preclampsia. Podemos llegar también a otras enfermedades que tienen un impacto desproporcionado sobre las mujeres como la migraña, el lupus, celiaquismo y osteoporosis, donde la mayoría de las personas que las sufren son mujeres. Por eso digo que tenemos muchísimas oportunidades ante nosotros.

En biosimilares, ¿en qué terapias se va a enfocar?

Actualmente nos enfocamos en oncología e inmunología. Recientemente hemos añadido a nuestra cartera el tratamiento para la osteoporosis. Dentro de 10 años, claramente la oncología será nuestra oportunidad de negocio, porque están apareciendo muchos productos de inmunooncología.

¿Qué busca de los actuales y futuros inversores?

Una gran parte de mi tiempo lo dedico a responder a la pregunta de por qué hemos de poner dinero en una compañía que se centra en la salud global de las mujeres. Demuéstranos, me dicen, que tenéis un futuro, que hay grandes oportunidades para tener productos en desarrollo y, entonces, será más fácil ponerle un valor a la compañía. Claramente ahora el número de inversores está creciendo.

¿Por qué MSD decidió hacer una spin-off de este negocio? ¿No encontró compradores?

Lo intentaron. Pero no ofrecían precios suficientemente buenos. Luego se dieron cuenta de que con la escisión podrían proporcionar empleo a casi 10.000 personas y que estos activos, bajo un liderazgo diferente, podrían ir mucho mejor.

¿Cuáles son los motores de crecimiento?

Para la salud de la mujer, el negocio del área de la anticoncepción, específicamente Implanon NXT, que es el producto más importante que está creciendo a doble dígito, igualmente que el negocio de fertilidad y los biosimilares. Pero la mejor noticia es que el área de marcas establecidas, que supone casi el 50% de los ingresos, se está estabilizando y antes estaba cayendo.

¿Qué planes tiene la compañía para España?

El clúster de España y Portugal es uno de los cinco territorios más importantes en el grupo. España y Portugal son contribuyentes fundamentales al crecimiento que tendremos este año. Por eso tenemos una organización de 250 personas aquí, por el volumen de negocio y el potencial que representa.

¿Cómo ve el mercado farmacéutico español?

He conocido España durante muchos años por mi trabajo anterior. Desde nuestra perspectiva, el aspecto crucial en España es el acceso a los nuevos medicamentos. En España, históricamente hemos tenido circunstancias que nos hacían dedicar más tiempo a negociar los precios [con Sanidad], además de la complejidad de las múltiples comunidades. El camino para lanzar nuestras innovaciones al mercado es más largo. Lo que espero es que lleguemos a un entendimiento común, porque los temas de salud de la mujer deben tener una preferencia y esperamos ser capaces de acelerar ese proceso.

¿Cuentan con ensayos clínicos en España?

Vamos a empezar a reclutar investigadores españoles, también para nuevos medicamentos. Lo más importante es que en España y Portugal busquemos oportunidades de colaborar con otras compañías, adquirir empresas en España también en las áreas que nos interesan. España va a ser un contribuyente muy importante a los futuros estudios clínicos.

Normas
Entra en El País para participar