Paco Roncero deja la escuela de cocina que abrió hace nueve meses

La salida obedece a desavenencias entre los socios y se produce en mitad del ciclo formativo

La escuela imparte un título oficial de la Comunidad de Madrid

El cocinero Paco Roncero, responsable de la oferta gastronómica de La Terraza del Casino, con dos estrellas Michelin.
El cocinero Paco Roncero, responsable de la oferta gastronómica de La Terraza del Casino, con dos estrellas Michelin.

Paco Roncero abandona la escuela de cocina, MOM Culinary Institute by Paco Roncero &CHA, que abrió en septiembre del año pasado, junto a un socio inversor, la Fundación County Hall Arts (CHA), dedicada a promover la cultura, el arte y la educación, y a la codirectora Laura Morcillo.
Desde el 17 de junio, tal y como han explican en el comunicado, tanto el cocinero como su esposa, Nerea Ruano, que ejercía también como directora, ya no pertenecen a la escuela de formación profesional integral en el área de hostelería y restauración, ubicada en un palacete restaurado en pleno barrio de Salamanca (Madrid), tras alcanzar un acuerdo de salida entre los socios.

Sin embargo, no es una salida más. La escuela MOM Culinary llevaba adherido el nombre de Paco Roncero, avalado por su trayectoria profesional y dos estrellas Michelin obtenidas en La Terraza del Casino. De hecho, según aseguraba hace un año a CincoDías, “es la primera escuela en España de un cocinero, es un proyecto propio, ya que lo he montado yo, con la idea de compartir el conocimiento adquirido a lo largo de estos años”.

Los 54 alumnos matriculados para recibir una formación de dos años de duración –un ciclo formativo oficial de grado medio de técnico en cocina y gastronomía, así como ciclos formativos oficiales de grado superior de técnico superior en dirección de servicios de restauración y de técnico superior en dirección de cocina, homologados por la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid–, y que pagaron 7.160 euros atraídos por el nombre del cocinero, se han quedan a mitad del proceso formativo sin el tirón del chef, que había montado un restaurante, en el que los alumnos realizaban las prácticas, y con el que deseaba conseguir una estrella Michelin.

Toda la ilusión, implicación y esfuerzo volcados por ambos en un proyecto planteado como vital no han resultado determinantes para vencer las diferencias surgidas con la directiva y resto de socios en lo referido a la implementación al centro y la inculcación al alumnado de una serie de valores, asegura el comunicado. “Ha sido un año maravilloso en el que hemos querido inculcar a nuestros alumnos una serie de valores personales y profesionales”, justifica Roncero, que no quiere ahondar en los motivos de las discrepancias con el resto de socios. Por su parte, la directora de la escuela, Laura Morcillo señala a este periódico que, a pesar de la marcha del cocinero, “todo sigue igual y el profesorado –docentes con el Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP)– sigue siendo el mismo. No está esa cara [la de Roncero], pero vienen nuevas caras y muy potentes”, explica al otro lado del teléfono.

En cuanto a si algún alumno se ha podido sentir estafado por este cambio de rumbo de la escuela, Morcillo afirma que todo lo contrario, porque “el proyecto es el mismo y no cambia nada”. Es más, avanza que para el segundo año han triplicado el número de alumnos matriculados, “y ya se sabían los cambios”. También explica que los patrocinadores, entre los que se encuentran Aquanaria, Balfegó, Miele, Fundación Mahou San Miguel o Thermomix, se mantienen.

En todas las titulaciones cobra un gran protagonismo la formación práctica, dado que los estudiantes contarán con un huerto urbano en la escuela y otro de 10.000 metros cuadrados ubicado en El Pardo, que estará en funcionamiento, según avanza Morcillo, en septiembre de 2023. Además, implementará un formato multichefs, “en el que participarán cocineros internacionales”.

Normas
Entra en El País para participar