El reto empresarial de pasar del compromiso a la acción

Solo 65 compañías se fijan objetivos de recorte de emisiones basados en la ciencia

El reto empresarial de pasar del compromiso a la acción

“Existe una falta de establecimiento de objetivos cuantitativos de emisiones de CO2 y de una metodología concreta que les permita evaluar los resultados”. Cristina Sánchez, directora ejecutiva del Pacto Mundial Red España, concluye que, a nivel general, a las empresas españolas les falta “ambición”. Según el Anuario climático 2022 que acaba de presentar junto a Ecodes, solo 65 forman parte de la iniciativa de referencia mundial Science Based Targets (SBTi). “Eso no quiere decir que solo el 1,3% establezca metas de reducción de gases de efecto invernadero (GEI), pero sí nos da una visión global de cómo está trabajando el sector empresarial”.

El documento examina 12 de los principales proyectos de acción climática en España y en el mundo que guían al tejido productivo en la fijación de objetivos para cumplir con el Acuerdo de París. En el mencionado ranking de SBTi, nuestro país ocupa el puesto 12, muy por detrás del Reino Unido, con 525 empresas participantes.

En la encuesta de Carbon Disclosure Project (CDP), las compañías españolas muestran un desempeño positivo y se sitúan por encima de la media; a escala mundial, casi tres cuartas partes obtuvieron una calificación de C o D, mientras que el 40% alcanzó notas de A y A- y el 41%, de B y B-. Entre los sectores con mejor puntuación, Sánchez identifica a los de generación eléctrica, materiales y minería, y servicios de transporte. El menor rendimiento se concentra en servicios, infraestructura, manufactura, venta al por menor, comida, bebida y tabaco.

Consulte aquí el pdf Completo del Extra Día Mundial del Medio Ambiente

El sector energético y el bancario están activando medidas de forma intensiva

En cualquier caso, la encuesta de CDP arroja una muestra muy pequeña –solo participan 66 empresas españolas– y no permite generalizar por sectores. “Si nos salimos de los rankings que marcan las iniciativas internacionales, el sector energético y el bancario, muy impulsado por la normativa internacional, están activando medidas de forma intensiva”, explica Sánchez.

Los Principios de Inversión Responsable (PRI), analizados también en el anuario, han tenido una buena acogida; se han incorporado casi 5.000 entidades financieras, 120 nacionales. El documento también destaca el comportamiento de las empresas adheridas al Pacto Mundial, casi todas ellas comprometidas con la mayoría de las iniciativas analizadas. El desempeño del Ibex 35 es más desigual y, en líneas generales, se sitúa por detrás de otros índices de referencia europeos como el Cac 40 (Francia) o el Dax 40 (Alemania).

Repsol es la segunda petrolera más implicada en la reducción de CO2, según Carbon Tracker

Pablo Barrenechea, director de acción climática de Ecodes, reconoce que hay mejores indicadores, pero prefiere destacar que “hay margen de mejora en relación con las metas de reducción de CO2 basados en la ciencia. Sobre todo, nos fijamos en la rapidez de los cambios y lo robusto de los mismos. Por ejemplo, en el caso del índice CDP, entre las del Ibex 35, un 55% obtuvo una calificación de A o A-, y un 32%, de B o B-”, señala.

Preguntado por las pymes, que representan el 99,8% del tejido productivo y solo 12 de ellas se han adherido a SBTi, subraya la importancia “de extender la medición de la huella de carbono como medida básica para implementar objetivos y medidas de reducción”, cuestión que todavía “tiene que extenderse de manera efectiva entre las pequeñas y medianas empresas”.

La de Vinos de Uclés ha sido la primera DO en calcular la huella de carbono en su totalidad

Otras iniciativas españolas e internacionales vigilan el grado de cumplimiento de las compañías con los requisitos de sostenibilidad. En el ranking de empresas más responsables con el medio ambiente que Merco acaba de hacer público encabezan la lista Grupo Social ONCE, Inditex, Mercadona, Ikea, Iberdrola y Mahou San Miguel. Asimismo, y con datos de 2020, el monitor advierte de una reducción de emisiones directas producidas por quema de combustibles por parte del emisor del 13,5% y de emisiones indirectas generadas por la electricidad consumida y comprada por el emisor del 28,6%, siendo los sectores de auditoría y aseguradoras los que registran mayores descensos.

El think tank financiero Carbon Tracker evalúa y clasifica las políticas climáticas de las 15 mayores petroleras y gasistas y en su último informe, conocido a mediados de mayo, Repsol aparece como la segunda más ambiciosa por su compromiso de reducir su huella de carbono un 30% para 2030 y sus planes para compensar 16 millones de toneladas de CO2 con la plantación de 70.000 hectáreas de bosque.

Pero no todo han de ser grandes cotizadas. “Denominación de Origen Vinos de Uclés ha sido la primera DO en calcular la huella de carbono en su totalidad”, destaca Elvira Carles, directora de la Fundación Empresa y Clima. Contabilizando todas las emisiones atribuibles a las operaciones o actividades sobre las que ejerce control, identificando las fuentes generadoras de esos gases y procediendo a la elaboración de los informes de huella de carbono y de la declaración de compromiso ambiental, que han sido verificados por una entidad de certificación acreditada. “Es una empresa pequeña entre muchas grandes, pero es un muy buen ejemplo a seguir”, asegura.

DO Vinos de Uclés es una de las más de 90 empresas adheridas a la entidad, donde también aparecen Agbar, Ferrovial, Naturgy o La Caixa. Su directora considera que “España ha avanzado notablemente en el cálculo, verificación y compensación de las emisiones de organizaciones públicas y privadas”. Por sectores, “uno de los más activos es el de automoción: el 100% de las empresas dispone de objetivos de reducción y el 22% tiene proyectos de compensación”.

Preguntada por la posibilidad de que las compañías cumplan a tiempo el Acuerdo de París, alerta de que “solo el 16% de las firmas europeas han establecido objetivos alineados con 1,5 °C, pero si todas se comprometieran públicamente a través del SBTi a establecer dichos objetivos, las reducciones anuales serían de 300-450 millones de toneladas de CO2, equivalentes a las emitidas por Francia y Países Bajos juntos”.

 

Viajes insostenibles

Los viajes aéreos corporativos son insostenibles. Lo dice Transport & Environment (T&E), la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente de la que forman parte Eco-union, Ecodes y Ecologistas en Acción. De la campaña de aviación de la confederación es responsable Pablo Muñoz Nieto: “La inmensa mayoría de las empresas españolas analizadas no desglosan o hacen pública la información relacionada con sus vuelos”, pero, con los cálculos de T&E para la campaña Travel Smart, “sabemos que la huella de carbono asociada a estos desplazamientos es enorme”, siendo Banco Santander y Telefónica los peor parados en la clasificación. “Tan solo Mapfre dispone de información específica sobre emisiones, pero su compromiso para reducirlas es mejorable”.

Normas
Entra en El País para participar