La asamblea de archicofrades que acabó como el rosario de la aurora

Un grupo de mutualistas se ha rebelado contra la actual dirección

Capilla de la Purísima Concepción, en la Basílica de San Francisco el Grande de Madrid, donde la archicofradía venera a una imagen de la virgen María.
Capilla de la Purísima Concepción, en la Basílica de San Francisco el Grande de Madrid, donde la archicofradía venera a una imagen de la virgen María.

El pasado 30 de mayo, dos días después de que los hinchas del Liverpool quedaran atascados a la entrada del Estadio de Francia, en la final de la Liga de Campeones, la escena se repite. Esta vez en Madrid, no en París. Cientos de personas mayores se agolpan ante la puerta del hotel Chamartín The One. Quieren entrar a la asamblea anual de mutualistas-archicofrades de Purísima Seguros, la aseguradora de decesos más antigua de España. La asamblea se retrasa, como el partido.

Hace un mes habían recibido una carta con la convocatoria, en la que la dirección les comunicaba que la mutualidad está a punto de ser liquidada o absorbida por otra entidad. Pero muchos de ellos no están por la labor. Quieren que Purísima siga existiendo.

Es la aseguradora que tenían mis padres para el seguro de los muertos, la que hemos tenido toda la vida. No quiero que cierre”, relata la señora Sáez, muy preocupada por la misiva que recibió. Como ella, otros muchos mutualistas tratan de acceder a los salones del hotel, pero no hay aforo suficiente. Esperaban a 1.000 personas y han acudido cerca de 2.000.

Purísima Seguros no es una compañía muy conocida pero muchos de sus 150.000 clientes-mutualistas tiene una vinculación emocional muy fuerte con ella. Su origen se remonta a 1.438, cuando se crea en Madrid una hermandad que veneraba a una imagen de la virgen María, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, un dogma de la Iglesia Católica que sostiene que la madre de Jesucristo también fue concebida sin pecado original.

La hermandad devino en cofradía y luego en archicofradía. Sus miembros pagaban una cantidad para garantizarse que a su fallecimiento iban a ser debidamente enterrados. Durante el franquismo, el culto de Carmen Polo –mujer del dictador– por la Purísima Concepción hizo que la archicofradía viviera su época dorada, llegando a tener 340.000 archicofrades.

30 aseguradoras quieren comprarla

  • Decesos. Compañías como Santalucía, Ocaso Seguros o Previsora Bilbaína han construido una amplísima base de cliente comercializando fundamentalmente seguros de decesos, un tipo de póliza de seguros muy genuina de España y vinculada a las carestías económicas posteriores a la Guerra Civil.
  • Interés. La dirección de Purísima Seguros ha trasladado a algunos mutualistas que hay cerca de 30 aseguradoras interesadas en quedarse con la cartera de clientes de la mutualidad.
  • Cuentas. Tras realizar unas provisiones extraordinarias, la mutualidad reconoció unas pérdidas de 47 millones de euros. La Dirección General de Seguros está monitorizando la situación patrimonial de la compañías. Para los mutualistas críticos esas pérdidas son “un ardid contable” para vender Purísima a precio de saldo.

Ya en democracia, la archicofradía se dividió entre fundación (para seguir con su culto mariano) y una mutualidad de previsión social (Purísima Seguros, desde 2005), para canalizar el negocio de los seguros de decesos y administrar el patrimonio.

Poco a poco, los archicofrades se han ido muriendo. Y la aseguradora ha tratado de adaptarse a los nuevos tiempos, pero no es fácil siendo una compañía monocultivo. Purísima ha abierto sucursales en Vallecas y Moratalaz. Tiene su red de agentes, su página web... pero según la actual dirección, las cuentas no salen. Los mutualistas-archicofrades-asegurados pagan unas pólizas muy bajas, y la entidad está abocada a echar el cierre.

"Es la aseguradora que tenían mis padres para el seguro de los muertos, la que hemos tenido toda la vida. No quiero que cierre"

Isidoro Matías González se opone firmemente al cierre de Purísima Seguros. Como mutualista, ha analizado a fondos las cuentas de la aseguradora y considera que se han forzado los números para dar una sensación de quiebra. “La actual dirección ya lleva varios años que lo único que pretende es que Purísima sea absorbida”, asegura.

A las 17.30, el notario dio por iniciada la asamblea de mutualistas en Chamartín. Sin embargo, cientos de personas seguían en la calle. Dentro, varios archicofrades tomaron la palabra para pedir la cancelación del evento, al no poder acoger a todos los mutualistas.

Al final, la dirección optó por suspender el acto “por razones sanitarias y de seguridad”. Siendo una aseguradora de decesos, conocían los riesgos. Los mutualistas que estaban fuera lo celebraron entre el júbilo y la indignación. Aún no hay fecha para una nueva asamblea.

Un titulo de pertenencia a la Real e Ilustre Archicofradía de la Purísima Concepción.
Un titulo de pertenencia a la Real e Ilustre Archicofradía de la Purísima Concepción.

Mientras, Isidoro Matías y otro grupo de mutualistas opositores esperan una resolución de la justicia a su favor. Denunciaron el nombramiento de la actual junta directiva y están pendientes de que la Audiencia Provincial se pronuncie. Quieren que se vuelvan a celebrar elecciones para acceder a la dirección y evitar la desaparición de la Purísima.

Normas
Entra en El País para participar