Encuentro Cinco Días

Javier Arriola (Iberdrola): “La eólica flotante triunfará pero no será competitiva hasta 2040”

El director de la región norte de Iberdrola asegura que llevarán desarrollos de su centro de redes en Bilbao a EE UU, Reino Unido y Brasil 

“Lo importante ahora es ver las oportunidades que trae la transición energética y tomar posiciones como región y país”, dice

Javier Arriola, director de la región norte de Iberdrola, en la entrevista con Javier Vadillo, delegado de CincoDías en Euskadi.
Javier Arriola, director de la región norte de Iberdrola, en la entrevista con Javier Vadillo, delegado de CincoDías en Euskadi.

El director de la región norte de Iberdrola, Javier Arriola, está convencido de que en el futuro la transformación energética será equiparable a la de la Revolución industrial, “por su impacto social y por las consecuencias económicas tan importantes que va a tener”. Así lo aseguró en una entrevista mantenida con CincoDías este lunes en la jornada sobre transición energética y digital organizada en la capital vizcaína.

Se habla mucho de sostenibilidad, pero el modelo actual está basado al 80% en la generación por combustibles fósiles.
El último dato que manejo indica que en torno al 70% de la energía primaria que se consigue en el mundo es fósil, con el problema derivado del calentamiento global, y con unos índices de eficiencia extremadamente bajos. Esto debe cambiarse. Nos ha llevado mucho tiempo lograr el consenso de que hay que apostar por la generación renovable. Ahora, en torno al 90% del PIB global comparte esa idea, pero hay que acelerarla. La velocidad es clave. En Iberdrola visualizamos un mundo a medio plazo, donde el 85% de la energía tiene que ser verde. Pero hay varios factores a tener en cuenta. Necesitamos tener tecnologías para electrificar toda la demanda. En los próximos años va a haber mucha actividad en torno a esto. También hace falta talento y acceso al capital para hacer todas estas transformaciones. Pero lo que más nos preocupa es que se necesita un marco regulatorio y político estable que permita tomar decisiones con tranquilidad, porque las inversiones son a largo plazo.

Solo se aprovecha el 33% de la energía que se produce.
Es un modelo bastante ineficiente. En torno al 35% de la energía primaria se pierde en el proceso de transformación a la fuente de energía final y más de otro 30% se pierde en el propio proceso. La eficiencia es un asunto relevante.

¿Cómo se puede aumentar el mix renovable sin perjudicar a la industria?
Será una de las claves. Se habla de que el coste de la transición energética es de 285 trillones de dólares, pero el problema no es lo que cueste sino que el retorno sea positivo, y creo que eso irá pasando. Hay una palanca positiva importante con la tecnología, que avanza muy rápido y recorta los costes. La fórmula de cómo lo haremos no la tenemos, porque esto no se ha hecho nunca, pero la anticipación y la proyección del modelo van a ser positivos. En un terreno más micro, vemos que ya hay tecnologías, como la eólica terrestre y la fotovoltaica, que son competitivas. Requieren altos volúmenes de inversión, pero ofrecen altos niveles de eficiencia. La eólica offshore y la flotante, por contra, aún no son competitivas. Andan en costes de más de 70 y de 200 dólares por MW, respectivamente. Iremos adoptando las tecnologías según vayan ganando suficiente madurez.

La digitalización será clave en la transición. ¿Qué papel juega el centro de redes inteligentes de Iberdrola en Larraskitu (Bizkaia)?
Iberdrola lleva muchos años digitalizando sus procesos y sistemas. Las subestaciones y centrales de generación ya se controlan a distancia, al igual que la red de distribución y los contadores. Larraskitu parte de las premisas de poner en valor el papel de Iberdrola como empresa tractora y de tener un centro de ensayos y desarrollos tecnológicos. Todo con el apoyo del tejido empresarial vasco, de su capacidad para innovar y acompañarnos en estos avances. Pese a que Larraskitu arrancó al final de la pandemia, ya tenemos 82 empresas colaborando. Los ingenieros más adelantados en redes los tenemos en Bilbao y el centro va cogiendo un alcance internacional. Todo lo que desarrollemos aquí lo trasladaremos a EE UU, Reino Unido y Brasil. Nuestra obsesión es correr, evolucionar a un ritmo acelerado.

¿Cuándo será rentable la eólica flotante?
Triunfará porque el 70% del recurso eólico mundial depende de ella. Ahora solo hay 19 turbinas flotantes en desarrollo en el mundo e Iberdrola participa en tres de ellas. Es una tecnología con recorrido y habrá que esperar a 2040 para que sea competitiva. Lo importante ahora es que nos vayamos posicionando como región y como país.

Iberdrola invertirá 150.000 millones hasta 2030, el 50% para proyectos renovables.
Sí, somos una empresa eléctrica relevante, pero aspiramos a ser más relevante debido a las oportunidades de la transición energética. Invertiremos 75.000 millones hasta 2025 y otros 75.000 hasta 2030, y la mitad va para renovables. En torno a un 40% irá a redes. También hemos comprometido iniciativas por 3.000 millones en hidrógeno verde. Hoy pensamos que el 80% del consumo se va a poder electrificar directamente y el resto indirectamente a través del hidrógeno verde. Tenemos un proyecto con Fertiberia de una fábrica de fertilizantes verdes utilizando hidrógeno verde, y otro proyecto con acero verde. La tecnología está disponible, pero aún no está madura comercialmente. Va a haber muchas experiencias y procesos de maduración que va a abrir grandes oportunidades.

Normas
Entra en El País para participar