Relaciones laborales

Empresas y sindicatos temen un aumento de conflictividad laboral si no hay pacto salarial

El acuerdo de salarios previo al pacto de rentas sigue muy en el aire y las patronales se reúnen hoy para intentar consensuar una postura común

Conflictividad laboral pulsa en la foto

La patronal CEOE reúne hoy a la gran mayoría de sus organizaciones patronales para intentar llegar a una posición conjunta de cara a la negociación salarial que están manteniendo los empresarios con los sindicatos para alcanzar un Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva (AENC), que incluya las directrices salariales para este año y el siguiente o hasta 2024.

Lo que se pacte en esta reunión interna de la patronal podría ser decisivo para el futuro del acuerdo salarial, que ahora mismo esta muy en el aire y podría no llegar a firmarse si los empresarios se siguen negando a recomendar la inclusión de cláusulas de garantía salarial en los convenios, que es a lo que se aferran los sindicatos, como principal exigencia.

Ante esta situación, ambas partes manejan el mismo temor: que el resultado de la ausencia de un acuerdo salarial se traduzca en un estallido de la conflictividad laboral en sectores y empresas, como acaba de verse en el transporte o como ya se produjo en noviembre con la huelga del metal en Cádiz, con las primeras alzas de precios. De hecho, ya el pasado año el número de horas perdidas por huelgas aumentó un 40% respecto a 2019, antes de la pandemia.

La tierra está más que abonada para este aumento de la conflictividad. Sin haber salido del todo de los efectos de la grave crisis sanitaria, las empresas se han visto azotadas por los desbocados niveles de inflación –9,8% en marzo y 7,5% de previsión de media anual, según el Banco de España– y por la enorme incertidumbre generada por la guerra en Ucrania, que se desconoce cuánto durará. En este escenario, el incremento medio de los salarios pactados está siendo del 2,26% con la consiguiente y fuerte pérdida de poder de compra.

Según las fuentes consultadas, parece que unos y otros estarían empezando a reconocer la dificultad de cerrar un pacto que fije incrementos concretos de aumentos salariales, “porque no hay garantía ninguna de que muchas empresas puedan cumplir con un dígito concreto que se pacte ahora, dada la elevada incertidumbre por la guerra en Ucrania”, indican desde una organización patronal.

Y más allá de las subidas recomendadas patronal y sindicatos tampoco se ponen de acuerdo sobre la fórmula para no perder poder adquisitivo o perder lo menos posible. De hecho, fuentes sindicales defienden que la actualización salarial no se puede hacer en 2024, al término del plazo de vigencia del acuerdo, sino que “debería de haber algún tipo de revisión anual”, algo que respaldan desde el Gobierno, pero que no todos los empresarios comparten.

Ante la divergencia de posturas y la posibilidad de que no haya un acuerdo, las patronales ya se plantean hacer sus propias recomendaciones con la inflación subyacente como referencia para las alzas salariales. El Banco de España ha calculado que este IPC sin energía ni alimentos frescos terminará este año en una media del 2,8% y los dos próximos ejercicios en el 1,8% y 1,7%. Si bien ahora está en el 3,4%. Los sindicatos aseguran que, con esa recomendación, no habrá acuerdo y el conflicto está garantizado. Asimismo, las empresas consideran que, ahora más que nunca, los incrementos retributivos, deben referenciarse, al menos en parte, a la productividad de la propia empresa.

Dicha conflictividad la dan ya por hecha las empresas, que ya han advertido que "hay una gran preocupación porque hay compañías que ya tienen referenciados sus salarios a la inflación e, incluso sin tener que pagar atrasos, ya van a tener que subir los sueldos un 6% o un 7%", señalan fuentes empresariales.

Mientras tanto, y hasta que llegue un acuerdo o recomendaciones en solitario de cada una de las partes, ya hay sectores que llegan a acuerdos. Es el caso del sector del vidrio y la cerámica que firmó ayer su convenio estatal con los sintidatos UGT FICA y CC OO, con una vigencia de cuatro años (2021-2024) y un incremento salarial acumulado en estos cuatro ejercicios del 11,5% (año 2021, 2,5%; 2022, 4%; 2023, 2%; y 2024, 3%). Además, este convenio incluye que, una vez terminada su vigencia, las tablas salariales se actualizarán con la inflación, en el caso de que esta haya subido por encima de los incrementos salariales pactados.

Normas
Entra en El País para participar