I+D

Las empresas familiares son las más innovadoras

Las compañías controladas por familias destinan de media más dinero a I+D

Combinan sus objetivos económicos con los que tienen que ver con preservar una riqueza socioemocional

Empresas familiares Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La innovación en las empresas españolas, en general, escasea. La Comisión Europea sitúa el país en el puesto 16º de los 27 de la UE en el European Innovation Scoreboard 2021, dos puntos por debajo del año anterior, y por detrás de países como Eslovenia, Italia y Malta.

Hay un factor, aun así, que actúa como impulsor de la innovación en España: el familiar. Así lo han demostrado IE University y EY Insights a través de su estudio Las empresas familiares ante el reto de la innovación. Gracias a su análisis han concluido que las empresas familiares no solo destinan más dinero en este aspecto, sino que también son más eficientes en la gestión del proceso innovador.

Este tipo de compañías, que representan el 89% del tejido empresarial español, también suelen ser las más pequeñas. De hecho, casi la mitad tiene entre 10 y 49 empleados, mientras que solo el 23% de las empresas no familiares pertenece a esta franja, lo que implica que el gasto medio en I+D es muy superior en el caso de las segundas (3,22 millones frente a 430.000 euros). Sin embargo, en todos los grupos de tamaño, las familiares gastan ligeramente más en innovación que las que no lo son cuando se comparan con otras de tamaño similar, según explicó este martes la catedrática de Emprendimiento y directora del IE Center for Families in Business, Cristina Cruz. “Su gasto promedio en I+D es un 66% mayor, lo que a largo plazo se traduce en un stock de capital tecnológico acumulado superior en un 56%”, aseguró durante la presentación del estudio de la que es autora.

Los resultados de apostar por la innovación se aprecian más tarde en el número de patentes de cada categoría empresarial. Así, el informe concluye que, teniendo en cuenta la producción obtenida por euro invertido, las empresas controladas por un grupo familiar son más eficientes en la gestión del proceso de innovación. “Suelen comprometerse más con el proyecto empresarial porque lo siente de alguna manera como suyo propio”, advirtió Cruz.

Además, el rasgo principal que las distingue del resto de compañías y las lleva a tomar la decisión de innovar, dijo, es lo que han bautizado como componente socioemocional. “El empresario familiar tiene una riqueza socioemocional que quiere preservar. Eso quiere decir que además de ganar dinero y maximizar los resultados financieros, quiere mantener el control de la compañía y transmitir el legado a la siguiente generación, así como mantener la reputación y la imagen de la compañía. Las empresas familiares líderes son capaces de combinar esos dos tipos de objetivos sin sustituir ninguno”, apuntó.

El fabricante de colchones Flex es una de ellas y su consejero delegado, Rafael González, confirma esta teoría: “Pensamos mucho más a largo plazo que las compañías manejadas estrictamente por profesionales o fondos de capital riesgo. La visión es radicalmente distinta en ese sentido. Esto influye a la hora de ser paciente con respecto a esperar a que las inversiones den su fruto”.

Otra de las conclusiones es que estas empresas son muy activas en la búsqueda de oportunidades “fuera de la caja”. Esto, aseguran, conduce a una gestión de la innovación donde las actividades de explotación de sus negocios actuales se combinan con las de nuevos negocios y nuevas tecnologías. Ejemplo de ello fue la adquisición de la startup Marmota por parte del grupo Flex en junio de 2021. “Con la pandemia, abrimos nuestro propio proyecto de plataforma digital, pero eso lleva mucho tiempo, el coste de adquisición de clientes es muy caro y la competencia en internet es enorme. Cuando surgió la oportunidad de Marmota y vimos que podía funcionar, paramos nuestro propio proyecto y la adquirimos. Al final, vas más deprisa si tienes un negocio ya en marcha”, reconoce González.

Las claves de la gestión de la innovación en las empresas familiares se resumen en cuatro puntos: la visión a largo plazo, la mentalidad emprendedora, la agilidad en la toma de decisiones y el sentido de propósito que las guía. “Si realmente son una palanca de la innovación, lo que tenemos que hacer es cuidarlas”, advirtió la catedrática. Por si ese no es motivo suficiente, el informe recuerda que crean un 67% de empleo privado, más de 6,58 millones de puestos de trabajo y representan un 57,1% del PIB del sector privado.

Normas
Entra en El País para participar