Consejo de Ministros

El alza de los precios de la energía no podrá ser causa de despido en las empresas que reciban ayudas

Díaz a los empresarios: "No despidan, sobre todo a los jóvenes, tienen los ERTE para evitarlo"

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha comparecido hoy tras la reunión del Consejo de Ministros para explicar las medidas laborales que incluye el Plan Nacional de respuesta a la guerra de Ucrania, pero más que eso ha lanzado insistentemente un "mensaje claro y directo a empresarios y empresarias", a quienes se ha dirigido para reclamarles: "no es necesario despedir, tienen ustedes los recursos públicos a su disposición para impedirlo; sobre todo no despidan a quienes son los más débiles del mercado de trabajo, los jóvenes. Teniendo el mecanismo de los ERTE no es necesario despedir", ha reiterado.

La ministra de Trabajo ha recordado a la clase empresarial, que ya recurrieron masivamente a los ERTE en lugar de despedir a sus trabajadores durante los peores momentos de la pandemia. "Ya lo hemos hecho y les pido que lo volvamos a hacer", ha indicado Díaz. Es más, visto de otro modo, ha pedido a los empleadores que "si su vocación es despedir, no tiene sentido recurrir a un ERTE".

Dicho esto, ha relatado una de las medidas principales aprobadas hoy en materia laboral que ya había defendido ella misma desde la pasada semana: el Gobierno decretará la prohibición de utilizar como causa de despido objetivo el encarecimiento de los precios energéticos. Se trata de una medida similar a la que ya estuvo en vigor entre marzo de 2020 a febrero de 2022 pero en ese caso la causa prohibida era los daños causados por la pandemia de Covid-19. Así, ha explicado que “será injustificado el despido cuando se produzca por causas que tengan que ver con el incremento de los precios de la energía”.

Además, en el caso de que el empleador que recurra a estos despidos haya recibido ayudas públicas, "tendrá que devolverlas, nada nuevo", ha precisado. No obstante, Díaz no ha aclarado en su primera intervención si dicha prohibición estará solo destinada a los empresarios que reciban ayudas públicas o para todas. Pero posteriormente ha sido la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos ha precisado que la prohibición de despedir por esta nueva causa solo se aplicará a las empresas que reciban algún tipo de ayuda pública. "Ahora las empresas que reciben ayudas no pueden usar ese dinero para hacer despidos", ha indicado Calviño.

No obstante, en el ordenamiento jurídico laboral español son los jueces los que dirán, tal y como ya ocurrió durante la pandemia, quienes decidan si los despidos motivados por el encarecimiento energético son improcedentes o nulos. En este debate, recientemente el Tribunal Supremo ha ratificado que serían nulos, ya que la prohibición aprobada hoy hace que los despidos objetivos deban basarse en una situación estructural y no coyuntural, como fue la pandemia y sería ahora el aumento de los precios de la energía.

Preguntada por el pacto de rentas que el Gobierno reclamó a los agentes sociales, Díaz ha eludido precisar si este pacto verá finalmente la luz, y ha preferido refererise al Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva (AENC), --"que no es un pacto de rentas", ha manifestado-- para asegurar que se trata de una negociación absolutamente bilateral entre empresarios y sindicatos.

Aunque sí ha añadido que los agentes sociales "estarán o deberían estar a la altura de las circunstancias" para llegar a un acuerdo. Y ha resaltado que la mejor contribución que puede hacer el Gobierno a este futuro acuerdo de convenios es "bajar la inflación y es lo que estamos haciendo hoy con estas medidas".

Por otra parte, la titular de Trabajo ha anunciado también que el Consejo de Ministros de hoy ha aprobado destinar más de 2.700 millones de euros para desplegar nuevas políticas activas de empleo, que se distribuirán en conferencia sectorial con las comunidades autónomas el próximo 6 de abril.

Normas
Entra en El País para participar