_
_
_
_
_
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

El control de los criptoactivos y del fraude financiero es una batalla global

Entre la lista de tareas que debe afrontar la CNMV este año destaca la voluntad de dar otra vuelta de tuerca a las restricciones que pesan sobre los contratos por diferencias (CFD), que siguen siendo un agujero negro para muchos inversores, la implantación de una nueva estrategia frente al fraude financiero y la limitación de la negociación algorítmica a través de robots para evitar que se desestabilice el mercado. Así lo expuso ayer su presidente, Rodrigo Buenaventura, durante la presentación del plan de actividades del organismo para el presente ejercicio, un acto en el que anunció también que el supervisor realizará una propuesta de reducción de tasas al Gobierno, en un ejercicio de austeridad cuyo valor es importante destacar.

En la hoja de ruta que se ha marcado el supervisor para 2022 destacan dos grandes cuestiones. Por un lado, todo lo que se refiere a la lucha contra el creciente fraude financiero, especialmente por parte de entidades que se publicitan y ofrecen sus servicios a través de internet, muchas de las cuales no están registradas y no ofrecen ningún tipo de transparencia. El plan de la CNMV prevé la colaboración con otras Administraciones, así como con entidades privadas –entre ellas, buscadores como Google y redes sociales como Facebook, Instagram o Tik Tok– para coordinar medidas, en el caso de estas últimas, que incluyen la eliminación de la publicidad de entidades no reguladas o la reducción de su presencia en los resultados de los motores de búsqueda. Aunque se trata de una iniciativa importante y acertada, la experiencia en este terreno en otros países apunta a la necesidad de que esa colaboración sea lleve a cabo a una escala más internacionalizada y cada vez más global como respuesta a una ofensiva en la que no existen fronteras.

Algo similar ocurre con la estrategia para controlar los criptoactivos, cuyo crecimiento exponencial y el aumento de fraudes e irregularidades preocupa seriamente a la CNMV. Pese a las advertencias realizadas desde todos los ámbitos, la última por parte del vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, sobre la urgencia de regular las criptomonedas, en Europa y en palacio las cosas suelen ir despacio. La entidad que preside Rodrigo Buenaventura se centrará de momento en examinar el funcionamiento de la circular sobre publicidad que entró en vigor el pasado 17 de febrero. España apuesta así por regular la publicidad antes de legislar sobre los propios activos, al contrario de lo que sucede en países como Alemania o Francia, que han diseñado ya sus propias regulaciones de acuerdo a las líneas generales del reglamento MICA que prepara, a su ritmo, la UE.

Archivado En

_
_