El encarecimiento del petróleo y del gas se ‘comió’ el récord exportador de 2021

Las ventas de bienes al exterior superaron por primera vez los 300.000 millones, aunque el alza del coste de la energía provocó que el déficit comercial se duplicara

Comercio exterior pulsa en la foto

Las exportaciones de bienes alcanzaron el nivel más alto de la historia en 2021, con 316.609 millones de euros, según el balance presentado por la Secretaría de Estado de Comercio. Las ventas a terceros países rebotaron con fuerza y crecieron un 21,2% anual en el segundo año de la pandemia, lo que fue aprovechado por la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, para destacar “el papel fundamental” del comercio exterior en la lucha contra la pandemia.

Ese buen resultado quedó, sin embargo, diluido por el incremento sin precedentes de las importaciones, que repuntaron un 24,8% anual hasta sumar 342.787 millones de euros, lo que arrojó un déficit comercial de 26.177 millones de euros, prácticamente el doble respecto al cierre de 2020. El argumento que explica el deterioro de la balanza comercial es la fuerte dependencia energética de España que le obliga a importar prácticamente todos los recursos que consume en un escenario en el que el precio del barril de brent y el del gas se han disparado sin encontrar techo.

Este hecho fue especialmente llamativo en la segunda mitad del año, en el que el déficit comercial (la diferencia negativa entre exportaciones e importaciones de bienes) se disparó hasta los 7.870 millones de euros en el tercer trimestre y hasta los 12.910 millones en el cuarto trimestre, cuando en el primero fue tan solo de 3.263 millones y en el segundo de 2.134 millones. El precio del barril de brent se encareció el pasado ejercicio un 60%, pasando de 50 a 80 dólares.

En el conjunto del año, las importaciones de energía se incrementaron un 72,3% hasta los 46.576 millones de euros, mientras que las ventas apenas avanzaron un 6,7% hasta los 21.250 millones de euros. El déficit comercial de productos energéticos se elevó un 74,3% hasta los 25.325 millones de euros. “Ha supuesto el 96,7% del total del desfase comercial de España”, recalcó Méndez. Del déficit comercial energético, 16.269 millones (el 65,6% del total) procedieron del crudo, 8.526 millones (un 33,6%) al gas y 530,1 millones (un 0,1%) al carbón y a la electricidad.

Menor peso de la automoción, mayor de bienes de equipo y químico

El récord exportador ha provocado una recomposición de los sectores que más aportaban a las ventas de bienes al exterior. La automoción, que tradicionalmente se situaba como la segunda actividad más vendedora, se ha visto relegada a la cuarta posición, con una cuota del 12,8%, como consecuencia de la crisis de los microchips, que ha provocado un fuerte desajuste entre la oferta y la demanda en los últimos doce meses. La falta de componentes electrónicos procedentes de Asia provocó que muchas fábricas en Europa y en España pararan sus producciones y dejaran miles de coches ensamblados a la espera de que llegaran las citadas piezas. Las exportaciones del sector del automóvil solo crecieron un 5% hasta los 40.450 millones de euros. “La crisis de los semiconductores sigue siendo la principal asignatura pendiente y solo se va a resolver con inversiones”, aseguró Méndez, que confió en que la directiva europea de chips, que pretende movilizar 43.000 millones entre inversión pública y privada, obtenga resultados rápidos y propicie el objetivo deseado: que la producción nacional de microcomponentes electrónicos en Europa suponga el 20% del total en el mundo, duplicando su actual aportación.

En el otro lado, los tres sectores más beneficiados por el auge exportador han sido productos químicos, con una subida de ventas del 32,3% hasta los 53.725 millones de euros (un 17% del total); bienes de equipos, con un repunte anual del 13,8% y consolidando la primera posición entre los exportadores, con un 18,6% del total de exportaciones, y alimentación, con un 18% de las ventas y un crecimiento anual del 11,1%. Si en 2020, la distancia en ventas entre ambos sectores fue de tan solo de 337,6 millones de euros, doce meses después se amplió a 1.789 millones de euros, gracias al repunte de compras de motores y aparatos eléctricos sobre todo desde Francia y ya, a bastante distancia, desde Italia, Bélgica y Francia.

El impacto de las vacunas

En su exposición, la secretaria de Estado de Comercio hizo énfasis en el impacto que han tenido las vacunas contra el Covid-19 en la compraventa de medicamentos (integrados dentro de los productos químicos), que a cierre de 2021 se convirtió en el cuarto producto más exportado desde España, con un valor de 17.647 millones de euros, lo que supuso un incremento del 40,5% anual y un peso del 5,6% en el total de las exportaciones españoles. Solo por delante de los medicamentos están los automóviles y motos, con 29.621 millones y un 9,4% del total; las frutas, legumbres y hortalizas, con 20.942 millones y un 6,6% del total, y los productos textiles, con 18.125 millones y un 5,7% del total.

“La guerra arancelaria con EE UU puede acabar en marzo”

El encarecimiento del petróleo y del gas se ‘comió’ el récord exportador de 2021

Los productores de aceituna negra de mesa siguen pagando un arancel del 35% por las ventas a EE UU, pese a que la Organización Mundial del Comercio declaró a mediados de noviembre de 2021 que eran ilegales y que la administración Biden debía proceder a su anulación. Tres meses después no hay ninguna noticia al respecto. “A mediados de enero se abrió el plazo de 45 días para que EE UU y la UE negocien para tratar de alcanzar un acuerdo. Pese al escepticismo inicial confío en que EE UU cambie de posición y opte por aprovechar que en marzo se vuelven a revisar los aranceles en vigor para suprimirlo. No queremos soluciones complejas ni que se puedan demorar en el tiempo; abogamos por una resolución pragmática, que elimine el arancel con carácter inmediato”, resaltó la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

Normas
Entra en El País para participar