Tecnología

Bruselas movilizará 12.000 millones más en chips para cuadruplicar su producción en 2030

La Comisión Europea presentará la semana que viene la nueva ley europea de chips, con la que tratarán de alcanzar un objetivo: producir el 20% de procesadores de todo el mundo para esa fecha

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

La Comisión Europea quiere movilizar 12.000 millones de euros en inversiones adicionales públicas y privadas hasta 2030 para cuadruplicar hasta entonces la producción de chips en la UE, a través de una nueva ley europea de chips que será presentada la semana que viene. “Para 2030, el 20% de la producción mundial de microchips debería tener lugar en Europa, esto es dos veces lo que hoy. En un mercado que duplicará su volumen en la próxima década, esto significa cuadruplicar la producción europea de chips”, dijo hoy la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, en una conferencia sobre digitalización.

La citada ley posibilitará, añadió, la inversión de los citados 12.000 millones, que se sumarán a los más de 30.000 millones de inversiones públicas que ya están previstas ahora a través del fondo de recuperación Next Generation, del programa comunitario Horizonte Europa o de los presupuestos nacionales de los Veintisiete.

Actualmente las empresas europeas en el sector de semiconductores están invirtiendo unos 6.000 millones de euros al año, dijo Von der Leyen. Otros países han anunciado en los últimos meses inversiones millonarias para potenciar el sector de los semiconductores que van desde 52.000 millones de dólares en EE UU hasta más de 400.000 millones en Corea del Sur, informa Efe.

La presidenta de la Comisión había anunciado en septiembre pasado la intención de presentar esta nueva legislación destinada a reducir su dependencia de terceros países en un sector clave para la digitalización. La propuesta, avanzó, se centrará en aumentar la capacidad de producción, forjar alianzas con otros países socios, como EE UU o Japón, para crear cadenas de suministro fiables, potenciar la investigación y facilitar que se traduzca en fabricación de chips.

La Comisión considera que “Europa necesita nuevas instalaciones de producción avanzadas” y que para afrontar los grandes costes iniciales que conlleva su construcción podría ser necesario dar apoyo público para atraer inversión privada. Por ello, ya ha modificado sus normas de ayudas de Estado. Además, Europa está ganando atractivo para gigantes como Intel, dijo Von der Leyen en relación al fabricante estadounidense, que planea expandir sus actividades en Europa.

Bruselas asegura que la intención no es solo construir megafábricas, sino apoyar también a empresas pequeñas e innovadoras para que accedan a financiación. Apuesta además por impulsar la investigación en áreas donde ya es fuerte, como los transistores por debajo de 3 nanómetros o las tecnologías para inteligencia artificial.

Normas
Entra en El País para participar