La fuerte subida de los fletes amenaza los beneficios de los exportadores

El sector acusa a las navieras de subir precios en plena crisis

Retrasos, mayores costes y tiempos de entrega, las consecuencias

Escasez contenedores Covid
Un trabajador portuario examina contenedores en un muelle. Getty Images

Retrasos en las entregas, sobrecostes provocados por el fuerte incremento de los fletes, pérdida de margen bruto y temor a que la cuenta de resultados se vea afectada a final de año. Son algunos de los efectos que están sufriendo las pymes exportadoras españolas como consecuencia del aumento de los precios, la falta de espacio y también de contenedores en los barcos. Una situación que se inició hace más de un año con el coronavirus y que, según las fuentes consultadas, aún durará hasta finales de este ejercicio.

“Nos está afectando muchísimo. Los precios se han incrementado desde un 50% hasta un 200%”, reconoce Mayte Rojas, directora comercial médica de Bolsaplast, una empresa que fabrica envases de plástico y que exporta a más de 40 países.

“Nos está perjudicando totalmente. Los costes se han multiplicado por siete”, admite Daniel Fernández, director industrial de Laboratorios Rayt, que elabora adhesivos industriales. Los retrasos en la entrega de la mercancía es un problema que afecta a todos. “De mes y medio a dos meses”, dicen desde Agrosevilla, una cooperativa que exporta aceitunas y aceite.

Agrosevilla
Botellas de aceite de oliva en la línea de producción del grupo Agrosevilla.

Los responsables de logística de las compañías trabajan para solventar estas dificultades de diferentes formas. En Manusa, fabricante de puertas automáticas, han apostado por “la coordinación, la anticipación y una gestión adecuada de los inventarios para minimizar los efectos de esta crisis en el transporte”.

En Hiperbaric lo han hecho “ampliando el mapa de ofertas con más transitarios y más opciones. Buscamos el viaje a toda costa y diversificamos”, resume Ramón Bustamante, director de logística de esta sociedad que obtiene el 90% de su facturación fuera de España.

Bolsaplast lo ha hecho vendiendo más volumen. “Hemos intentado despachar más cantidad para que el precio del transporte quede mucho más repartido en el coste de la mercancía”, explica Rojas.

Un experto dice que las compañías redujeron barcos y salidas antes del parón del Covid

En cuanto a los sobrecostes, algunas, como Laboratorios Ryat y Agrosevilla, han optado por repartirlos entre clientes y empresa; otros, como Hiperbaric, los incluyen en el precio de la operación.

El temor de todos es que esta subida de coste afecte a final de año a su cuenta de resultados. “Inevitablemente vamos a perder margen bruto”, augura Fernández. “El beneficio a final de año será bastante inferior”, asegura Rojas. “La cuenta de resultados no creo que sea mejor por los problemas con los fletes”, añaden desde Agrosevilla.

“A las pymes españolas les ha afectado más este aumento de costes. Van a tener menos rentabilidad e incluso pérdidas”, señala Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores.

Culpan a las navieras

Hay también coincidencia en culpar a las navieras de esta situación. “Se están produciendo auténticos abusos y la aplicación de recargos incluso en rutas que realmente no están congestionadas”, afirma Fernández. “Han aprovechado esto para forrarse. Alguien tiene que dar un golpe en la mesa y decirles que están estrangulando la economía mundial”, denuncian desde Agrosevilla.

Todo comenzó con la crisis del coronavirus, que paró primero las fábricas de China, y luego, las del resto del mundo. Después hubo una recuperación intensa de la demanda, afectada, primero, por el accidente del Evergiven en el canal de Suez y ahora por el cierre de puertos en China por brotes de Covid-19.

Las cifras

14.000 dólares (unos 11.700 euros) costará en julio un contenedor, siete veces más que al inicio de la crisis, cuando se pagaba a 2.000, según datos disponibles en las webs de las navieras.

60% han subido los fletes en el segundo trimestre de 2021 entre España y EE UU, de acuerdo con Hapag Lloyd.

5 de las principales navieras ganaron más dinero en el primer trimestre de 2021 que en todo 2020, según Mundo Marítimo.

16,9% subieron las exportaciones españolas en enero-abril de 2021 respecto al mismo periodo de 2019, indican cifras oficiales.

Miquel Serracanta, director del Máster en Supply Chain de EAE Business School, cree que las navieras “iniciaron su estrategia de reducir barcos y salidas” antes del parón del coronavirus. Esto produjo “un mayor tiempo de tránsito y un efecto de aumento en el precio para el cliente”.

Otros como Francesc Bernabeu, director de expansión en Berest Group, una consultora de comercio exterior, opina que “tenían menos transporte y querían facturar igual. Los datos de ingresos de estas empresas confirman un aumento considerable en sus beneficios. Solo en los tres primeros meses de 2021, cinco de ellas (Cosco, HMM, Yang Ming, Wan Hai Lines y Evergreen) ganaron más dinero que en todo 2020, según el portal chileno Mundo Marítimo.

Las compañías marítimas rechazan estas acusaciones. Diego Perdones, director para el suroeste de Europa y el Magreb de Maersk, la primera naviera a escala mundial, achaca los problemas a un aumento “de la demanda”, unido a “una baja productividad en puertos y almacenes con bajas por infectados”, todo ello agravado por “el incidente en el canal de Suez y poco después por el repunte de casos de Covid en China”.

Hapag Lloyd y Maersk culpan a la alta demanda, el atasco en Suez y al coronavirus

Nils Haupt, de Hapag Lloyd, la quinta naviera, culpa “a puertos, terminales y a un incremento de la demanda”. Este portavoz explica la situación con el siguiente ejemplo: “Los precios de los hoteles suben cuando hay un evento. Pasan de 100 euros la habitación a 1.000 cuando están todos llenos“.

Desde Agrosevilla le replican “que si cierras la mitad de los hoteles, lo que provocas es que el precio de esa habitación se triplique o cueste incluso más. Eso es lo que ha pasado aquí”, concluyen.

Normas
Entra en El País para participar