El órdago económico de López Obrador amenaza a 6.500 empresas españolas

Pidió pausar la relación con España, aunque luego matizó la amenaza. Es el segundo mayor suministrador de crudo, solo superado por Nigeria.

México España Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La petición del presidente de México, Andres Manuel López Obrador, de pausar las relaciones con España ha sembrado el desconcierto entre las 6.500 empresas españolas con intereses en el país latinoamericano, que a su vez es el primer comprador de bienes españoles en Latinoamérica, el quinto más importante fuera de la Unión Europea y el decimocuarto del mundo.

En su intervención diaria en la televisión pública mexicana, López Obrador lanzó el miércoles el órdago y acusó de expolio y de saqueo a las empresas españolas, entre las que citó a Iberdrola, OHL o Repsol. “Era un contubernio de arriba, una promiscuidad económica y política en la cúpula de los gobiernos de México, pero como durante tres sexenios seguidos. Y México se llevaba la peor parte, nos saqueaban. Entonces vale más darnos un tiempo, una pausa. A lo mejor ya cuando cambie el Gobierno ya se establecen las relaciones”, aseguró. Solo 24 horas después matizó sus críticas, al asegurar que no hablaba de ruptura, “si no de una protesta fraterna”.

El presidente mexicano habló de “expolio” y acusó a Iberdrola, OHL y Repsol

Pero si hay un dato preocupante, en un contexto nacional e internacional en el que los precios de la energía están disparados y están comprometiendo los presupuestos públicos y el gasto de hogares y empresas, es la fuerte dependencia energética de España con México. Este último país es el responsable del 13% del crudo que se consume en España, que tan solo produce el 0,2% de lo que gasta. De hecho, México se ha convertido en el segundo mayor suministrador de crudo del mundo para España, tan solo por detrás de Nigeria y muy por delante de los principales socios de referencia de Oriente Medio. Entre enero y noviembre de 2021, los productores mexicanos vendieron 7,06 millones de toneladas de petróleo a España, lo que supuso un 13,8% del total de las compras a otros países. El porcentaje más elevado de compras con México lo alcanzó en 2013, cuando adquirió 8,9 millones de toneladas, lo que representó un 15,4% del total comprado en todo el mundo.

La balanza comercial entre España y México, tradicionalmente deficitaria para España por las elevadas compras de crudo, muestra que los tres sectores más perjudicados por una interrupción momentánea del comercio bilateral serían los bienes de equipo, las semimanufacturas y la industria de la automoción, que suman más de dos terceras partes de las exportaciones españolas. Pero si finalmente, López Obrador pasa de las palabras a los hechos y paraliza la relación con las empresas españolas, aunque sea de forma momentánea,el verdadero quebranto se produciría en el caso de las 6.500 firmas con intereses en México, entre las que destacan la intermediación financiera, comunicaciones y transportes, turismo, inmobiliario, y generación y distribución de energía y gas.

El stock de inversión extranjera española en los últimos 21 años (de 1999 a 2020) en México se eleva a 63.911 millones de euros, lo que supone el 12% de los flujos de capital en ese período y lo que le sitúa como el segundo mayor inversor del mundo, tan solo por detrás de EE UU. Por su parte, México es el sexto inversor en España y segundo fuera de la UE, por detrás sólo de EE UU, con un stock de 88.656 millones.

Normas
Entra en El País para participar