El futuro del trabajo en remoto en las asesorías jurídicas de empresa

Puede ser una potente palanca para el desarrollo de un equipo efectivo y para aportar a las personas mayor flexibilidad

Getty Images
Getty Images

Cuando la crisis sanitaria irrumpió en nuestras vidas hace casi dos años y los gobiernos de gran parte de Europa decidieron confinar a la población, algunos departamentos legales estaban mejor preparados que otros para trabajar de forma remota. Pero para ninguno ha sido fácil. El trabajo en remoto ha supuesto un cambio de paradigma y ha traído numerosas dificultades a la vez que aprendizajes. No obstante, la pandemia ha dejado claro que el trabajo en remoto es posible, puede llevar aparejado un alto nivel de eficiencia y ayuda a la conciliación.

En Lawyers for Projects hemos podido conversar con diferentes abogados in-house y todo apunta a que el trabajo en remoto se va a instalar en los departamentos legales de empresa de forma definitiva bajo distintas modalidades que combinan, con mayor o menor intensidad, el trabajo presencial y el trabajo a distancia. Antes, sin embargo, es necesario sentar las bases para un buen funcionamiento del remoto, en las que la organización y la tecnología juegan un papel fundamental.

Esta tendencia coincide con las conclusiones del informe The future of work after Covid de McKinsey, que indica que las organizaciones miran hacia el futuro de la postpandemia planeando un modelo virtual híbrido que combina el trabajo remoto con el tiempo en la oficina, en el que al menos 25% de los trabajadores en economías avanzadas, trabajarán tres días en remoto en el largo plazo. McKinseyapunta, además, que las fórmulas mixtas, cuando están bien comunicadas y asentadas en la cultura de las organizaciones, son un incentivo para los trabajadores, disminuyen los niveles de ansiedad y mejoran la inclusión de los equipos y la productividad.

El trabajo sólo en remoto, como lo vivimos al inicio de la pandemia, desordenadamente y sin el soporte idóneo, genera fatiga mental y desconexión y difícilmente puede crear los mismos vínculos que la presencia física.

Pero con los procesos apropiados, las herramientas tecnológicas adecuadas y un enfoque colaborativo basado en objetivos, el trabajo en remoto puede ser una potente palanca para el desarrollo de un equipo efectivo y para aportar a las personas mayor flexibilidad y conciliación de sus intereses profesionales y personales. Además, trabajar con equipos de manera virtual permite eliminar las barreras geográficas al talento y colaborar con los profesionales idóneos allí donde estén.

Por ello, es conveniente formarse y hacer un seguimiento continuado de que las necesidades empresariales se cubren correctamente a la vez que se consideran las circunstancias personales de cada miembro del equipo.

En definitiva, el trabajo híbrido se convertirá en una forma habitual de trabajar en los equipos legales in-house, que demandará nuevas habilidades y competencias distintas a las necesarias en el ámbito presencial y capacidad de adaptación por parte de los proveedores de servicios legales. El mayor reto estará en liderar el cambio el equilibrio perfecto entre conciliación, generación de vínculos y eficiencia.

Laia Moncosí, socia fundadora de Lawyers for Projects

Normas
Entra en El País para participar