Digitalización

La economía digital crece 3 puntos en España y ya representa el 22% de PIB

Adigital y Boston Consulting Group urgen impulsar la digitalización de las pymes y el talento digital, cuya escasez cuesta 315 millones de euros al año a España solo en el sector de la consultoría y los servicios digitales

Carina Szpilka, presidenta de Adigital, y Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.
Carina Szpilka, presidenta de Adigital, y Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

La digitalización de la economía española creció 3 puntos y alcanzó el 22% del PIB en 2020, según la segunda edición del informe Economía Digital en España elaborado por Adigital y Boston Consulting Group. Esta evolución es consecuencia de las necesidades aceleradas de digitalización generadas por la pandemia.

Así, el estudio destaca que las restricciones provocadas por el Covid-19 provocaron un impulso del teletrabajo y un mayor uso del canal digital tanto en empresas como en particulares, y a esa aceleración digital se unieron una caída del PIB del 10,8% y la reducción de inversiones estructurales en transformación digital, sobre todo en las pymes, dando como resultado el mencionado incremento de la digitalización medida como porcentaje del PIB.

El informe, que sitúa a la economía digital como segundo sector con más impacto en el PIB, solo superado por la construcción, llama la atención sobre el crecimiento de 2 puntos del impacto directo de la economía digital, que alcanzó el 10,9%, acentuando una tendencia ya observada el año pasado. Si entre 2013 y 2019 el crecimiento medio del impacto directo fue de 0,8 puntos porcentuales al año, en 2019 se duplicó, alcanzando 1,6 puntos, y en 2020 fue de 1,9. El impacto indirecto creció en menor medida, con 1,4 puntos porcentuales, para alcanzar el 10,5% del PIB.

Los responsables del estudio resaltan especialmente el impacto que sufrió el sector de la restauración, uno de los más afectados por el confinamiento, que se vio abocado a confiar en la digitalización y los pedidos a domicilio. El 42% del sector se digitalizó, mientras que las plataformas de delivery aumentaron su facturación en un 193%, hasta los 1.770 millones de euros.

También subrayan cómo los sectores sanitarios y retail han sido los que han dado un empujón más firme a sus digitalización durante ese año, y el aumento de la facturación que lograron las scaleups en España en 2021 con un incremento del 91%, de 1.660 millones de euros en 2020 a 3.167 millones en 2021.

Pese a la evolución positiva, la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, indicó que ese aumento en el porcentaje del PIB "hay que ponerlo en valor, pero no es suficiente" y dijo que el objetivo del Gobierno es llegar al 40% a finales de 2025. Algo, que según los resultados de crecimiento que estamos teniendo, seguramente lograremos". 

Carina Szpilka, presidenta de Adigital, aseguró, por su parte que, "aunque todavía no es posible cuantificar todos los cambios originados por la pandemia, sí que podemos tener la certeza de que muchos son estructurales y van a transformar nuestra economía para siempre. Es aquí donde vemos la oportunidad, donde podemos valorar la digitalización por su capacidad para crear nuevos sectores y contribuir a la recuperación económica de los ya existentes, y como una opción estratégica para el posicionamiento y competitividad de nuestro país".

El informe señala que España tiene la oportunidad de convertirse en un hub digital en Europa, lo que potenciaría la creación de nuevos sectores digitales, pero destaca la necesidad urgente de que la digitalización llegue a las pymes para aumentar la productividad de la economía española, más fragmentada que la media europea. Según Artigas, la digitalización de las pymes puede incrementar su productividad entre un 15 y un 25%.

Pese a que las pymes españolas están por encima de la media europea en cuatro de los nueve parámetros con los que la UE mide la madurez digital, estas se encuentran por detrás de la media en cuanto a innovación. De hecho, solo el 25% de las empresas medianas innova en producto y el 34% en procesos, frente al 46% y el 50% de media de la Unión Europea.

Entre las recomendaciones de Adigital para impulsar la transformación del tejido productivo se encuentra el acompañamiento a las pymes y el involucrar a la gran empresa y las scaleups españolas en la digitalización de las pymes.

Asimismo, la patronal del sector digital también reclama crear espacios públicos de diálogo con organizaciones vinculadas a las pymes, garantizar la efectividad del Kit Digital o ampliar el concepto de empresa emergente y revisar la limitación a los emprendedores en serie, establecidos por la Ley de Startups.

Otro punto clave tiene que ver con el talento digital, que influye directamente en el éxito de la economía de un país. Según el informe, los avances tecnológicos y la progresiva digitalización, si bien están produciendo profundos cambios en el mercado laboral, están provocando un notable desajuste entre las capacidades de los trabajadores y las necesidades de las empresas y las administraciones públicas. Un 43% de la población activa española está actualmente infra o sobre cualificada para el trabajo que desempeña. 

El estudio indica que esta situación se verá agravada en los próximos años a medida en que se acelere la transformación tecnológica y digital de las economías más avanzadas. Para 2035, se estima que el 58% de los empleos existentes requerirán capacidades distintas a las que demandan en la actualidad. Igualmente indica que 30% de los empleos en ese año será de nueva creación debido al impacto de tecnologías como los robots y los drones, lo que también llevará a que el 12% de los empleos actuales estén automatizados.

"Toda esta situación hace necesario apostar por modelos de formación continua de estudiantes y trabajadores durante toda su vida laboral", apuntó Pablo Claver, managing director y socio de BCG, que insistió en que la formación debe dejar de concentrarse en una etapa concreta para convertirse en un proceso de aprendizaje continuo. 

Sobre este tema, la secretaria de Estado indicó que existe cuatro veces más demanda de puestos de trabajo cualificados en el ámbito tecnológico que oferta disponible. "El año pasado se cerró con 3.600 vacantes que no se cubrieron por falta de trabajadores con competencias digitales", continuó Artigas, que también destacó que en España los sectores de alta y media tecnología emplean un 7,1% del total de ocupados de la economía española, "una baja ocupación que hace que perdamos 315 millones de euros al año solo en consultoría de servicios digitales por falta de perfiles tecnológicos".

Para avanzar en el impulso del talento digital, el informe propone, entre otras medidas, crear un certificado oficial de capacidades digitales transversales a toda la fuerza laboral activa presente y futura; la incorporación de asignaturas de programación al currículo escolar; establecer un sistema de becas y subvenciones a centros privados que impartan formación digital de alta empleabilidad, o la concesión de incentivos fiscales a las empresas que formalicen planes de transformación digital. 

Tanto Adigital como BCG insistieron en la necesidad de una colaboración publico-privada para garantizar la concreción y correcta ejecución del Plan de Recuperación y la materialización de todo el potencial de los fondos europeos. 

Y la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial remarcó la necesidad de que el Estado y el sector privado colaboren para crear nuevos indicadores que sirvan para medir la nueva economía digital con parámetros modernos. "Lo que no se mide no existe (...) No podemos seguir apoyándonos en balances del Siglo XIX, que no miden el valor de los datos de las empresas, su innovación o el valor del talento", subrayó.

Normas
Entra en El País para participar