Congreso de los Diputados

Reforma laboral: las reticencias en UPN dejan sin apenas margen al Gobierno

El Ejecutivo se garantizó anoche los cuatro votos de PDeCAT, pero la aprobación de la norma pende de un hilo

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño (i); la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño (i); la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

El Gobierno ha sudado tinta en los últimos días y horas para lograr los 176 votos necesarios para convalidar hoy jueves el decreto de reforma laboral, que está vigente desde el 29 de diciembre pasado pero necesita la aprobación del Parlamento para mantenerse en vigor. La luz verde parlamentaria, que parecía un hecho a última hora del miércoles, está pendiente aún de un puñado de votos, después de que los dos diputados de UPN mostraran reticencias al acuerdo alcanzado por la dirección del grupo parlamentario.

Con los dos votos de UPN más los cuatro del PDCat pactados ayer el Gobierno alcanzaba los 176 diputados, la mayoría absoluta, junto con los del PSOE, UP, Cs, Más País, Compromís, Coalición Canaria, Nueva Canarias, y Teruel Existe. En el otro lado, 173 noes que saldrán de la oposición y de los partidos que fueron socios de investidura del Gobierno (PP, Vox, JxCAT, EH Bildu, BNG, la CUP y Foro Asturias y el exdiputado de Cs Pablo Cambronero, ahora en el Grupo Mixto). El PNV también ha anunciado su votación en contra.

La votación, así, está en manos de UPN. El presidente de UPN, Javier Esparza, anunció anoche que la formación regionalista apoyará la reforma laboral que se debatirá este jueves en el Congreso de los Diputados, y lo hará con "convencimiento" y por "responsabilidad y sentido de Estado". Pero los dos diputados Congreso se han descolgado de la decisión de su . "Me cuesta mucho defender la directriz que ha dado mi partido", ha subrayado el diputado Sergio Sayas, mientras que Carlos García Adanero la considera "un error". A su llegada al Congreso, donde esta mañana se debate la convalidación del decreto, Sayas ha insistido en que no comparte la decisión de su formación, que ayer acordó dar el sí a la reforma.

El respaldo es tan ajustado que cualquier incidencia que sufran los diputados por la que deban ausentarse del pleno o alguna equivocación a la hora de votar --cuestiones que ocurren habitualmente en las votaciones-- podría dar al traste con el resultado esperado.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, ha asegurado este jueves que obtener el apoyo de partidos de izquierda y de derecha para convalidard la reforma laboral "refuerza la legitimidad" de esta ley y "pone en un rincón" a los grupos parlamentarios que votarán en contra.

Calviño, en declaraciones a Onda Cero, cree que la reforma laboral se convalidará hoy en el Congreso, aunque tampoco ha querido "echar las campanas al vuelo" hasta que finalice la votación. En todo caso, ha insistido en que el Gobierno está trabajando "intensamente" y de forma "coral" para conseguir el mayor número de apoyos posible a esta ley.

En paralelo, en un último intento de que ERC se sumara al respaldo de la reforma, los comunes en Cataluña amenazaron con retirar su apoyo al gobierno de ERC si no avalaban la norma.También Calviño tuvo palabras para el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, con la expresión "dime quién se opone a esta reforma laboral y te diré quién tiene que explicar bien a los ciudadanos cuáles son los objetivos que persigue".

En paralelo, ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantuvo ayer desde Dubai que intentará conseguir “todos los votos posibles”, con lo que habría confirmado que el Ejecutivo aceptará el apoyo de Ciudadanos, a pesar de las reticencias de la parte de Unidas Podemos de la coalición de Gobierno.

Normas
Entra en El País para participar