Política monetaria

Lagarde defiende su compromiso frente a la inflación ante el nuevo líder del Bundesbank

Asegura que el BCE se toma "muy en serio" el alza de precios y que su mandato de estabilidad de precios "es inquebrantable"

Christine Lagarde, presidenta del BCE
Christine Lagarde, presidenta del BCE GettyImages

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha asegurado hoy que la institución se toma "muy en serio" la subida de los precios en la Unión Europea como consecuencia del impacto económico de la pandemia. Y ha declarado de forma solemne en la toma de posesión del nuevo presidente del Bundesbank, Joaquim Nagel, que el compromiso del BCE con la estabilidad de precios “es inquebrantable”.

El alza imparable de los precios es la principal preocupación de los inversores y causa gran inquietud en el conjunto de los ciudadanos. Los bancos centrales también están acelerando su retirada de estímulos ante la subida de la inflación, con la Fed a la cabeza, sobre la que el mercado especula ya con hasta cuatro alzas de tipos durante este año.

"Entendemos que la subida de los precios es una preocupación para mucha gente y nos tomamos esa preocupación muy en serio", declaró Lagarde en el acto de posesión del nuevo presidente del Bundesbank, Joaquim Nagel, y también ante su predecesor Jens Weidmann. El banco central alemán, el de más peso en el capital del BCE, ha sido siempre uno de los más críticos y vigilantes respecto a las baterías de estímulos del BCE y defiende con firmeza la estabilidad de precios como mandato supremo de la institución monetaria.

En declaraciones cargadas de intención para ese acto institucional, Lagarde ha afirmado que “la gente puede confiar en que nuestro compromiso con la estabilidad de precios es inquebrantable, lo cual es fundamental para el firme anclaje de las expectativas de inflación y para la confianza en la moneda".

La presidenta del BCE aseguró que "todo el Consejo de Gobierno está unido en la búsqueda de este objetivo. Al mismo tiempo, una de las fortalezas clave del Eurosistema es la forma en que reúne diferentes perspectivas para formar un consenso". "Nuestra rica calidad de debate y diversidad de puntos de vista asegura que nuestras decisiones sean sólidas", defendió Lagarde.

Se refirió a que el BCE tiene un objetivo de inflación del 2% que es "simple y simétrica", y agregó: "tenemos unas reglas sobre cómo reaccionar cuando la inflación se desvía de nuestro objetivo en ambas direcciones. Y tenemos claridad sobre las herramientas en nuestra caja de herramientas de política monetaria y cómo y cuándo usarlas".

Las palabras de Lagarde se anticiparon al discurso de toma de posesión del nuevo presidente del Bundesbank, centrado en destacar los riesgos del alza de precios y dando total continuidad así a la postura de su predecesor Jens Weidmann y a la tradición de ortodoxia monetaria del banco central germano. 

Nagel advirtió que las perspectivas de inflación son “excepcionalmente inciertas”. Apuntó además que el riesgo de una inflación elevada podría prolongarse por más tiempo de lo esperado e insistió en que la política monetaria debe estar “en guardia” ante las alzas de precios.  “Es cierto que la elevada inflación puede atribuirse a efectos especiales que expiran de forma automática, pero no por completo. Veo el riesgo de que la inflación pueda permanecer elevada por más tiempo del previsto”, ha asegurado. Y ha recordado el temor de Alemania a una espiral de precios. “La población de Alemania espera que el Bundesbank sea un defensor de la cultura de la estabilidad. Puedo asegurarlo: lo seguiremos siendo”, ha añadido Nagel.

El BCE insiste en que la inflación bajará del 2%

El BCE mantiene en todo caso su previsión de que la alta inflación no será un fenómeno de largo plazo y de que los precios caerán a tasas inferiores al 2% en 2023 y 2024. De hecho la previsión para esos años es de un IPC del 1,8%.

 Así, el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), el irlandés Philip Lane, defiende las últimas previsiones de la institución, que apuntan a un debilitamiento de las presiones inflacionistas a lo largo del año, que llevará a situar la tasa de inflación de la eurozona por debajo del umbral del 2% en el medio plazo, alejando la necesidad de implementar subidas de tipos en contraste con la situación en Estados Unidos.

"Creemos que la inflación caerá este año y que estará por debajo de nuestro objetivo del 2% en 2023 y 2024. Esto está impulsando nuestra evaluación de la política monetaria", señala Lane en una entrevista concedida al diario italiano 'Il Sole 24 Ore', donde recuerda que la política monetaria se basa en el medio plazo.

De este modo, ante la expectativa de que la inflación "no solo caerá este año, sino que se situará por debajo del objetivo en 2023 y 2024", el irlandés subraya que "no se cumplen los criterios para subir los tipos de interés", señalando que, a medida que vaya pasando el año y haya más datos disponibles, el BCE seguirá evaluando la situación.


En este sentido, Lane apunta directamente a la evolución de los salarios en la zona euro al reconocer que el BCE estará pendiente de las negociaciones salariales a lo largo del año, puesto que es poco probable que se produzca un movimiento significativo en la fuente persistente y subyacente de la inflación, a menos que los salarios aumenten bastante.

"Hasta ahora, los datos salariales no indican una aceleración importante de la inflación subyacente", destaca.

Asimismo, el economista jefe del BCE considera que existe una "diferencia cristalina" con la situación en los Estados Unidos y el Reino Unido, donde la evaluación sugiere que la inflación no se estabilizará en la meta del 2% a menos que haya un endurecimiento de la política monetaria, mientras que la valoración del BCE para la zona euro "es diferente".

Así, el 'Guardián del euro' espera que la inflación no solo regrese al objetivo de estabilidad del 2%, sino que también caiga por debajo de dicha meta, por lo que la reacción de política monetaria del BCE es diferente.

"La alta presión sobre la inflación en 2021 se desvanecerá este año, pero 2022 sigue siendo parte del ciclo de la pandemia. Y cuando termine la pandemia, en 2023 y 2024, la inflación se estabilizará en un nivel más bajo, alrededor del 1,8%, que está mucho más cerca de nuestro objetivo en comparación con lo que teníamos antes de la pandemia", concluye.

 

 

Normas
Entra en El País para participar